Un agente de la Patrulla Fronteriza escucha el discurso del presidente. (Foto: REUTERS/Carlos Barria)
Un agente de la Patrulla Fronteriza escucha el discurso del presidente. (Foto: REUTERS/Carlos Barria)

Los motivos han cambiado, pero el objetivo principal no. Desde hace un siglo Estados Unidos quiere construir una barrera divisoria en la frontera con México.

Este viernes el presidente Donald Trump declaró la emergencia nacional para obtener el financiamiento necesario para la construcción de su anhelado muro a lo largo de los 3.169 kilómetros que mide la frontera.

El tráfico de drogas y la infiltración de migrantes indocumentados que representan un peligro para los estadounidenses, son los principales argumentos que esgrimió Trump durante su anuncio. En 1919 el Departamento de Guerra comenzó la construcción de una barrera divisoria para detener a los "bandidos mexicanos" y a los "ladrones de ganado".

El gobierno estadounidense erogó hace un siglo USD $7 millones en la construcción de 50 puestos de vigilancia entre los que había barracas y barreras de madera a lo largo de 1.931 kilómetros.

Soldados estadounidenses en la frontera con México en el siglo XIX. (Foto: Especial)
Soldados estadounidenses en la frontera con México en el siglo XIX. (Foto: Especial)

Doce de los 50 puestos fueron catalogados como "fuertes" que albergaban a más de 100 efectivos. El proyecto total facilitaba la vigilancia de 10.000 efectivos y era considerada la "segunda línea de defensa" por el Departamento de Guerra.

El entonces secretario de Guerra Crowell, aseguró a The Arizona Republican que la barrera no era un gesto bélico contra México, sino contra los criminales mexicanos, sin embargo, acotó que en caso de que hubiera problemas en el futuro con los mexicanos, la barrera ya estaba lista para defender la seguridad nacional.

El siglo anterior había sido convulso en la relación binacional. La invasión estadounidense a México se registró entre 1846 y 1848. Después de la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo, Estados Unidos anexó a su territorio parte de los estados de California, Texas, Arizona y Nuevo México.

El proyecto de 1919 dividió la frontera en 12 distritos de patrullaje entre los que estaban: Brownsville, Rio Grande, Laredo, El Paso, Columbus, Del Rio y Eagle Pass.

Los esfuerzos por construir una barrera física de gran magnitud en la frontera continuaron con la administración de Bill Clinton. En 1993 firmó una orden para construir miles de kilómetros de la barda fronteriza que hoy se observa entre las ciudades de San Diego y Tijuana.

Clinton fue el presidente que delineó la política migratoria vigente hoy en día, con fortalecimiento de la Patrulla Fronteriza y un esquema eficiente de persecución y deportación de inmigrantes indocumentados. En 1996 firmó la ley migratoria que aceitó la máquina antiinmigrante en los Estados Unidos.

Trump calificó como una "invasión" la supuesta llegada de inmigrantes centroamericanos en las caravanas. Busca recaudar más de USD $8.000 millones de dólares.

La barda fronteriza ya cubre más de 1.300 kilómetros entre México y EEUU. (Foto: REUTERS/Jorge Duenes)
La barda fronteriza ya cubre más de 1.300 kilómetros entre México y EEUU. (Foto: REUTERS/Jorge Duenes)

"Queremos poner un freno a las drogas que entran a nuestro país por la frontera sur… Firmaré una emergencia nacional, como otros han firmado desde 1937", expresó.

Desde que inició su carrera política, Trump ha prometido a los estadounidenses un muro en la frontera por problemas de seguridad, aunque las estadísticas del Departamento de Seguridad Interna muestran que el índice de cruces ilegales está en un mínimo histórico.

"Estamos hablando de una invasión a nuestro país, con estupefacientes, con tráfico humano, con todo tipo de pandillas, tenemos gente que está entrando y asesinando estadounidenses", aseguró el mandatario el viernes desde la Casa Blanca.

La discusión por el muro fronterizo causó diferencias diplomáticas entre el gobierno de Trump y la administración de Enrique Peña Nieto. Con Andrés Manuel López Obrador, quien asumió como presidente el 1 de diciembre de 2018, la relación ha sido más tersa.

"Estamos trabajando con México… ellos tienen sus propios problemas, tienen la mayor cantidad de homicidios en su historia", dijo Trump.

Trump busca USD $8.000 millones para la construcción del muro. (Foto: REUTERS/Jorge Duenes)
Trump busca USD $8.000 millones para la construcción del muro. (Foto: REUTERS/Jorge Duenes)

"Tienen que lidiar (México) con las caravanas, hay 50.000 personas llegando", aseguró Trump.

López Obrador se ha mantenido al margen de la retórica de su contraparte estadounidense. Ha insistido en que el trato de Trump a su presidencia es "respetuoso". Consideró que el debate migratorio entre demócratas y republicanos obedece a fines electorales y se negó a ser parte involucrándose en la discusión.

El republicano acusó durante su discurso del Estado de la Unión a autoridades mexicanas de "subir a migrantes centroamericanos a camiones para deshacerse de ellos" y enviarlos a la frontera estadounidense.

Esta semana México recibió a las primeras 10 familias que esperan por una audiencia con un juez de migración para recibir asilo. Se trata de un acuerdo no escrito para que las autoridades mexicanas alberguen a migrantes que anteriormente habrían esperado en territorio estadounidense por la finalización de su proceso.

México anunció que Estados Unidos aceptó participar en un programa de desarrollo regional para mitigar el fenómeno migratorio, sin embargo, el gobierno estadounidense sigue con sus planes de construir el muro, tal y como lo quiere desde hace 100 años.