Donald Trump. (Reuters)
Donald Trump. (Reuters)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunió este sábado con el equipo de negociadores que viajó esta semana a Beijing para una nueva ronda de negociaciones con China.

"Los negociadores comerciales acaban de regresar de China donde las reuniones sobre comercio fueron muy productivas", informó en su cuenta de Twitter el gobernante, que decidió trasladarse este fin de semana a su residencia privada de Palm Beach (Florida), Mar-a-Lago.

Según indicó, los funcionarios estaban reunidos con él "dando los detalles".

"Mientras tanto, China está pagando miles de millones de dólares a Estados Unidos en forma de aranceles comerciales", agregó.

La delegación estadounidense, encabezada por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, viajó a Beijing para una ronda de conversaciones, tras la que fueron recibidos por el presidente chino, Xi Jinping.

Ambos equipos volverán a reunirse la próxima semana en Washington.

Este viernes, Trump aseguró que las conversaciones con China van "extremadamente bien", aunque remarcó que la clave es si se alcanza un acuerdo comercial.

"Van extremadamente bien (…) Estamos mucho más cerca de lo que nunca hemos estado en este país para alcanzar un verdadero acuerdo comercial" con China, indicó Trump en una comparecencia en la Casa Blanca.

Trump ha marcado el principio de marzo como fecha límite para un acuerdo con China, y ha advertido de que, de no producirse, elevaría los aranceles impuestos a productos chinos valorados en 200.000 millones de dólares del 10 % al 25 %.

El presidente remarcó que sería un "honor" retirar estos aranceles si finalmente se alcanza un pacto con Beijing.

Esta reunión fue la tercera cara a cara entre representantes de ambos países desde que Xi y Trump acordaran el pasado 1 de diciembre una tregua de 90 días, lo que significa que el plazo para cerrar un pacto comercial definitivo expira el próximo 1 de marzo.

El mandatario accedió en diciembre a suspender de forma provisional la subida de los aranceles estadounidenses a estos productos chinos, pero advirtió de que seguiría adelante con su plan si no se cerraba el acuerdo en el plazo estipulado.

No obstante, el martes abrió la puerta a retrasar esta medida si los progresos registrados son sustanciales.

China ha adoptado varias medidas de buena voluntad para cerrar un acuerdo, como la bajada de aranceles a los vehículos importados de EEUU, la reanudación de la compra de soja de este país o la presentación de un proyecto de ley para prohibir la transferencia forzada de tecnología.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: