Tras las fracasadas negociaciones entre el Partido Republicano y el Partido Demócrata, Donald Trump celebrará su primer año de mandato con un gobierno cerrado. No es algo nuevo: ocurrió 18 veces desde 1976. La última, lo sufrió Barack Obama.

"No puedo negociar bajo la amenaza de que si los republicanos no se salen con la suya al cien por ciento, cerrarán el Gobierno o permitirán el default de Estados Unidos. (…) Eso es algo que no voy a hacer, no vamos a establecer ese patrón", decía Barack Obama el 7 de octubre de 2013. Ya llevaba 7 días de los 16 que duró su "shutdown".

El cierre de gobierno de 2013 fue el último. Ocurrió el segundo período del demócrata por el rechazo de los republicanos a financiar su programa de salud, el Obamacare, no hubo acuerdo para sellar un presupuesto a tiempo, y por esos días impactaba ver la ciudad de Washington desierta. Es que el "shutdown" afecta a los servicios públicos y a las agencias estatales no esenciales. Todas ellas permanecen cerradas y sus empleados son temporalmente suspendidos, ya que no se les puede pagar por su trabajo.

En 2013, el capitolio vacía
En 2013, el capitolio vacía

Se estima que en 2013 esto afectó a unos 85.000 trabajadores del sector público federal. Esto alcanza al personal administrativo y de mantenimiento de organismos que van desde zoológicos y museos hasta agencias federales como las que regulan el alcohol, el tabaco y las armas de fuego.

Se estima que en 2013 esto afectó a unos 85.000 trabajadores del sector público federal

En cambio, los servicios esenciales sí prestan servicios. Esto incluye a las Fuerzas de Seguridad y a las Fuerzas Armadas. Sus agentes no percibirán ningún salario mientras dure el shutdown, pero igualmente deberán presentarse a trabajar. Los que también deberán asistir a sus empleos, pero sí recibirán su paga por tratarse de funcionarios civiles, son los que se desempeñan en otros sectores sensibles, como el control de la aviación comercial, la seguridad social y el correo. También los congresistas y senadores.

Finalmente, después de 16 días la presión sobre la mayoría republicana funcionó y Obama logró un pacto bipartidista liderado por los moderados de ambos bandos.

La de Obama fue la última experiencia pero no la más traumática de las 18. El récord se produjo en el "shutdown anterior", que ocurrió en 1995, durante la presidencia del demócrata Bill Clinton. Fueron 21 días con la administración central desfinanciada.

En ese entonces, Clinton y el presidente republicano en la Cámara de Representantes, Newt Gingrich, protagonizaron un enfrentamiento casi personal. La mayoría republicana en el Congreso le exigía al demócrata bajar el gasto público, en especial el sanitario. Sin embargo, detalla El País, esas imposiciones eran incompatibles con las prioridades de Clinton en Educación, Medicare, el servicio sanitario para los pensionistas, y políticas medioambientales.

(AP)
(AP)

Los otros cierres de gobierno:

En 1976, el gobierno de Gerald Ford permaneció cerrado 10 días. Jimmy Carter sufrió cinco "shutdowns", el más largo fue el de 1978 y duró 18 días. Ronald Reagan tuvo 8 cierres de gobierno pero todos por muy pocos días. En 1990, George Bush padre tuvo su gobierno cerrado por 4 días y Clinton, además del episodio récord, también tuvo un "shutdown" anterior de 5 días que desembocó en el de 21 días en diciembre.

LEA MÁS: