La contratación del joven futbolista japonés Shoya Nakajima por parte del Al Duhail de Qatar está dando la vuelta al mundo después de convertirse en el fichaje más caro de la historia del fútbol qatarí por una cantidad cercana a los USD 40 millones, sin embargo, el traspaso esconde un secreto.

El asiático de 24 años es el emblema del Portimonense de la liga NOS (Portugal) y estuvo en la mira de equipos como el Porto y varios clubes de la Premier League, sin embargo optó por ir al país del Medio Oriente. Es que la institución pertenece al poderoso empresario Nasser Al-Khelaïfi, máximo directivo del París Saint-Germain (PSG).

El elenco de la capital francesa demostró tener serios inconvenientes con la FIFA por el Fair Play Financiero, una medida que regula los gastos de los clubes en el mercado de fichajes, para evitar el aporte de sus millonarios dueños.

Hecha la ley, hecha la trampa. Según apuntaron varios medios de distintas partes del mundo, la llegada de Nakajima al Al Duhail podría ser fugaz y próximamente el asiático estaría vistiendo los colores del PSG.

El equipo catarí sería una especie de "club satélite", para engañar a la FIFA ya que el gasto de 40 millones de dólares no vendría de "Les Parisiens", sino de el Al Duhail, pero que sin embargo, ambos responden al mismo dueño.

Con la contratación de Neymar y Kylian Mbappe, el equipo parisino está bajo la lupa y deberá vender figuras para poder comprar a otras sin incumplir el Fair Play Financiero.

La técnica de "clubes satélites" no sólo es utilizada por el poderoso de Francia, sino que también existen otros clubes que la emplean como el Manchester City, que realizó transacciones similiares con el Girona, como las sesiones de Pablo Maffeo.

En agosto del 2017, cuando se anunció la asociación entre ambos clubes, el equipo español debutó en primera con cinco jugadores cedidos del conjunto "Citizen": Aleix García, Douglas Luiz, Marlos Moreno y Kayode se sumaron al lateral español.

Paul ELLIS / AFP El equipo celebra la victoria
Paul ELLIS / AFP El equipo celebra la victoria

Lo mismo ocurre con el Watford de la Premier League y el Udinese de la Serie A. Ambos clubes son del empresario italiano Giampaolo Pozzo y recientemente se realizó la transferencia de Stefano Okaka y Marvin Zeegelaar desde Inglaterra a Italia.

Hasta el momento, estas acciones no son penalizadas por la FIFA, y los dueños de los poderosos equipos de Europa se apoyan en estos "clubes satélites" para "comprar sin gastar", formarlos y que se integren al plantel deseado con un buen rodaje.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: