Por qué la pareja mexicana de nado artístico eligió Maniac y no una canción mexicana para su rutina en Tokio 2020

Nuria Diosdado y Joana Jiménez clasificaron a la gran final de la disciplina en los Juegos Olímpicos gracias a la coreografía montada sobre una canción del estadounidense Michael Sembello

Nuria Diosdado y Joana Jiménez eligieron la canción de Maniac en lugar de una pieza mexicana para la rutina técnica (Foto: Marko Djurica/REUTERS)
Nuria Diosdado y Joana Jiménez eligieron la canción de Maniac en lugar de una pieza mexicana para la rutina técnica (Foto: Marko Djurica/REUTERS)

Luego de haber finalizado la prueba de la rutina libre en la posición número 13, Nuria Diosdado y Joana Jiménez apostaron todo por su clasificación a la gran final de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en la prueba técnica. Para lograrlo, contrario a la elección de otras atletas que se inclinan hacia coreografías musicalizadas por piezas tradicionales de su país, eligieron la canción “Maniac”, del músico estadounidense Michael Sembello y no una canción mexicana.

La elección de dicha rutina les valió la clasificación, pues al término de la competencia, realizada el martes 3 de agosto, se posicionaron un lugar más arriba que el día anterior y se convirtieron en la última pareja invitada al evento estelar. Por medio de su cuenta de Instagram, Diosdado, la capitana del equipo, explicó el proceso que las llevó a elegir dicho acto como su carta más fuerte.

Según explicó, tanto ella como su pareja tienen en común un gusto exacerbado por la década de los 80. De hecho, la primera vez que se escuchó la canción de Sembello fue en 1983, con la publicación de su álbum debut Bossa Nova Hotel. Incluso, el tema fue elegido para musicalizar la cinta cinematográfica de Flashdance el mismo año y nominado a la edición 56 de los Óscar como Mejor Canción Original.

La rutina les otorgó 173.1523 puntos para situarse en el lugar 12 de la competencia (Foto: Stefan Wermuth/REUTERS)
La rutina les otorgó 173.1523 puntos para situarse en el lugar 12 de la competencia (Foto: Stefan Wermuth/REUTERS)

Cuatro meses antes de la competencia en Tokio, las competidoras contemplaron realizar su acto con una pieza de música mexicana. Sin embargo, aunque no precisaron cuál fue la pieza sacrificada, ésta no terminó de convencerlas para su ejecución. Por el contrario, la elección del nuevo tema les brindó la oportunidad de presentar una rutina rápida, enérgica y competitiva, misma que tuvieron lista después de tres días de ensayo.

En junio de 2021, durante la Serie Mundial de Nado en Barcelona, organizada por la Federación Internacional de Natación (FINA), las representantes de México ejecutaron por primera vez la coreografía. En ese momento superaron una de las pruebas más importantes y lograron convencer a los jueces que las posicionaron en la quinta posición de la rutina técnica, así como en el cuarto peldaño de la libre, ambas en la final de la competencia.

La decisión de cambiar la pieza musical fue tomada en conjunto con sus entrenadores. De igual manera, luego de haber calificado a la gran final de Tokio 2020, aseguró que “nuestro mayor aprendizaje es tomar riesgos. No tengas miedo, si no lo haces así nunca sabrás qué habría pasado. Sigue tu intuición y confía en tu equipo. Fue una decisión que tomamos las cuatro y estoy agradecida de que lo hayamos hecho así”.

Las mexicanas  buscan subirse al podio y obtener la tercera medalla para su país en Tokio 2020 (Foto: Kai Försterling/EFE)
Las mexicanas buscan subirse al podio y obtener la tercera medalla para su país en Tokio 2020 (Foto: Kai Försterling/EFE)

En palabras de Diosdado, al equipo mexicano de natación artística se le ha dificultado obtener buenas calificaciones en la ejecución de la rutina técnica. No obstante, en la semifinal de Tokio fue la excepción y las catapultó a la lucha por el podio, donde también participarán las representantes de Bielorrusa, España, Países Bajos, Francia, Austria, Canadá, China, Italia, Ucrania, Japón y el Comité Olímpico Ruso (ROC).

En otra de sus publicaciones, la capitana afirmó que “no sabíamos qué pasaría y la oportunidad se abrió. Decidimos no dejarla pasar… Esto me hace recordar las palabras de una entrenadora que en algún momento me dijo ‘el tren pasa una vez. O te subes o lo dejas ir’ Esta vez México se subió”.

Así, Nuria Diosdado y Joana Jiménez tienen en sus manos la oportunidad de sumar una medalla más al historial de la delegación mexicana en Tokio 2020. Más allá de la posición que obtengan en la final, a lo largo de la competencia demostraron la capacidad suficiente para ser consideradas entre las mejores exponentes del mundo en su disciplina.

SEGUIR LEYENDO: