Flamengo quiere volver a alcanzar la gloria en la Copa Libertadores como lo hizo en la década del '80. (AFP)
Flamengo quiere volver a alcanzar la gloria en la Copa Libertadores como lo hizo en la década del '80. (AFP)

El 13 de diciembre de 1981, Flamengo tocó la cima del mundo cuando se quedó con la Copa Intercontinental al vencer de manera inapelable en Japón al entonces campeón de Europa, el Liverpool, por 3-0 con todos los goles convertidos en el primer tiempo y en todos, con la participación de Zico, la máxima figura de la historia del club.

Flamengo venía de ser campeón de la Copa Libertadores por primera vez tras ganarle el partido decisivo al Cobreloa de Chile y no le dio tregua al Liverpool. El primer gol llegó por un pase milimétrico de Zico a Nunes, el segundo resultó de un rebote en el arquero tras un tiro libre de Zico que empujó a la red Adilio, y en el tercero, otro pase magistral de Zico terminó con un gran remate cruzado de Nunes.

Nadie imaginaba en aquel momento, que esos dos títulos ganados por el club rubro-negro de Río de Janeiro, el de la mayor cantidad de hinchas en todo el mundo (se calcula que cerca de 40 millones de “torcedores”), serían irrepetibles hasta ahora, cuando otra vez tiene la chance de regresar a esos tiempos de gloria al enfrentar en Lima a River Plate en la final de la Copa Libertadores. Si la gana, tal como en 1981, el Liverpool, ahora dirigido por Jürgen Klopp, esperará en el Mundial de Clubes de diciembre en Qatar.

El Flamengo es llamado también “el más querido” de los clubes porque en 1927, el diario carioca Jornal do Brasil organizó un concurso para determinar cuál era la entidad más grande de Sudamérica. Esa votación consistía en enviar etiquetas de una marca de agua embotellada con los colores del club elegido, y así fue que los rojinegros se quedaron con la Copa Salutaris, de un metro y medio de tamaño.

Para ese concurso, uno de los mayores adversarios del Flamengo, el Vasco da Gama, había invertido mucho dinero con los comerciantes porque tenía mucha influencia sobre ellos, pero según distintos relatos, algunos dirigentes del Flamengo se hicieron pasar por gente de su rival y torcieron la votación, cuyo resultado fue festejado como si fuera un segundo carnaval, aunque también allí nació el concepto de “Hinchada Arco Iris”, el de la unión de todos los colores contra el “Mengao”.

El Flamengo no nació rojinegro sino azul y oro y como Club de Regatas Flamengo, fundado el 17 de noviembre de 1895, aunque los propios fundadores decidieron que el aniversario se celebrara los días 15 por ser festivo en Brasil. Comenzó siendo un club de remo porque sus socios se reunían en el Café Lamas, en el barrio de Flamengo, al que recalaban con frecuencia los marinos holandeses.

Flamengo es conocido como el club más popular del mundo (REUTERS)
Flamengo es conocido como el club más popular del mundo (REUTERS)

Los hinchas del Flamengo sostienen, orgullosos, que es uno de los únicos cuatro equipos brasileños que nunca descendió de categoría junto al Cruzeiro, Santos y San Pablo, siendo el único carioca que ha jugado siempre en la Primera División. Fue cinco veces tricampeón estadual, es uno de los tres equipos que estuvieron presentes en todos los Brasileiraos, (los torneos nacionales por excelencia) y conserva el récord de partidos invicto en su país: 52 en 1979.

Pero Flamengo comenzó a construir su leyenda futbolera en los años ’40 (muy cerca de que Brasil fuera sede del Mundial de 1950), cuando Flavio Costa construyó un gran equipo con una descomunal figura como Zizinho y otros como Jaime, el goleador Pirilo y Jair da Rosa Pinto.

Sus mayores éxitos internacionales son la Copa Libertadores e intercontinental de 1981, la Copa de Oro Nicolás Leoz en 1996 y Copa Mercosur 1999. Fue cinco veces campeón de Brasil, tres veces de la Copa de Brasil y una vez de la Copa de Campeones en 2001, en tanto que consiguió 35 veces el título carioca, en 1956 conquistó la Copa de Campeones Río-San Pablo y en 1961, un torneo Río-San Pablo. Tiene 15 presencias en la Copa Libertadores y seis en la Sudamericana.

