Julio Urías superó al Toro Valenzuela e impuso un nuevo récord en postemporada de la MLB

Luego de su formidable actuación como lanzador de relevo durante cuatro entradas, el Culichi impuso una nueva marca de ponches durante postemporada en las Grandes Ligas

Con sus cinco ponches, llegó a 49 e impuso una nueva marca (Foto: Neville E. Guard/REUTERS)
Con sus cinco ponches, llegó a 49 e impuso una nueva marca (Foto: Neville E. Guard/REUTERS)

Luego del descabellado plan que implementó Dave Roberts, los Dodgers de Los Ángeles lograron superar a los Gigantes de San Francisco y clasificaron a la final de la Serie Divisional de la Liga Nacional. Julio Urías fue uno de los jugadores más destacados, pues a pesar de haber sido el segundo pitcher relevista de la noche, logró mantenerse durante cuatro entradas y acercar a su equipo a la victoria. Gracias a su buena actuación, superó una marca impuesta por Fernando Valenzuela en la postemporada.

Aunque, en los últimos instantes del cuarto juego contra San Francisco, la afición se enteró de que el Culichi sería el encargado de abrir el encuentro definitivo, Dave Roberts notificó un cambio de última hora y designó al relevista Corey Knebel como el iniciador de la faena. Así, el estadounidense se mantuvo una entrada completa, después ingresó Brusdar Graterol y en el tercer inning fue el turno de Urías.

Desde el bullpen, el originario de Culiacán Sinaloa salió corriendo y se posó en la lomita con gran seguridad. Sobre sus hombros descansó la esperanza de la ciudad de Los Ángeles por aspirar al título divisional y no defraudó. Con certeros lances, dejó fuera a cinco bateadores rivales por la vía del ponche. La cifra aumentó a 49 la cantidad de chocolates recetados durante la postemporada y superó a Fernando Valenzuela.

Julio Urías logró llevar a los Dodgers a la final de la Liga Nacional (Foto: John G. Mabanglo/EFE)
Julio Urías logró llevar a los Dodgers a la final de la Liga Nacional (Foto: John G. Mabanglo/EFE)

Durante su estadía en las Grandes Ligas, el Toro de Etchohuaquila logró imponer la marca más alta de ponches conseguidos por un pitcher nacido en México durante los playoffs. A lo largo de varios años, la cantidad de 44 abanicados se mantuvo, hasta que llegó Julio Urías e impulsó a su equipo a su segunda final divisional consecutiva. Ahora, la cifra a romper es de 49, aunque podría aumentar conforme se desarrolle la postemporada 2021.

Los bateadores rivales que ayudaron a lograr el nuevo récord fueron Kris Bryant, los tres que enfrentó en el quinto rollo, así como Buster Posey, quienes no lograron ante su poderío en el montículo. En sus cuatro innings solamente permitió tres hits, entre los que se encontró el jonrón de Darin Ruf, y no otorgó ningún pasaporte.

Cabe mencionar que no es la primera marca del Toro que es batida por Urías. En Octubre de 2020, durante la postemporada en que los Dodgers consiguieron ganar la Serie Mundial por primera vez desde 1988, el Culichi llegó a siete victorias de por vida en playoffs. Gracias a ello, superó por un par a las cinco que consiguió el sonorense durante su paso por la Major League Baseball (MLB).

Fernando Valenzuela mantiene el récord de encuentros ganados por temporada regular junto con Esteban Loaiza (Foto: Captura de pantalla)
Fernando Valenzuela mantiene el récord de encuentros ganados por temporada regular junto con Esteban Loaiza (Foto: Captura de pantalla)

Épico triunfo de Dodgers en el juego definitivo

La decisión de que Knebel abriera el encuentro fue tomada desde días antes del juego cinco. La estrategia de simular un cambio de última hora fue efectiva. A pesar de la poca experiencia del lanzador estadounidense en partidos de dicho calado, logró mantener en ceros el primer rollo. Tanto él como Graterol le pelearon de frente al talentoso Logan Webb, quien se mantuvo hasta el séptimo rollo.

Paradójicamente, las primeras dos carreras del encuentro fueron permitidas por los lanzadores estelares. Un par de cuadrangulares mancharon el récord de Urías y Webb, aunque no permitieron más que eso. Con el empate a uno y Urías fuera, Roberts se jugó su última carta y llamó a sus mejores relevistas desde el bullpen. Blake Treinen, Kenely Jansen y Max Scherzer cumplieron con su labor y se fueron en cero.

En un partido así de cerrado, los errores son los que marcan la diferencia. El nerviosismo se apoderó de Camilo Doval, el segundo relevo de los Gigantes. Con hombres en primera y segunda, permitió un imparable de Cody Bellinger por el jardín central que impulsó a Justin Turner hasta el home. Esa jugada, en combinación con un swing arrepentido de LaMonte Wade, impulsaron a los Dodgers a la antesala del Clásico de Otoño.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR