Jayme Closs, la niña desaparecida (AP)
Jayme Closs, la niña desaparecida (AP)

Las autoridades estadounidenses continúan buscando intensamente a una niña que, se cree, corre peligro, luego de hallar muertos a sus padres en su casa, en un pueblo de Wisconsin.

El paradero de Jayme Closs, de 13 años, es un total misterio. Una llamada al 911 aseguró que la niña estaba en una estación de combustible en Florida, pero la pista no fue confirmada, y la policía no tiene, por ahora, indicios concretos sobre el caso.

James y Denise Closs, de 56 y 46 años, fueron hallados sin vida en las primeras horas del lunes, luego de escucharse disparos en su domicilio, donde no se halló a la menor.

La casa donde residían los Closs
La casa donde residían los Closs

La policía buscó las áreas cercanas con drones y equipos infrarrojos, sin éxito, y dieron aviso al FBI y al Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados. Por ahora no se baraja la hipótesis de que Jayme haya sido quien mató a sus padres, pero tampoco se cuenta con otros sospechosos.

La imagen y la descripción de la menor (1,5 m de estatura y alrededor de 45 kilos) motivó una llamada desde el sur de Florida, pero por ahora no se han obtenido resultados concretos.

"Nuestra única meta es tener a una joven de 13 años sana y salva. Esa es nuestro objetivo", comentó Chris Fitzgerald, sheriff del condado de Barron, una localidad con menos de 50 mil habitantes. El pueblo homónimo, donde vivía la familia, tiene menos de 5 mil residentes.

(Con información de AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: