La historia de la militar estadounidense a la que acusaron sin pruebas de introducir en China el coronavirus: ahora su vida es “una pesadilla”

Maatje Benassi rompió el silencio y habló del acoso que sufren ella y su familia

(Foto: US Armed Forces Sports)
(Foto: US Armed Forces Sports)

Desde que comenzó la pandemia del COVID-19, las teorías conspirativas y la desinformación han desbordado la red, propagándose con mayor celeridad que el virus.

Estas conjeturas, difundidas sin ningún tipo de pruebas, culpan a unos y a otros de haber creado sintéticamente la enfermedad para perseguir intereses particulares. Y en las últimas semanas, una de las confabulaciones que ha cobrado más fuerza en la web es la que ataca directamente a Maatje Benassi.

La reservista del Ejército de EEUU y madre de dos hijos se ha convertido en el blanco de los amantes de la conspiración, que la sitúan en el origen de la pandemia, y la acusan sin evidencias de haber llevado el virus a China; una hipótesis que ha desencadenado cientos de miles de videos en Youtube, millones de publicaciones en redes sociales, y delirantes entradas de blogs, convirtiendo la vida de Benassi y de su familia en un infierno.

"Es como despertarse de un mal sueño y entrar en una pesadilla día tras día”, dijo Maatje Benassi en una entrevista que concedió en exclusiva a la cadena CNN, donde rompió su silencio por primera vez.

(Foto: Twitter/CNN)
(Foto: Twitter/CNN)

Cuando comenzaron las difamaciones y las calumnias hacia ella, sus redes sociales y las de su esposo, Matt Benassi, se llenaron de mensajes amenazantes de desconocidos y de usuarios que les increpaban desde cuentas falsas. Aunque cerraron sus perfiles, la dirección postal de la pareja se filtró, y cada día, reciben en su buzón cartas intimidantes que les hacen temer por su vida.

“Quiero que todos dejen de acosarme, porque esto es un ciberacoso para mí y se ha ido de las manos”, dijo la militar, tratando de contener las lágrimas.

A pesar de los esfuerzos emprendidos por los gigantes tecnológicos para eliminar las fake news durante la pandemia, estos no fueron capaces de borrar las miles de publicaciones que incriminaban a la reservista estadounidense. Y todavía hoy, se encuentran publicaciones en algunas redes sociales.

Según contaron a la televisora estadounidense, a pesar de trabajar para el gobierno, se sienten igual de impotentes y desprotegidos que cualquier otra persona que haya sido víctima de este tipo de acoso. Tras consultar a un despacho legal, los abogados les dijeron que había poco que se pudiera hacer. En la comisaría, obtuvieron la misma respuesta.

Maatje y Mat Benassi (Foto: Twitter/CNN)
Maatje y Mat Benassi (Foto: Twitter/CNN)

“Las fuerzas de la ley te dirán que no hay nada que se pueda hacer porque en el país existe la libertad de opinión. Después dicen, ‘Consulta a un abogado civil’, así que lo hicimos. Guimos al abogado. Rápidamente te das cuenta que para personas como nosotros, es demasiado caro llevar a juicio algo como esto”, explicó Matt.

Tanto él como Maatje siguen acudiendo a trabajar. Ella es empleada civil en la base del ejército de EEUU Fort Belvoir, en Virginia, donde ejerce como oficial de seguridad. Él, después de formar parte de las filas de la Fuerza Aérea, se retiró y ahora trabaja también como empleado civil en el Pentágono, sede del Departamento de Defensa del país, ubicada también en Virginia.

Ninguno de los dos ha dado positivo a la prueba del COVID-19, ni han presentado ningún síntoma. A pesar de ello, día tras día, son víctimas de acusaciones sin base alguna y sienten la impotencia de no poder detener una confabulación que se propaga de manera incontenible, hasta el punto de ser aceptada y publicada por los medios de comunicación del Partido Comunista Chino.

¿Por qué Maatje Benassi?

Maatje Benassi participó el pasado octubre en los Juegos Mundiales Militares de Wuhan (Foto: Twitter/CNN)
Maatje Benassi participó el pasado octubre en los Juegos Mundiales Militares de Wuhan (Foto: Twitter/CNN)

Cuando el coronavirus emergió a finales de diciembre en la ciudad china de Wuhan, algunos difamadores y conspiradores insinuaron sin pruebas que la enfermedad era un arma biológica introducida en el país asiático por EEUU. Incluso, Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno chino alentó públicamente esta teoría, y dijo a través de redes sociales que el ejército estadounidense había llevado el virus a Wuhan.

En seguida, Mark Esper, Secretario de Defensa de EEUU, salió a desmentir la grave acusación de Zhao Lijian, que calificó de “ridícula e irresponsable”.

No fue hasta marzo cuando todos los focos se centraron en Maatje Benassi.

La teoría conspirativa se basa principalmente en el hecho de que la reservista de Virginia participó en octubre en los Juegos Mundiales Militares que se celebraron en Wuhan, la ciudad donde inició el brote del coronavirus.

Se trata, en esencia, de una especie de Olimpiadas que disputan los distintos ejércitos del mundo. Maatje Benassi participó en la categoría de ciclismo. En la última vuelta, sufrió un accidente que le dejó una fractura y una contusión cerebral.

(Foto: Twitter/CNN)
(Foto: Twitter/CNN)

A pesar de que cientos de militares estadounidenses participaron en los juegos, la única que se convirtió en blanco directo de los conspiradores fue Benassi. Según la cadena CNN, una de las personas que ayudó a promover la trama fue George Webb, al que la televisora calificó de "prolífico vendedor ambulante de desinformación”.

A través de Youtube, George Webb afirmó que Maatje Benassi era la paciente cero del COVID-19 en el mundo, e introdujo el virus en Wuhan cuando asistió a los Juegos. Además, dijo que ella, su esposo Matt, y el DJ italiano Benny Benassi, quien escribió en 2002 el famoso tema “Satisfaction”, formaron parte de una trama vinculada al virus.

Sin embargo, el músico italiano desmintió cualquier vínculo familiar o de amistad con los militares americanos. Aseguró que no los conocía, y señaló que el apellido “Benassi” es muy común en Italia.

(Foto: Twitter/CNN)
(Foto: Twitter/CNN)

Aunque la CNN contactó a George Webb para conseguir pruebas de su teoría especulativa contra los Benassi, la televisora no halló ninguna evidencia firme que pudiera destacar en su artículo.

El youtuber, que se considera a sí mismo como “reportero de investigación”, y no teórico conspiracionista cuenta en la red social con casi 100.000 seguidores y más de 27 millones de visitas. Además, la teoría conspirativa se difundió en redes chinas como WeChat, Xigua Video y Weibo, donde se desencadenaron miles de debates y comentarios.

“El daño está hecho”, concluyó Maatje. “Sé que jamás volverá a ser como antes. Cada vez que escribas en Google mi nombre, aparecerá como paciente cero”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

EEUU y China se acusan mutuamente sobre origen de nuevo coronavirus

EEUU insiste en que China no informó del coronavirus “de manera oportuna” a la OMS

Agentes chinos difundieron mensajes entre la población de EEUU para sembrar el pánico, advirtieron funcionarios de inteligencia


MAS NOTICIAS