El futuro de Gareth Bale parece que estará lejos del Real Madrid pero no será fácil su salida (Foto: Reuters)
El futuro de Gareth Bale parece que estará lejos del Real Madrid pero no será fácil su salida (Foto: Reuters)

Es un secreto a voces en España que cada vez retumba más fuerte: ni Real Madrid ni Zinedine Zidane cuentan con Gareth Bale para la próxima temporada, pero su partida no será para nada sencilla por una serie de factores que complican el escenario.

Los diferentes medios españoles tomaron como un mensaje claro la determinación que tomó el técnico francés durante el último fin de semana: lo dejó afuera de la lista de convocados para el partido contra el Villarreal de la 36ª fecha de la Liga. Sin embargo, "Zizou" evadió dar precisiones: "No es un mensaje. Ustedes pueden interpretar lo que quieran, yo tengo que hacer una lista de jugadores y alguno se tiene que quedar afuera".

A dos jornadas del cierre de la temporada española, la relación entre el galés y el "Merengue" parece estar completamente rota pero para alcanzar su desvinculación deberá limar varios detalles no menores.

Según informó el Diario Marca, el entrenador se reunió con el futbolista en las últimas horas y le informó cara a cara que será prescindible en la temporada 2019/20. También le comunicó lo mismo a Marcos Llorente y Ceballos.

El galés cobra 17 millones de euros por temporada, un sueldo abultado para los clubes
El galés cobra 17 millones de euros por temporada, un sueldo abultado para los clubes

Hay cuatro puntos claves que conspiran para forzar su adiós: el abultado sueldo que percibe, las constantes lesiones, su negativa a partir y la ausencia en la próxima Champions League del Manchester United, llamado a ser su nuevo destino.

El futbolista de 29 años tiene contrato por tres años más en la Casa Blanca y cobra 17 millones de euros por temporada, cifra que pocos clubes estarían dispuestos a desembolsar por un hombre clave en la historia reciente del Madrid pero que nunca pudo terminar de conquistar los corazones.

Hay otra situación que lo aleja de los clubes en los que podría interesar: el ex Southampton y Tottenham sufrió más de 20 de lesiones desde su llegada a la institución en el 2013. La última en enero pasado cuando tuvo una rotura muscular de grado 1 en el sóleo izquierdo durante el empate contra Villarreal.

Si bien el club ya empezó la campaña para torcer la voluntad de Bale, el jugador manifestó en reiteradas ocasiones que no tiene intenciones de emigrar. Hace algunas semanas atrás, su representante afirmó: "Está muy feliz aquí. No piensa en volver a Inglaterra". Al mismo tiempo, aseguran que el deportista puertas adentro transmitió el mismo mensaje a la directiva.

Ahora restará saber si los últimos sucesos que se desarrollaron –su ausencia en el reciente partido y el diálogo con el DT–  son suficientes para cambiar esa postura.

Zidane le habría comunicado en las últimas horas que prescindirá de sus servicios para la próxima temporada (Foto: Reuters)
Zidane le habría comunicado en las últimas horas que prescindirá de sus servicios para la próxima temporada (Foto: Reuters)

La última traba rumbo a la puerta de salida está asociada a sus interesados. El nombre más firme que aparecía en el radar era el del Manchester United, pero los de Ole Gunnar Solskjær apenas irán a la Europa League luego de dinamitar su última oportunidad de clasificar a la Champions en la fecha pasada con el empate 1-1 ante el Huddersfield. Ese contexto debilitaría notablemente el interés.

Chelsea y Tottenham son otras de las instituciones que sonaron a su alrededor, aunque la situación puntualmente con los "Spurs" sería un laberinto: el club no está en condiciones de pagar un traspaso tan alto y debería acordarse una negociación que incluya distintos jugadores. ¿Bayern Múnich? Hoy en día es más una libre asociación que una realidad, teniendo en cuenta que los alemanes deberán reestructurar su plantilla. Otra de las opciones que aparece viable es la de una cesión, aunque todo está en el círculo de las elucubraciones por el momento.

Bale llegó al "Merengue" en septiembre del 2013 en una cifra cercana a los 100 millones de euros. Conquistó 14 títulos, aunque el dato más destacado es que anotó en tres de las cuatro finales de Champions League que jugó y fue absolutamente clave en la conquista de la orejona 2017/18. Más allá de que todavía no hubo negociaciones formales, las primeras informaciones indican que el club pretendería 130 millones de euros por su ficha.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: