Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU, habló ante un comité del Senado en Washington este 10 de abril de 2019 (REUTERS/Erin Scott)
Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU, habló ante un comité del Senado en Washington este 10 de abril de 2019 (REUTERS/Erin Scott)

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, consideró este miércoles que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, representa una "verdadera amenaza" para la seguridad de Estados Unidos debido a sus alianzas con Irán, Cuba y Rusia.

"No creo que haya ninguna duda de que el régimen de Maduro supone una amenaza para la seguridad de EEUU", dijo Pompeo en una comparecencia ante un comité del Senado.

Al respecto, el titular de Exteriores destacó el "riesgo muy real" que supone la supuesta presencia en Venezuela de la organización chiíta libanesa Hezbollah; así como el tráfico de drogas a través de territorio venezolano y sus lazos con Rusia, país que recientemente envió dos aviones con militares a Caracas.

"Combina todo eso con la relación con los cubanos y el círculo cubano que rodea a Maduro y queda claro que el antiguo liderazgo de Venezuela, el régimen de Maduro, es una verdadera amenaza para EEUU", insistió Pompeo, cuyo Gobierno se refiere a Maduro como "ex presidente".

REUTERS/Erin Scott
REUTERS/Erin Scott

El Gobierno de Donald Trump asegura que Maduro está protegido por agentes de la inteligencia cubana y, por esa razón, ha amenazado a La Habana con endurecer el embargo que desde hace más de 50 años dificulta el intercambio comercial con EEUU, que está a solo 145 kilómetros de la isla.

Además, Trump ha instado a Moscú a retirar de Venezuela al centenar de militares que llegó a finales de marzo a Caracas a bordo de dos aviones.

El Kremlin, fiel aliado de Maduro, ha defendido que su cooperación con Caracas se enmarca en un acuerdo ratificado en 2001 por ambos países y ha rechazado "la injerencia destructiva" de otras naciones en los asuntos internos del país latinoamericano.

Nicolás Maduro y Vladimir Putin en su último encuentro en Rusia, en diciembre de 2018 (Reuters)
Nicolás Maduro y Vladimir Putin en su último encuentro en Rusia, en diciembre de 2018 (Reuters)

Washington lidera una campaña de presión internacional destinada a forzar la salida de Maduro, en el poder desde 2013 y que volvió a tomar posesión de la Presidencia el 10 de enero como fruto de unas elecciones celebradas en mayo de 2018 y cuestionadas por parte de la comunidad internacional.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, pidió este mismo miércoles a la ONU que expulse al embajador de Maduro ante la organización y reconozca como presidente de Venezuela a Juan Guaidó, que reclamó la jefatura del Estado el pasado 23 de enero al considerar invalida la reelección de Maduro.

EEUU fue el primer país en reconocer a Guaidó como presidente de Venezuela y, desde entonces, ha tomado varias medidas para presionar a Maduro, incluidas sanciones a la empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa), principal fuente de divisas para Caracas.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: