La entrevista en la que Luis Scola abrió su corazón como nunca: su filosofía de vida, para qué sirve el dinero, Maradona o Messi, su padre y Ginóbili

Fue en un programa de Luis Novaresio, en 2019. El emblema de la selección de básquet habló de todo: cómo ve al país, el éxito y qué significa un triple que gana un partido

Ayer fue el hombre del día para la Argentina en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Luis Scola no tuvo la despedida que esperó, ya que el seleccionado de básquet fue eliminado en los cuartos de final tras caer por 97-59 frente a Australia. Pero el Luifa se ganó todos los aplausos y reconocimientos de sus compañeros, sus rivales y algunos referentes de otros deportes como Lionel Messi, que le dedicó un sentido posteo.

Sus lágrimas contagiaron a todos por ser un ejemplo de deportista, que a sus 41 años se preparó para jugar sus quintos Juegos en los que buscó otra medalla. No pudo cumplir ese objetivo, aunque el pivot nacido de Ferro Carril Oeste no tiene nada que reprocharse. Fue un gran líder y ejemplo de este equipo que se nutre se una nueva generación como Facundo Campazzo, Leandro Bolmaro, Gabriel Deck, y Nicolás Laprovittola, entre otros.

El 3 de agosto de 2021 quedará en las retinas del Luifa que en su despedida se detuvo el partido para que todos los presentes lo ovacionaran. Las cámaras se focalizaron sobre el ahora retirado basquetbolista que hizo historia y a la distancia también llegaron emotivas palabras, como las de su ex compañero en la Generación Dorada, Emanuel Ginobili. O el tremendo elogio del entrenador nacional, Sergio Hernández, que lo definió como “el mejor y más increíble jugador argentino.

Cada vez que habla, Scola se saca el casete. No suele dar entrevistas y no es común escucharlo más allá de alguna charla sobre básquet. Pero en 2019, en diálogo con Luis Novaresio en el programa “LNE”, por A24, Scola, el capitán del conjunto que acababa de obtener la medalla dorada en los Juegos Panamericanos de Lima, habló de la generación dorada, su paso por la NBA y dio su punto de vista sobre la coyuntura nacional, entre otros temas.

Además, se involucró en una polémica futbolera que cruza a toda la sociedad: ¿Messi o Maradona? Y la figura del básquet no dudó: "Messi es lo mejor que tenemos de todo, no sólo en el fútbol, no sólo en el deporte, es lo mejor que tenemos". "Cuando se lo discute, me río, me parece mentira, no lo puedo entender, me cuesta", agregó.

En el 90 yo tenía 10 años, en el 94 tenía 14, pero ya era la etapa final de Maradona. Yo me identifico con Messi, no significa que Maradona haya sido malo como jugador, es evidente, de todas formas mi opinión de fútbol no tiene mucho valor que digamos”, desarrolló.

Y explicó: "Lo que te digo de Messi va más allá de analizar la gambeta, el gol que hizo o el campeonato que ganó… Pero yo pongo a Messi por arriba de todo lo que tenemos por mucho más que lo que hace adentro de la cancha".

Entre Diego Maradona y Lionel Messi, el Luifa eligió a la Pulga (Heuler Andrey/DiaEsportivo/FotoBaires)
Entre Diego Maradona y Lionel Messi, el Luifa eligió a la Pulga (Heuler Andrey/DiaEsportivo/FotoBaires)

Yo veo que el tipo no se tira, lo revientan a patadas, lo agarran de la camiseta, y sigue corriendo, sigue corriendo… Eso es muy anti-argentino. Esa cultura de la viveza, de la mediatrampa, de los huevos, de ganarlo con la camiseta es un ancla para nosotros como deportistas, y como país probablemente también porque el deporte es un reflejo de muchas cosas…Vos no podés ganar con viveza, vos tenés que ganar con talento, entrenamiento y esfuerzo. No podés esperar que el árbitro no te vea y engañarlo. Esa pequeña analogía entre que Messi no se tira y festejar el gol con la mano, me pone del lado de Messi”, fundamentó.

Cabe recordar que sus afirmaciones fueron en un momento en el que Leo aún no había ganado un título a nivel mayores con la selección argentina, aunque sí se había consagrado en el Mundial Sub-20 de Países Bajos 2005 y en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, donde obtuvo la medalla dorada.

Consultado acerca de las complicaciones económicas de nuestro país, se mostró angustiado. “Me angustia cuando la gente está mal, enojada, molesta y a veces con desesperanza”. No obstante, aclaró que esta sensación no se extrapola a su percepción general: “Si me preguntan cómo somos, soy un gerente de marketing del país. Vendo las cosas buenas. Cuando me voy, extraño. Me gusta mi país y cuando estoy acá la paso bien. Mi plan es quedarme acá”, indicó.

Scola fue aplaudido y ovacionado por sus compañeros y los jugadores australiano (REUTERS/Brian Snyder)
Scola fue aplaudido y ovacionado por sus compañeros y los jugadores australiano (REUTERS/Brian Snyder)

Otras reflexiones de Luis Scola

“Es lógico que la Generación Dorada haya sido reconocida cuando empezó a ganar y hacer las cosas bien. Para tener reconocimiento tenés que hacer las cosas bien”.

"El éxito deportivo es preparase y vaciarte, que no te quede nada. Es dejar todo para ese objetivo porque el resultado va a venir. El partido se gana o se pierde en el proceso previo".

"No busco un resultado, una posición como deportista. Busco mi techo como jugador siempre y si estás cerca de ese techo, ganaste".

“Entre disciplina o talento, digo que el trabajo mata al talento cuando el talento no trabaja. La combinación de las dos cosas mata todo”.

“Ginóbili fue mucho más de lo que pensamos. Crecimos juntos y nadie pensó que iba a ser lo que fue. Siempre rompió moldes en su carrera. Con él tuvimos momentos por el ego, pero son cosas que tienen que pasar”.

"En lo máximo, un Mundial, una final de NBA, una final de Grand Slam el festejo de ganar es un alivio, no alegría. A ese lugar llegan pocos y costó mucho esfuerzo".

Con Emanuel Ginóbili fueron piezas clave de la Generación Dorada (AFP)
Con Emanuel Ginóbili fueron piezas clave de la Generación Dorada (AFP)

"La plata te da tranquilidad, la posibilidad de no hacer cosas que uno no quiere, que tus hijos tengan mejores oportunidades. Te da una calidad de vida".

“Intento reflexionar, pero ahora vivo en la burbuja del deporte intentando no caerme. Después veré otro mundo diferente”.

"De mi chico mi papá jugaba al básquet y era un superhombre y quería ser como él. Él fue mi motor para jugar a este deporte".

"A los sueños no hay que soñarlos, hay que perseguirlos activamente con tu energía y todo tu esfuerzo".

“Un triple que gana un partido es un momento genial porque ganaste, pero es mucho mejor cuando ganás por diez”.

SEGUIR LEYENDO