Según el IBOPE (Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística), Flamengo es el club con más hinchas (torcedores) de Brasil, América y el mundo, con 40 millones. Además de las regatas y el fútbol, el Flamengo se fue haciendo un club completo que llegó a ser campeón mundial de basquetbol en 2014, siendo el primer club sudamericano en ser campeón mundial de los dos deportes. Se conoce a la torcida como “nación rubro-negra”.

Según Datafolha, Flamengo tiene el 20% de los hinchas de Brasil y Corinthians, el 14%. Su gran popularidad comenzó cuando desde un club ligado originalmente al remo, decidió abrir las puertas a negros, indios y pobres cuando el Fluminense siempre fue elitista. Tanto es así que a principios del siglo XX, el mulato Carlos Alberto usaba polvo de arroz en la cara para poder vestir esa camiseta y como burla, los hinchas de Flamengo tiraban a la cancha polvo de carbón, de color negro.

Flamengo juega de local en el estadio Mario Filho, más conocido como Maracaná, donde en 1956 logró su más amplio marcador, un 12-2 al Sao Cristovao. Ahora tiene una capacidad para 92.000 personas tras las reformas que se hicieron para los Panamericanos de 2007. El partido de local con más hinchas en la historia fue la final carioca ante el Fluminense en 1963 con 194.603 espectadores. La afición del Flamengo fue declarada patrimonio cultural de la ciudad de Río de Janeiro, y es tal su complejidad por lo masivo que ahora hay varios grupos de ultras como “Torcida Joven”, “Charanga Rubro-Negra”, “Urubuzada”, “Flamanguaca” y “Raza Rubro-Negra.”.

Si bien en el mundo se conoce más el clásico carioca “Fla-Flu”, el verdadero derby de la ciudad es contra el Vasco, por rivalidad desde 1920 aunque con el Fluminense todo comenzó en 1911. Flamengo todavía no tenía futbol pero un grupo de socios del “Flu”, disconformes, se fueron al Flamengo y el 7 de julio de1912, en el estadio Laranjeiras se jugó el primer Flu-Fla y ganó Flu 3-2 ante unas 800 personas. Desde 1980, Flamengo desarrolló también una gran rivalidad con el Atlético Mineiro por enfrentarse muchas veces en encuentros decisivos de Brasileiraos y Copas Libertadores.

La primera mascota que se conoce del Flamengo fue Popeye, personaje creado en 1920 por el dibujante estadounidense Erlzie Crisler Segar, pero tomado por el club como imagen desde los años ’40 cuando en 1942, los periódicos deportivos locales asociaban los clubes a los cómics de ese tiempo. Así como Botafogo tuvo al Pato Donald, Fluminense, a una figura elegante con un sombrero de copa y Vasco Da Gama, a un almirante gordo y con bigotes.

Pero en los años ’70, Popeye fue reemplazado por un ave, el Urubú, una especie de buitre local de color negro. El 1 de junio de 1969, el Flamengo enfrentaba al Botafogo, al que llevaba cuatro años sin vencer, por el torneo carioca, cuando los estudiantes Luiz Octavio Vaz (19 años), Romilson Meirelles (20), Víctor Ellery (18) y Erick Soledade (19) decidieron soltar en la cancha a un Urubú con el objetivo de devolver la cargada de los rivales acerca de que todos los hinchas del Flamengo eran negros y efectivamente, al soltarlo, la hinchada comenzó a gritar “Urubú, Urubú”, y terminó quedando establecido como apodo. Ese día, Flamengo consiguió terminar con la mala racha ante Botafogo.

 Zico, el
Zico, el "Pelé Blanco", ganador de la Copa Libertadores y la Intercontinental en 1981, es el máximo ídolo del Flamengo.

Tras aquel gran equipo de 1981, comandado por Zico (apodado “El Pelé Blanco”), pero con otros grandes ejecutantes como Junior, Nunes, Adilio, Andrade o Rondinelli, dirigidos por Paulo César Carpeggiani, algunos (como Zico, al Udinese) emigraron al fútbol europeo, algo que no era frecuente entre los brasileños, y para 1987 (cuando ya había pasado Ubaldo Fillol como arquero) varios regresaron para formar parte de otro equipo campeón, aunque alrededor de ese título se generó una enorme controversia que llega hasta el presente.

Lo que sucedió ese año es que la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) entró en una crisis económica tal que el Flamengo, junto con otros 12 clubes de élite local, decidieron gestionar su propio torneo llamado Copa Unión. De este modo, la CBF determinó que al final se llevara a cabo un cuadrangular entre los dos primeros de la Copa Unión (Flamengo e Inter de Porto Alegre) y los dos primeros del torneo Gomes Pedrosa, jugado por el resto de los equipos, pero el llamado “Club de los Trece” no aceptó que sus equipos participaran y entonces algunos le otorgan el título a los rojinegros y otros lo niegan.

El máximo goleador de la historia del Flamengo es Zico, con 476, mientras que Romario ocupa el quinto lugar, con 186, Leónidas, “El Diamante Negro”, mejor jugador del Mundial de Francia 1938, es séptimo con 153 y octavo se encuentra Bebeto, campeón mundial en 1994, con 151.

Si Zico es el máximo símbolo entre los jugadores del Flamengo, el club tiene otro que se transformó en un histórico del cuerpo médico, el doctor José Luis Runco, que se retiró en 2015 a los 60 años, siendo reemplazado por su hijo Guillherme. No había jugador brasileño en Europa que no quisiera operarse o tratarse de sus lesiones con Runco, al punto de entrar en colisión con los médicos de los equipos poderosos del Viejo Continente.

Por Flamengo pasaron jugadores como Dida (257 goles entre 1954 y 1963, y fue quien consiguió atraer a Zico hacia el club), Junior, el que tiene más partidos oficiales con esta camiseta (865), Zizinho, máximo ídolo del club hasta la aparición de Zico e ídolo de los años ’40, Carlinhos, gran figura de los 60 y como DT después sacó muchos jugadores de las inferiores, el serbio Dejan Petkovic, clave en el título carioca de 2001 ante Vasco da Gama y el de 2009, Evaristo de Macedo, tricampeón estadual entre 1953 y 1955 y campeón de la Copa Carioca 1965 pero especialmente por sus pasos exitosos por el Real Madrid y el Barcelona, Leónidas da Silva, que ganó la Copa Carioca de 1939, Romario, aunque sólo ganó la Copa Mercosur en 1999 pero marcó 204 goles, Adilio (integrante del equipo de 1981 y considerado uno de los mejores de su generación), Adriano, “El Emperador”, a principios de siglo XXI, uno de los mejores delanteros surgidos de la cantera, Leandro, lateral de los años Ochenta, Rondinelli, campeón estadual en 1978 ante Vasco y luego campeón en 1981, Pirillo, jugador de los años Cuarenta y máximo goleador de los torneos cariocas y cuarto del club con 204, Nunes, gran figura de los años Ochenta y del equipo campeón de 1981, Domingos Da Guía (1936-43) que llegó desde Boca y fue campeón en 1939, 1942 y 1943, Andrade, uno de los más ganadores de la historia y campeón en 1981 y fue DT en el título local de 2009, Bebeto (campeón en 1987 en el Brasileirao), Paulo César Carpegiani (gran defensor, muy técnico, y DT del equipo campeón en 1981), Savio (junto con Romario y Edmundo integró “la mejor delantera del mundo” en los 90), o Ronaldinho cuando en 2011 volvió de Europa a Brasil, con 28 goles en 72 partidos en dos temporadas y ganó la Copa Río.

El Flamengo tuvo un entrenador argentino, Armando Renganeschi (entre agosto de 1965 y julio de 1967) y 31 jugadores albicelestes. Los primeros fueron Agustín Cossio (1937 a 1938), Arcadio López (1937 a 1938), Agustín Valido (1937 y 1943 a 1944), y Artemio Luis Villa (1937 a 1938), el campeón mundial con la selección italiana Raimundo Orsi jugó en el Flamengo entre 1939 y 1940, el ex arquero Rogelio Domínguez, entre 1968 y 1969, el ex delantero Narciso Horacio Doval, entre 1969 y 1971, y luego desde 1972 a 1975, Ubaldo Fillol entre 1984 y 1985, Claudio Borghi en 1989, Alejandro Mancuso (1996 a 1997), Maxi Biancucchi, el primo de Lionel Messi (2007 a 2009), Federico Mancuello (entre 2016 y 2017) y en los últimos años, Alejandro Donatti (2016 a 2017) y Darío Conca (2017).

