España quedó afuera del Mundial. Rusia accedió a cuartos de final luego de superar a uno de los candidatos al título en la tanda de penales. En los 120 minutos, el partido convencional más los dos tiempos de alargue, fue un 1 a 1 regular, con un equipo atacando sin ideas y un rival defendiendo con pragmatismo y compromiso. En ese monólogo español de juego inocente, discreto y sin agresividad, Rusia decidió que la definición se dirimiera por la vía de los penales.

Y allí prevaleció su puntería. Empezó ejecutando España con un derechazo acertado de Andrés Iniesta, quien comenzó en el banco de suplentes. Fedor Smolov igualó. Gerard Piqué puso los penales a favor del equipo dirigido por Fernando Hierro. Serguei Ignashevich decretó el empate parcial y con la ejecución Koke comenzó a inclinarse la balanza a favor del anfitrión. Igor Akinfeev contuvo el remate cruzado del volante del Atlético de Madrid y con el tanto de Aleksandr Golovin, Rusia se iba en ventaja.

El primer penal atajado por Igor Akinfeev. Lo falló Koke (Reuters)
El primer penal atajado por Igor Akinfeev. Lo falló Koke (Reuters)

Sergio Ramos puso el 3 a 3 y Denis Cheryshev metió el 4 a 3 que llevó la definición a instancias definitorias. El arquero adivinó la dirección del zurdazo de Iago Aspas y con el pie izquierda interceptó el disparo: Rusia ganó, dejó en el camino al poderoso España y por primera vez en su historia en los Mundiales accedió a cuartos de final.

Igor Akinfeev, arquero de 32 años del CSKA Moscú y capitán de esta selección rusa, fue la figura del partido no sólo por su intervención en la tanda de penales. En el partido, su rendimiento también resultó vital para contener la ofensiva española, que durante la Copa del Mundo estuvo por debajo de las expectativas generadas.

Seguí leyendo: