Las autoridades piden una y otra vez que los autos sean cerrados con llave (Shutterstock)
Las autoridades piden una y otra vez que los autos sean cerrados con llave (Shutterstock)

Lo que en otras zonas es una obviedad, la policía de Chicago debe recordar constantemente a sus ciudadanos: no dejen sus autos con las puertas abiertas y la llave a la vista. Es una campaña que ha crecido en los últimos tiempos, ante el aumento de robos vehiculares, pero volvió a pedirse con urgencia porque la práctica acabó en la muerte de un menor.

Se trata de suburbios adinerados de North Shore, al norte de la tercera ciudad más poblada de EEUU. En cada evento masivo, las autoridades distribuyen volantes que resaltan la importancia de asegurar los coches, una advertencia que también se ve en los carteles de las autopistas y en publicaciones de redes sociales.

"En cualquier noche, puedo ir a (barrios como) Oak Brook, Hinsdale e irme en autos Jaguar, BMV, Mercedes o, si tengo suerte, un Maserati", aseguró Steven Selter, presidente de la Asociación de Jefes de Policía de Illinois, en declaraciones al Chicago Tribune. Stelter es experto en la materia: durante años fue miembro de la fuerza de tareas dedicada a investigar el robo de vehículos.

"La gente no acepta su responsabilidad y preguntan por qué no hay más policías, cuando la verdadera pregunta es por qué no tomaron su llave en lugar de dejarla en un auto sin seguridad", lamentó.

Con ayuda de la tecnología, no suele ser difícil ubicar a los autos robados, que muchas veces son usados para crímenes y luego abandonados (y a veces hallados con huellas de balas). Sin embargo, la semana pasada un hecho tuvo un desenlace fatal.

Un grupo de adolescentes que encontró un Lexus abierto en el área de Wilmette llegó a la casa de un anciano en una zona rural de Lake County. Según el dueño de la propiedad, de 75 años, la intención de los muchachos era robar su vehículo. Por ello, decidió abrir fuego y acabó matando a Ja'quan Swopes, de 14 años.

Ja’quan Swopes
Ja’quan Swopes

La camioneta Lexus, que quedó con las puertas abiertas y las llaves en el portavasos, había sido reportada como robada dos días atrás.

El caso sumó polémica porque el fiscal decidió acusar de homicidio a los cuatro jóvenes que estaban en el vehículo, por haber "obligado" a Swopes a participar del robo.

Glencoe, otro de los barrios afectados por esta práctica, no tuvo en 2012 ninguna denuncia por robos de autos. En 2013, solo un caso. En 2018, fueron 15. Otras zonas reportan aumentos similares.

"Tarde o temprano va a haber un conflicto", dijo al Tribune Richard Wiener, jefe de seguridad del sector. "Espero que los residentes empiecen a ver la correlación entre dejar las llaves y el hecho de que alguien resulte potencialmente herido o muerto", añadió.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: