Barack Obama, sobre el asesino de Orlando: "No hay indicios de que haya sido dirigido por el Estado Islámico"

El presidente de Estados Unidos se basó en la información del FBI para destacar que no hubo un plan externo en la masacre del club gay Pulse. Apuntó, además, contra el problema de acceso a las armas

El mandatario de los Estados Unidos, Barack Obama, dijo este lunes, en declaraciones a la prensa, que no hay evidencia clara de que el autor de la masacre de Orlando –identificado por las autoridades como Omar Saddiqui Mateen– fuera dirigido por el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) desde el extranjero.

"Esto se está tratando como un acto terrorista", declaró Obama, quien agregó respecto del autor de la masacre: "No fue instruido externamente. Él anunció su alianza al ISIS, pero no hay indicación de que estuviera dirigido por el ISIS. No hay indicios de que haya habido una conspiración mayor. Parece ser similar a lo que ocurrió en San Bernardino".

El presidente estadounidense señaló que Omar Saddiqui Mateen parece haberse inspirado en "información que obtuvo en internet". "Este material está siendo investigado para entender el camino que tomó el asesino", agregó.

Barack Obama, presidente de los Estados Unidos (AFP)
Barack Obama, presidente de los Estados Unidos (AFP)

"El peligro aquí es que se termine convirtiendo en la conversación de siempre", advirtió Barak Obama. El mundo político estadounidense reaccionó rápidamente al tiroteo: los liberales argumentaron la necesidad de mayores controles al acceso a las armas y los conservadores, sobre la necesidad de endurecer las medidas antiterroristas.

Obama arguyó que esas ideas no eran excluyentes: "No es lo uno o lo otro, es ambos. Debemos ir tras estas organizaciones terroristas y golpearlas duramente. Debemos contraatacar el terrorismo. Pero también debemos asegurarnos de que no sea fácil para alguien que decide hacer daño en este país poder comprar armas".

El presidente de Estados Unidos enfatizó: "Lo hacemos muy fácil para que las personas que tienen esas dificultades mentales encuentren armas". Y tomó como ejemplo la masacre de Charleston, en la que nueve feligreses afroamericanos fueron asesinados en la histórica iglesia metodista Emanuel African American Episcopal.