(Reuters)
(Reuters)

Donald Trump cedió a Irán, Rusia y Siria la responsabilidad de asegurar que los terroristas del Estado Islámico no recuperen sus fuerzas, disminuidos tras varios años de combate con apoyo estadounidense, luego del anuncio de la Casa Blanca sobre el retiro de las tropas norteamericanas.

"¿Estados Unidos quiere ser el policía de Medio Oriente, logrando NADA y gastando valiosas vidas y billones de dólares protegiendo a otros que, en la mayoría de casos, no aprecian lo que hacemos? ¿Queremos estar allí para siempre? Es tiempo de que otros finalmente peleen".

El presidente también consideró que Rusia, Irán y Siria "no están contentos" con la decisión que tomó, ya que "ahora tendrán que pelear contra el ISIS y otros" sin el apoyo estadounidense. "Estoy construyendo las Fuerzas Armadas más poderosas del mundo, por lejos", aseguró.

El inicio del repliegue de las tropas fue confirmado por la portavoz del Pentágono, Dana White, quien señaló que ha empezado ya el proceso para que los efectivos desplegados en Siria regresen a EE.UU.

Pese al anuncio, EEUU todavía mantiene su presencia militar en Irak, fronterizo con el territorio sirio.

Durante la campaña para las elecciones de 2016, Trump abogó por disminuir la presencia militar de EEUU en Medio Oriente, pero cuando llegó a la Casa Blanca, altos cargos del Pentágono lo convencieron para que mantuviera tropas en Siria con el fin de acabar con el Estado Islámico.

Trump ha repetido en varias ocasiones que su prioridad en Siria era erradicar el ISIS y ha abandonado la idea de forzar una salida del dictador sirio, Bashar al Assad.

Según el Pentágono, al grupo yihadista solo le queda un 1% del territorio que llegó a dominar en 2014, cuando proclamó un califato en Siria e Irak.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: