Seis anécdotas mínimas que retratan el costado más solidario de Diego Maradona

Más allá de ser uno de los grandes deportistas de la historia, al Diez también se lo recuerda por actitudes que le cambiaron la vida a decenas de personas en todo el mundo

Maradona, el hombre que además de ser un enorme futbolista le cambió la vida a decenas de personas (EFE)
Maradona, el hombre que además de ser un enorme futbolista le cambió la vida a decenas de personas (EFE)

“Si yo fuera Maradona, viviría como él”, canta Manu Chao en una de las letras más bonitas de las tantas que se han creado sobre Diego. Y tal vez el mejor ejemplo para vivir como él sea el costado más solidario y humano del Diez. Gestos que realizó sin tener la intención de ser un boom mediático o que salga en las tapas de los diarios. En silencio, Maradona siempre estuvo ahí cada vez que alguien con necesidades se lo pidió sin poner ningún tipo de condiciones y arriesgando sus propios privilegios.

Estas seis anécdotas son simplemente una pequeña porción de todo lo que colaboró a lo largo de sus 60 años pero que sirven para reflejar ese perfil del ex futbolista, tal vez el más bonito fuera de la cancha.


EL GESTO CON UN NIÑO EN RUSIA

El gesto de Diego Maradona con un niño ruso

En los últimos días, fue Gastón Recondo el que revivió una vieja anécdota que protagonizó junto a Maradona en la definición por la Copa Davis 2006 entre Argentina y Rusia que se jugó en Moscú. La final, que se jugó en el estadio Olimpiski de la capital rusa, tuvo de un lado a Marat Safín y Nicolay Davydenko, mientras que la raqueta argentina más destacada fue David Nalbandian.

En una serie que se sentenció en el quinto punto de la mano de Safin, los locales celebraron la obtención de la Ensaladera de Plata, pero Diego tuvo una actitud con un niño a las afueras del recinto. Con temperaturas bajo cero, Maradona ayudó a un pequeño que estaba vendiendo en la calle.

“En Moscú, final de Copa Davis 2006, salimos del estadio en un micro todo un contingente y estaba Diego ahí. Y paramos en la entrada de la Plaza Roja. Había un chiquito afuera, hacía frío, era diciembre, 10 grados bajo cero. De seis años, ruso y en Moscú... Bajamos todos y Diego se quedó arriba porque el micro iba al hotel y no iba a bajar porque no iba a hacer ni dos metros. El nene nos ofrecía, no sé qué vendía… Alguno le compraba, otro seguía de largo. El nene dejó de mirar a los que bajábamos y se quedó así: ‘Maradona’. ¡Seis años! Ruso, 2006. Quiso subir, no lo dejó uno de seguridad y Diego dijo: ‘No, que suba’. El nene lo abrazaba, y le preguntó ‘¿qué tenés ahí? Bueno, dame todo’ Agarró plata, y le dijo ‘andá a tu casa’”, contó Recondo en Polémica en el Bar de América TV.


LA AYUDA ECONÓMICA A TARANTINI

Cuando Maradona le pagó el colegio a los hijos de Tarantini

La muerte de Diego Maradona generó que la mayoría de los jugadores que compartieron con él su carrera, salieran a hablar y contar cómo fue compartir una cancha o un encuentro en la vida privada con el astro del fútbol mundial.

Así fue el caso de Alberto Tarantini. El Conejo, campeón del mundo con la Selección en el Mundial 1978, contó el gesto que tuvo Pelusa con él cuando atravesaba un mal momento económico. ¿Qué hizo el Diez? Le pagó el colegio a los hijos del recordado ex jugador que vistió la camiseta de River.

En un momento determinado tuve un problema económico. No tenía plata, no podía pagar el colegio de los chicos y vino él, con Claudio, y me dieron la plata para poder pagarlo. Es enorme el respeto y el cariño y el amor que yo sentía por él”, expresó Tarantini en diálogo con TyC Sports.


UN HOGAR PARA PEDRITO EN TRES ARROYOS

El dia que Maradona jugó un amistoso para ayudar a un centro de discapacitados

Más allá de haber sido uno de los mejores futbolistas que jugó este deporte, el mundo del fútbol recordará por siempre a la versión asistencial de Maradona. Diego era capaz de ir a jugar a lugares poco conocidos para tenderle una mano a alguien que lo necesitaba. Y así sucedió con Pedro Brendell, un hombre con Síndrome de Down que, gracias al histórico número 10 de la selección argentina, consiguió un hogar donde vivir por el resto de sus días.

El 27 de febrero de 1992, en Tres Arroyos, Maradona se prendió a un partido a beneficio de “Caminemos Juntos”, un centro de ayuda a niños discapacitados. Formó un equipo junto a los amigos que había hecho en Balneario Marisol, el lugar que eligió para recluirse tras el doping en Italia, y hasta convirtió un gol. Con más de siete mil personas, el Diez ayudó a conseguir la recaudación que sirvió para que la entidad compre la casa donde vivió su amigo Pedro.

“Lo que despertamos en la gente es muy importante, la sensibilidad. Poder sensibilizarlos a todos, que vayan al estadio y ayuden a esta gente… Porque realmente lo hacen de corazón, acá no hay intereses, como lo tiene muchas veces gente que te usa. Acá hay gente que trabaja para los chicos que no pueden caminar, hay gente que trabaja para los discapacitados, que muchas veces creemos que son diferentes a nosotros, pero no es verdad. Con la ayuda nuestra nosotros los podemos hacer igual que nosotros…”, dijo un Maradona emocionado hasta las lágrimas en la cena que se hizo después del encuentro.


MARADONA EMBARRADO PARA SALVAR LA VIDA DE UN NIÑO

Maradona jugó en una cancha embarrada para recaudar fondos para la operación de un chico

Tal vez es una de las imágenes más icónicas de Maradona con la camiseta del Napoli. Y no fue en el San Paolo. Tampoco fue una de esas mágicas conquistas frente a la Juventus o el Milan, sus rivales del Norte. Antes de ser campeón del mundo con Argentina, en 1985, Diego se dirigió a Acerra, una ciudad cercana a Nápoles para jugar un partido benéfico.

¿Cómo fue la historia? Pietro Puzone, compañero de Diego en Napoli, conoció la historia de un hombre de su localidad que tenía a un hijo gravemente enfermo. Frente a dicho escenario, el futbolista le solicitó al por entonces presidente del club Corrado Ferlaino armar un partido benéfico con la presencia de Maradona para recaudar fondos, pero el mandamás se lo negó ya que hacía meses había abonado cerca de 8 millones de dólares para incorporar al Diez en su plantel.

A pesar de la negativa de Ferlaino, Maradona viajó hasta la ciudad y se enfrentó con su equipo al Acerrano, el conjunto de la localidad. En pleno invierno, y el día después de jugar ante Lazio por la Serie A, el astro argentino lideró a su equipo a un triunfo contundente por 4-0. Pero más allá de la victoria, lo que más quedó de la historia fue que Diego jugó un partido en una cancha embarrada de la misma forma que si hubiera sido un cotejo oficial por el Calcio italiano. Fue enérgico, incentivó a sus compañeros y, según cuenta la leyenda, hasta anotó un gol similar al que lograría en el estadio Azteca de México frente a Inglaterra un año más tarde.

A pesar de que el encuentro a beneficio contó con la presencia de Diego, el padre del niño que debía ser operado no consiguió todo el dinero necesario. ¿Qué hizo Maradona? Puso el resto de su bolsillo.


EL DÍA QUE LE CUMPLIÓ EL SUEÑO A UN NIÑO EN DUBAI

Maradona jugando al fútbol con un fanático discapacitado

Ali Turganbekov es un niño kazajo que tuvo la oportunidad de cumplir el sueño de jugar con Maradona. El joven, que nació sin sus extremidades inferiores debido a que padece el síndrome de tetraamelia, una rara enfermedad que causa malformaciones múltiples, conoció a Diego en 2018.

En aquella época, Pelusa trabajaba al frente del Fujairah FC de los Emiratos Árabes Unidos. Ali entró al césped del estadio durante un entrenamiento, se vistió de arquero y atajó algunos disparos del ex capitán de la selección argentina. Luego, ambos formaron una dupla ofensiva y patearon contra un amigo del joven asiático.

“Hoy estuve jugando un rato con mi amigo Alí, que vino a visitarme al entrenamiento del Fujairah. Gracias por tu ejemplo de superación”, escribió entonces Diego en su cuenta de Instagram, donde compartió imágenes y videos del encuentro con un amante de la pelota que luego también llegó a conocer a Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.


EL DÍA QUE LE SALVÓ A PEDRO MONZÓN

Pedro Monzón y el día que Maradona lo salvó del suicidio

Pedro Damián Monzón fue un histórico defensor de Independiente que fue parte del plantel argentino que logró el subcampeonato del mundo en Italia 90. Es más, el recio marcador central anotó el único tanto del equipo de Carlos Salvador Bilardo en el duelo ante Rumania por la fase inicial del Mundial y luego vio la roja por una patada en la final ante Alemania.

Hace ya varios años, Monzón confesó que atravesó por una etapa oscura en su vida. Eso lo llevó, en varias ocasiones, a pensar en quitarse la vida. Pero hubo una oportunidad en la que, con un arma en la mano, llamó a Maradona a la espera de que el histórico número 10 de la selección lo ayude. ¿Qué sucedió? Diego apareció para salvarlo.

“En un momento difícil, en el cual yo pensaba en quitarme la vida, con un arma en la mano pensé ´lo voy a llamar a Diego, si no viene, me quito la vida´. A la hora estaba dándome un abrazo, pero nunca me animé a decir la promesa que hice porque sino me hubiese agarrado a las piñas. Yo sabía que él siempre sintió mucho cariño por mí”, dijo el ex jugador en diálogo con TyC Sports el día que se conoció que Maradona había muerto.

“Le dije ´Diego, necesito verte´. Me preguntó cómo andaba, le dije que más o menos y se dio cuenta enseguida que algo me pasaba”, agregó Monzón, que al mismo tiempo confirmó que él no despidió a Maradona, porque para él siempre estará presente.

“A Maradona lo amo con toda mi alma, lo conocí mucho y sé la calidad de persona que era y que nadie pudo discutir lo que fue como futbolista. Muchos compañeros tuvimos la suerte de conocerlo como persona y no solo disfrutar lo que hacía en el fútbol”, concluyó el Moncho.


MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Pumpido contó el particular tributo a Maradona que se le ocurrió en el velatorio: “Me hubiese gustado meterle la copa adentro del cajón”

Ariel Ortega recordó el profundo lazo que tuvo con Maradona: “Cuando yo no estuve bien él me llamó, por eso lo amo tanto”