Benjamin Netanyahu (Reuters)
Benjamin Netanyahu (Reuters)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que Israel no busca una escalada con Irán, pero que está decidido a detener la "agresión hostil iraní" contra su país, "incluso si implica un enfrentamiento".

"Mejor ahora que tarde. Las naciones que no se mostraron preparadas para actuar a tiempo contra la agresión asesina pagaron precios mucho más altos después. No queremos una escalada, pero estamos preparados para cualquier situación", advirtió el mandatario al comienzo de la reunión semanal con su gabinete de Gobierno, informó un comunicado difundido por su Oficina.

No queremos una escalada, pero estamos preparados para cualquier situación

Netanyahu aseguró que en los últimos meses "la Guardia Revolucionaria de Irán ha transferido armamento avanzado a Siria, tanto en el campo de batalla como en el frente interno, incluidos drones armados, misiles tierra-tierra y baterías antiaéreas iraníes que amenazarían a los aviones de las Fuerzas Aéreas de Israel".

Guardia Revolucionaria iraní
Guardia Revolucionaria iraní

En esta línea, el jefe del Ejecutivo israelí adelantó que el miércoles se reunirá en Moscú con el presidente ruso, Vladimir Putin, "en un encuentro especialmente importante a la luz de los crecientes esfuerzos iraníes de establecer bases militares contra Israel en Siria".

Israel, que desde hace años tiene una coordinación de seguridad con Rusia sobre sus actividades en Siria, "mantiene total libertad de acción para defenderse", señaló Netanyahu.

La Guardia Revolucionaria de Irán ha transferido armamento avanzado a Siria, tanto en el campo de batalla como en el frente interno

El mandatario israelí sostiene que Irán es la principal amenaza para su país y se opone al pacto nuclear firmado en 2015 entre la república islámica y el G5+1 (EEUU, Reino Unido, Francia, China y Rusia mas Alemania), que alivia las sanciones contra Teherán a cambio del compromiso de abandonar el desarrollo de armas nucleares.

Hace una semana, Netanyahu reveló unos documentos que supuestamente demuestran la existencia de un programa nuclear secreto iraní y que han sido verificados por EEUU, país que comparte su postura contra el acuerdo.

El presidente estadounidense, Donald Trump, está presionando a sus socios europeos para reformar este pacto antes del próximo día 12 de mayo, fecha en la que decidirá públicamente si lo abandona o no por considerarlo "malo".

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: