Así es la abeja “ultra rara” de color azul metálico que apareció en Florida: creían que estaba extinta

La especie habita únicamente en Lake Wales Ridge, una región central del estado conocida por la riqueza de su ecosistema

Abeja Calamintha azul (Foto: Museo de Florida/Chase Kimmel)
Abeja Calamintha azul (Foto: Museo de Florida/Chase Kimmel)

Investigadores del estado de Florida hallaron recientemente un ejemplar de abeja calamintha, una especie “ultra rara” que se creía extinta, y que no se veía en la naturaleza desde hacía años.

El insecto, de un llamativo color azul metálico, habita únicamente en una zona de Florida, en Lake Wales Ridge. Se trata de una región ubicada en el centro del estado, que es reconocida a nivel internacional por la riqueza de su ecosistema y por albergar a numerosas especies amenazadas de EEUU.

Allí, la abeja calamintha solo se ha detectado en cuatro áreas cubiertas de matorrales de pinos, que comprenden una superficie total de unos 41 kilómetros cuadrados.

“La abeja se encontró en cuatro lugares cuando se descubrió por primera vez en 2011. El último estudio, realizado en 2016, hizo una pesquisa en tres de estos lugares y los autores solo encontraron la abeja en dos de ellos", explicó en declaraciones a Univisión el investigador de posdoctorado del Museo de Historia Natural de Florida, Chase Kimmel.

Lake Wales Ridge (Foto: Museo de Florida/Chase Kimmel)
Lake Wales Ridge (Foto: Museo de Florida/Chase Kimmel)
(Foto: Museo de Florida/Chase Kimmel)
(Foto: Museo de Florida/Chase Kimmel)

Esa fue la última vez que se observó a la especie en su hábitat. Después de 2016, la abeja desapareció, y no volvió a verse hasta marzo de 2020, cuando Kimmel recorrió la zona y confirmó que el insecto aún no se había extinguido.

“Estaba abierto a la posibilidad de no encontrar a la abeja en absoluto, así que cuando la avisté por primera vez en el campo, fue realmente excitante”, contó Kimmel en un comunicado difundido por el museo.

“Observamos una pequeña abeja azul brillante agarrando [una flor] y frotando su cabeza en la parte superior de la flor, entre dos y tres veces", explicó Kimmel. "Ese comportamiento es inusual y es una característica única de la abeja de calamintha azul. Nos sorprendió mucho verlo”, añadió.

El investigador de Florida sorprendió a la comunidad científica al grabar al insecto no sólo en tres de las ubicaciones previamente conocidas, sino en otros seis lugares adicionales, a unos 80 kilómetros de allí.

“Nuestros hallazgos validan que la abeja todavía está presente y que el rango conocido es mayor de lo que se pensaba anteriormente. Sin embargo, todavía es muy rara y puede llevar muchas horas y días encontrarla”, aclaró el autor del estudio.

¿Por qué el hallazgo es tan significativo?

(Foto: Museo de Florida/Chase Kimmel)
(Foto: Museo de Florida/Chase Kimmel)

El color azul brillante de la abeja calamintha y su delimitada localización, no son las únicas rarezas de este insecto.

La calamintha azul u Osmia calaminthae tiene unos inusuales pelos faciales que utiliza para recolectar polen. Al visitar las flores, mueve su cabeza hacia adelante y hacia atrás para recoger la mayor cantidad de polen posible con el vello, un comportamiento que es único de esta especie.

Además, para llevar a cabo su labor de polinización, depende de una planta que también se encuentra amenazada, conocida como “Ashe’s Calamint”.

“Esta es una abeja altamente especializada y localizada”, explicó Kimmel.

Ashe’s Calamint (Foto: Museo de Florida/Chase Kimmel)
Ashe’s Calamint (Foto: Museo de Florida/Chase Kimmel)

A diferencia de otros tipos de abejas, la calamintha azul es un animal solitario, que crea nidos individuales en lugar de colmenas. Estos suelen encontrarse en madrigueras, tallos huecos, o agujeros existentes en los árboles muertos, lo que dificulta aún más la tarea de localización.

A pesar de la importancia del descubrimiento de Kimmel, que trabaja en conjunto con Jaret Daniels, director del Centro McGuire para Lepidópteros y Biodiversidad, los esfuerzos de la investigación se han visto frustrados por el COVID-19.

“Si no fuera por el COVID-19 habríamos tenido mucha más gente en el campo, así que definitivamente ha reducido nuestra capacidad”, señaló Jaret Daniels en el comunicado.

(Foto: Museo de Florida/Chase Kimmel)
(Foto: Museo de Florida/Chase Kimmel)

El estudio busca determinar la población actual de la calamintha azul y su distribución, así como investigar sus hábitos de anidación y alimentación. Uno de los objetivos, por ejemplo, es descubrir si la especie es polinizadora de alguna otra flor, además de la “Ashe’s Calamint”.

Con sus resultados, esperan ayudar a que la abeja sea protegida por la Ley de Especies en Peligro de Extinción.

“Se necesita un ejército para que esto suceda, no se podría lograr sin toda la asistencia que hace que un proyecto funcione para generar buenos resultados”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Cuatro mitos sobre el “avispón asesino”, el insecto que causa temor en EEUU

El avispón asesino amenaza a EEUU: qué probabilidad hay de que se extienda por todo el país

La lucha a muerte entre un ratón y un avispón asesino, el insecto invasor que preocupa a EEUU

“No hay que entrar en pánico”: científico de la UNAM desmintió la presencia del “avispón asesino” en México

MAS NOTICIAS