Primera gran sorpresa de los Juegos Olímpicos: un nadador tunecino de 18 años ganó los 400 metros y generó un alocado festejo de su entrenador

Ahmed Hafnaoui se quedó con la prueba en la definición del toque y superó a dos candidatos, el australiano Jack McLoughlin y el estadounidense Kieran Smith