El actual presidente es Rodolfo Landim Machado (61 años), ingeniero civil por la Universidad Federal de Rio y con estudios en Negocios en Harvard, que hizo carrera en Petrobrás hasta llegar a ser presidente de la empresa entre 2003 y 2006, y luego presidente ejecutivo de la MMX del multimillonario empresario Eike Batista, y llegó al poder del club con varios miembros del grupo, como Luiz Eduardo Baptista, Gustavo Oliveira y Wallim Vasconcelos. En el anterior ciclo, con la presidencia de Bandeira, el Flamengo había ganado sólo un Torneo Carioca en 2017, y en el plano internacional, lo último que ganó fue la Copa Mercosur en 1999 (en 2017 perdió ante Independiente la final de la Copa Sudamericana), por lo que este nuevo dirigente se comprometió a obtener títulos. Actualmente es socio gerente de Ouro Preto Oleo e Gas SA.

Landim Machado llega en un momento justo al Flamengo, cuando ya se produjo el proceso de maduración del club como institución deportiva, al haber estado entre los tres primeros del Brasileirao en tres de los últimos cuatro años (tercero en 2016, subcampeón en 2018, prácticamente campeón en 2019) y si en 2017 no estuvo en el podio, fue porque se dedicó a la disputa de la Copa Sudamericana perdida ante Independiente en la final, cuando el entrenador era el colombiano Reinaldo Rueda, ahora en la selección chilena.

El renacimiento del Flamengo comenzó en 2013, cuando el club comenzó a hacer frente a sus deudas, que llegaron a trepar a los 800 millones de reales, y fue el momento en el que ingresó al poder un grupo empresarial que aprovechó el cambio en el contrato de derechos de televisión con Globo, sumándose al Corinthians a un nuevo modelo de negocio, y eso, con la enorme cantidad de hinchas y socios, lo fue potenciando.

Flamengo comenzó su resurección en 2013 y ahora tiene un equipo de nivel europeo. (AFP)
Flamengo comenzó su resurección en 2013 y ahora tiene un equipo de nivel europeo. (AFP)

El club se concentró en reducir su deuda entre 2013 y 2015, por lo que desde 2016 se fue fortaleciendo en el aspecto deportivo, ya con capacidad para invertir en refuerzos de categoría como Diego Ribas, los peruanos Paolo Guerrero y Miguel Trauco, el arquero Diego Alves, el volante Everton Ribeiro, el colombiano Gustavo Cuellar y el argentino Federico Mancuello.

Cada año que pasaba, desde 2016, el Flamengo sumaba mayor capacidad para invertir en estrellas y mientras eso ocurría, ya desde 2010 fue construyendo de a poco el centro de entrenamiento George Helal, conocido popularmente como “Ninho do Urubú”, hasta llegar ahora a tener el nivel de los más importantes centros europeos. Y es en el contexto de este club fuerte, con gran estructura y calificados profesionales en todas las áreas, y con una deuda reducida ahora a 300 millones de reales es que llegó como entrenador el portugués Jorge Jesus para darle el toque final al juego con futbolistas que en su mayoría ya jugaron en el fútbol europeo y casi todos tienen alguna experiencia en el exterior.

Sin embargo, a principios de este año, el Flamengo no pudo evitar la tragedia, acaso la peor de sus 123 años de historia cuando el 8 de febrero se incendió la residencia de muchos jóvenes de las divisiones inferiores con 10 muertos (entre ellos cuatro jugadores) y tres heridos.

Si el club se viene destacando en el área profesional por los títulos y su juego cada vez más agradable (fue campeón carioca en el primer semestre, está a punto de ganar el Brasileirao y se encuentra en la final de la Copa Libertadores), otro ciclo virtuoso es el de sus divisiones inferiores. Recibió 100 millones de euros (equivalentes al presupuesto del área en 23 años) por la venta de grandes valores futuros como Vinicius Junior (transferido al Real Madrid por 45 millones de euros a los 18 años y con 14 goles en apenas 69 partidos), Lucas Paquetá, Felipe Vizeu y Jorge. A todos ellos se les puede unir en cualquier momento la nueva estrella emergente, Lincoln, quien acaba de participar en el Sudamericano sub-20 de Chile.

El himno del club, compuesto por el ex arquero y músico Paulo Magalhaes, dice “Flamengo, Flamengo, tu gloria es luchar/Flamengo, Flamengo, campeón de tierra y mar”, inspirado en los títulos cariocas de 1915 de fútbol y remo al mismo tiempo en RJ. Más adelante, fue la primera entidad de Sudamérica en conseguir ser campeona del mundo en fútbol y en basquetbol.

El Flamengo viene haciendo todo lo posible para recuperar aquellos días de gloria de 1981.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: