El ganador tendrá millones de razones para celebrar, sin dudas, aunque el pozo efectivo será bastante menor que el publicitado
El ganador tendrá millones de razones para celebrar, sin dudas, aunque el pozo efectivo será bastante menor que el publicitado

Aunque aún no se sabe la identidad del ganador, o los ganadores, del premio más grande de la historia otorgado el martes en el sorteo de la lotería Mega Millions, sí sea sabe que habrá dos opciones de cobrarlo, y que el estado se llevará una tajada importante en impuestos.

Se trata de un descomunal pozo de 1.600 millones de dólares que será entregado al dueño del billete con los números 5, 28, 62, 65, 70 y Mega Ball 5, el cual fue comprado en Carolina del Sur, Estados Unidos.

Las chances para ganarlo eran de una en 303 millones, y fueron necesarios 25 sorteos durante tres meses para alcanzar un triunfador, o varios.

Existen dos opciones para hacerse del dinero. La primera es recibirlo todo junto y en efectivo, pero por los costos de reunir semejante cantidad de dinero el monto total se reduce a unos 913 millones de dólares.

Se desconoce la identidad del o los ganadores, pero sabe que el billete fue comprado en Carolina del Sur, Estados Unidos
Se desconoce la identidad del o los ganadores, pero sabe que el billete fue comprado en Carolina del Sur, Estados Unidos

Una segunda opción para hacerse del pozo completo de 1.600 millones de dólares es financiarlo en 30 pagos anuales, con un interés de 5%.

Pero aún quedan los impuestos federales y estatales, que se hacen de una parte importante del premio.

Si el o los ganadores eligen la opción del pago en efectivo, se les deducirá en el acto el 24% del impuesto federal y el 7% del estatal de Carolina del Sur, uno de los más altos del país (oscilan entre la nada, como en Florida y Texas, y el casi 12% de la ciudad de Nueva York).

Es decir, unos 283 millones de dólares que dejarán en las manos del ganador un cheque por 629 millones de dólares.

Los números ganadores
Los números ganadores

Pero no terminará allí. Aún debe pagar, en su declaración anual tributaria, el impuesto a las ganancias, que en Estados Unidos es progresivo y para estos valores alcanza el 37%, como destaca la cadena CNBC.

Como el 24% retenido antes se cuenta para el total, se deberá pagar entonces "apenas" un 13% extra sobre el premio, es decir otros 118,6 millones de dólares.

En limpio, el ganador o los ganadores recibirán unos 511 millones de dólares en sus manos. No será el fin de la vida tributaria de este dinero, que podría ser alcanzado por el impuesto a la herencia del 40% si el o los ganadores mueren, pero sí se trata del monto final que les quedará disponible.

Un billete de lotería de Mega Millions (Reuters)
Un billete de lotería de Mega Millions (Reuters)

Si en cambio se elije la segunda opción del pago anual en 30 cuotas, los 53 millones de dólares al año serán sometidos a los mismos impuestos federales y estatales que ascienden juntos al 44%. Es decir, quedará en unos 29 millones de dólares al año. En total, el premio llegará a los 890 millón es de dólares luego de los impuestos, aunque las anualidades se pagarán con un 5% de interés para compensar por la inflación.

Aún queda un escenario posible que podría cambiarlo todo. Si bien el billete fue comprado en Carolina del Sur, no se sabe si el o los ganadores son estadounidenses, ya que el sorteo se abrió a todo el mundo.

En el caso de que el ganador sea extranjero, el estado federal se quedará con el 30% y  Carolina del Sur con el 7%. Pero el o los ganadores aún deberán afrontar los grandes costos de transferencia internacional del dinero, y todos los impuestos que apliquen en sus países de procedencia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

A lottery ticket for the current record breaking $667 million U.S. Mega Millions jackpot is shown in this illustration photograph in Encinitas, California, U.S. October 16, 2018. REUTERS/Mike Blake
A lottery ticket for the current record breaking $667 million U.S. Mega Millions jackpot is shown in this illustration photograph in Encinitas, California, U.S. October 16, 2018. REUTERS/Mike Blake