El fiscal Robert Mueller
El fiscal Robert Mueller

Después de casi dos años de investigación, el fiscal especial Robert Mueller entregó este viernes el informe sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 al fiscal general William Barr, anunció el viernes el Departamento de Justicia.

La investigación sobre la posible colusión entre el equipo de campaña del presidente Donald Trump y Moscú es confidencial. Durante el periodo que duró la investigación, el caso ha ensombrecido la presidencia, envuelto a la familia Trump y derivado en cargos penales en contra de algunos de los allegados más cercanos del mandatario.

La copia de la carta que William Barr envió al Senado sobre la presentación del informe de Robert Mueller. Allí aclara que posiblemente pueda resumir sus puntos principales durante el fin de semana (AFP)
La copia de la carta que William Barr envió al Senado sobre la presentación del informe de Robert Mueller. Allí aclara que posiblemente pueda resumir sus puntos principales durante el fin de semana (AFP)

Ahora, será revisado por el fiscal general Bill Barr, quien no tiene la obligación de hacerlo público, pero que deberá presentar un informe al Congreso. Una vez revisado por el fiscal, él mismo aseguró que escribirá su propia versión para comunicar los hallazgos de Mueller al Congreso y al pueblo estadounidense.

William Barr (REUTERS/Kevin Lamarque/Archivo)
William Barr (REUTERS/Kevin Lamarque/Archivo)

"Estoy revisando el reporte y preveo que podría estar en posición de hacerles recomendaciones sobre las principales conclusiones del fiscal especial incluso este mismo fin de semana", dijo Barr en una carta dirigida a los principales republicanos y demócratas en las comisiones de Asuntos Jurídicos tanto del Senado como de la Cámara de Representantes.

Por su parte, la portavoz de la Casa Blanca Sarah Sanders publicó en sus redes sociales que el informe "seguirá su curso" y aclaró que no fueron informados ni recibieron un resumen del documento.

No hubo indicios de si Trump o los miembros de su familia o los ex asesores de campaña estaban implicados en una connivencia con Rusia u obstrucción de la Justicia, dos de los principales focos de la investigación que ha aquejado a la administración de Trump durante dos años.

Sin embargo, la entrega del informe sí significa que la investigación concluyó sin que se presentaran cargos públicos de una conspiración criminal entre la campaña y Rusia, ni se acusara al presidente de obstrucción.

Vladimir Putin y Donald Trump (Reuters)
Vladimir Putin y Donald Trump (Reuters)

Los siguientes pasos dependen del secretario de Justicia designado por Trump, el Congreso y, con toda certeza, de las cortes federales.

Casi inmediatamente después de la entrega del informe, la oposición demócrata emitió un comunicado firmado por la vocera de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, en el que expresan que "es imperativo que Barr haga público el informe completo y presente la documentación y los hallazgos subyacentes al Congreso".

Y agregan: "El Procurador General no debe dar al presidente Trump, a sus abogados ni a su personal ningún 'anticipo' de los hallazgos o pruebas del asesor Especial de Mueller, y no se debe permitir que la Casa Blanca interfiera en las decisiones sobre qué partes de esos hallazgos o pruebas se hacen públicas".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el pasado miércoles que no le importa que se haga público el informe de Mueller, como pide la oposición demócrata, aunque desacreditó su existencia como "ridícula".

"Que salga a la luz. Que la gente lo vea", había dicho Trump a los periodistas en la Casa Blanca, antes de emprender un viaje a Ohio.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: