El delantero colombiano Jackson Martínez vive uno de sus peores momentos futbolísticos en el Portimonense de la Primeira Liga de Portugual. El oriundo de Quibdó pasó de ser un goleador talentoso a disputar un puñado de partidos en Europa tras un flojo paso por China.

Una operación de tobillo en 2017 le cambió la vida y reconoció al portal luso "Record" que el dolor que siente no lo deja dormir: "Cada entrenamiento, cada vez que me meto en la cama para dormir (…) Casi todas las noches, alrededor de las 3 o 4 de la madrugada como si fuera un reloj, me despierto debido a las molestias en el pie".

"¡Es una lucha diaria!", detalló el ex futbolista de Independiente de Medellín, que tuvo una carrera ascendente, pasando por el Jaguares de México y el Porto de Portugal, equipo en el que se destacó como goleador con 143 partidos y 94 goles repartidos en tres temporadas.

Pese a asegurar que el dolor dura unos minutos hasta que después se le pasa, siempre está presente: "Entrenarme tampoco es fácil, no puedo hacerlo dos o tres días seguidos. Me gustaría trabajar con normalidad todos los días pero los médicos y el fisioterapeuta me dijeron que eso era imposible. Sigo un programa específico".

Tras su paso por "El Dragón", Jackson Martinez estuvo bajo las órdenes de Diego Simeone en el Atlético de Madrid por sólo un año hasta que en 2016 viajó a China, para incorporarse al Guangzhou Evergrande. Tras un año parado, en 2018 fichó por el Portimonense en el que acumula 11 partidos y cuatro goles.

Con la trabajada victoria ante el Benfica por la fecha 15 de la primera división portuguesa, los de António Folha se ubican en la séptima posición con 23 puntos, a 13 unidades del Porto, líder del torneo.

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: