El 16 de abril, Nicolás Peralta conducía un Lamborghini 2013 en una prueba de manejo cuando sucedió el accidente que le arrebató la vida al instructor Peter London (Foto: Especial)
El 16 de abril, Nicolás Peralta conducía un Lamborghini 2013 en una prueba de manejo cuando sucedió el accidente que le arrebató la vida al instructor Peter London (Foto: Especial)

Una lección de automovilismo en un Lamborghini terminó en una tragedia, cuando el vehículo pilotado por el aprendiz, el hijo de un multimillonario mexicano, se estrelló contra la barda de concreto de la pista de carreras internacional de Palm Beach el pasado 16 de abril.

Nicolás Peralta Tort, de 18 años, hijo de del acaudalado empresario Carlos Peralta, se impactó contra el muro de contención de la pista de carreras durante una lección de manejo privada. El instructor, Peter London, de 38 años, falleció en el accidente, reportó este miércoles la agencia de noticias EFE.

Hasta ahora no se había conocido la identidad del conductor del auto deportivo, pero las autoridades locales revelaron su nombre este lunes. Actualmente, Peralta Tort se encuentra en un hospital de la zona. Su instructor murió al instante.

La Oficina del Alguacil de Palm Beach no ha dicho nada más allá del nombre y la edad del conductor. Pero medios locales señalan que se trata del hijo de Carlos Peralta, presidente y director general del grupo empresarial mexicano IUSA.

A la izquierda Nicolás Peralta Tort, quien conducía el auto y que se encuentra hospitalizado con lesiones leves. A la derecha, el instructor Peter London, quien murió al instante de la colisión (Foto: Especial)
A la izquierda Nicolás Peralta Tort, quien conducía el auto y que se encuentra hospitalizado con lesiones leves. A la derecha, el instructor Peter London, quien murió al instante de la colisión (Foto: Especial)

El automóvil accidentado, un Lamborghini Avendator 2013, está registrado en una dirección correspondiente a la de un inmueble en el sur de Florida, propiedad de Carlos Peralta, según ha reportado el portal de noticias web Palm Beach Post.

El Lamborghini golpeó un muro de concreto en el lado sur de la pista. Las autoridades expresaron que un helicóptero llevó al conductor a un hospital con lesiones que no eran potencialmente mortales.

Tort es el hijo de Carlos Peralta Quintero, presidente y CEO del conglomerado con sede en la Ciudad de México Grupo IUSA. El auto está registrado en el domicilio de una mansión en Indian Creek Village, un enclave isleño cerca de Miami Beach. La madre de Tort es la tercera esposa de Peralta, Mariana Tort.

Grupo IUSA es una empresa internacional de tecnología que recientemente invirtió $ 70 millones en una planta de paneles solares en México. Según se informa, el Grupo IUSA también está involucrado en los negocios de los medidores eléctricos y electrónicos, de la industria automotriz, en la educación, en la agricultura, en las publicaciones, en las telecomunicaciones, entre otros. Varios informes publicados describen a Carlos Peralta Quintero, de 67 años, como multimillonario.

La viuda ya interpuso una demanda

La oficina del alguacil y el cuerpo de bomberos del condado de Palm Beach contaron que London fue contratado para una clase privada en la pista de carreras ubicada en la autopista Beeline. Anteriormente, durante décadas, Moroso Motorsports Park había sido una institución de carreras de automóviles.

Según el obituario de London, el  nativo de Pittsfield, Massachusetts, habría cumplido 39 años el 28 de abril.

Al instructor Peter London le sobrevivieron su esposa Paola, su hermana gemela Jacquelyn, su madre Marlene y su padre Kevin.

La página de London en el sitio web de LinkedIn muestra que el instructor también era un entrenador profesional, un vendedor de autos de carrera y un conductor de autos de carrera de alquiler.

Su esposa relató que comenzó a correr cuando tenía 17 o 18 años, aunque London sí consiguió algunos patrocinios. Por lo general, dijo, "no obtienen nada a excepción de un trofeo". Ella continúa contando que él trabajó principalmente en la industria de restaurantes durante dos décadas.

Paola London, relató que en ocasiones su esposo realizaba una "práctica", en la que una persona pagaba por ser un pasajero mientras que London corría por la pista. A veces, London era el pasajero y el cliente conducía. Y eso fue lo que sucedió el 16 de abril.

Al siguiente día del accidente se irían él y su familia de vacaciones (Foto: Especial)
Al siguiente día del accidente se irían él y su familia de vacaciones (Foto: Especial)

Paola London dijo que la pareja estaba a punto de irse la mañana siguiente de vacaciones en California, que incluían visitar a la hermana gemela de London en el área de Los Ángeles. El día del accidente, dijo ella, recibió una solicitud de último minuto para dar una lección.

"Peter era el tipo de persona que no diría 'no'", contó. "Dijo: 'Voy a hacer esto solo por unas horas y estaré en casa'. " informó el portal Palm Beach Post.

Paola London dijo que su esposo había dicho que esperaba que lo hicieran a las 22:30. Ella contó que siempre llamaba cuando se dirigía a la casa. A las 23:15, continúa, "algo no se sentía bien". Dejó de empacar y comenzó a llamar y a enviar mensajes de texto, sin obtener respuestas.

"Tuve esta sensación horrible", expresó, con voz entrecortada: "Y mi hija dijo …" hizo una pausa para calmarse…: 'Mamá, la policía está aquí'".