El drama de una marca: cómo New Balance se transformó en un involuntario símbolo político

Un meme de unas zapatillas New Balance con la inscripción de la campaña de Donald Trump. La empresa atraviesa una tormenta por las declaraciones de uno de sus ejecutivos
Un meme de unas zapatillas New Balance con la inscripción de la campaña de Donald Trump. La empresa atraviesa una tormenta por las declaraciones de uno de sus ejecutivos

"La administración Obama hizo oídos sordos a nuestros pedidos y, francamente, con Trump como presidente electo, sentimos que las cosas se moverán en la dirección correcta". Esas palabras fueron pronunciadas por Matthew LeBretton, vicepresidente de New Balance, apenas horas después del resultado electoral del pasado martes.

Eran en respuesta a una consulta sobre el Acuerdo de Asociación del Trans Pacífico (TPP, por sus siglas en inglés) al cual la marca fabricante de zapatillas se oponía desde un comienzo. A ese tratado se oponían tanto Donald Trump, el candidato republicano, como Hillary Clinton, la postulante demócrata. La empresa es la única que confecciona calzado deportivo en suelo estadounidense.

Cientos de usuarios se enfurecieron con New Balance. Un ejecutivo se mostró a favor de la oposición de Donald Trump al Acuerdo del Trans Pacífico y esas palabras provocaron furia entre los demócratas
Cientos de usuarios se enfurecieron con New Balance. Un ejecutivo se mostró a favor de la oposición de Donald Trump al Acuerdo del Trans Pacífico y esas palabras provocaron furia entre los demócratas

Luego de las declaraciones, un absurdo se apoderó de la marca. Fue acusada en las redes sociales de estar a favor de Trump y así ser cómplice de sus polémicas sobre racismo, inmigración, machismo, entre otras acusaciones. "Estuve calzando New Balance los últimos 10 años. Si apoyan a Trump, compré mi último par", escribió un usuario.

Pero los cuestionamientos subieron el tono de los mensajes en Twitter o Facebook. El enojo con la marca por haber pronunciado un postulado económico/financiero sobre su empresa creció de manera explosiva. Los clientes devolvían sus compras en las tiendas de la empresa; otros quemaban las zapatillas.

Las redes sociales se inundaron con imágenes de clientes de la marca de deportes quemando o arrojando sus productos
Las redes sociales se inundaron con imágenes de clientes de la marca de deportes quemando o arrojando sus productos

New Balance emitió un comunicado. En él, la compañía radicada en Boston explicaba que pretendían hacer "más calzados en los Estados Unidos, no menos", y que por ese motivo se oponían al TPP. En esa carta aclaraban que esas mismas políticas eran apoyadas incluso por Clinton y por su rival demócrata Bernie Sanders. También se distanció de las consignas polémicas del presidente electo. Pero no fue suficiente.

Para peor, los nazis y supremacistas blancos salieron a apoyar a la marca. Fue el bloguero Andrew Anglin quien declaró a esas zapatillas como el "Calzado oficial de la gente blanca". La peor promoción. "Soy un hombre Nike. Era", escribió el neonazi en su web, donde promueve acciones antisemitas, entre otras cosas. "Es tiempo de ser New Balance ahora. Su valiente acto los convirtieron en la marca de la Revolución Trump", añadió.

Fue en ese momento, cuando Anglin señaló que sería el "uniforme" por el cual podrían "identificarse", que la compañía debió transmitir un nuevo comunicado. "New Balance no tolera el fanatismo ni el odio en ninguna de sus formas", manifestó.

LEA MÁS:
CEO y fundador de una empresa, hizo una broma de mal gusto sobre Donald Trump y ahora vive una pesadilla
La nueva y humillante moda en los casamientos chinos: obligan a los novios a tener sexo frente a los invitados