Los reflejos de Memo Ochoa y el acierto de Raúl Jiménez -a pesar de que erró un penal-, fueron piezas clave para que México venciera a Costa Rica en los cuartos de final de la Copa Oro.

Consolidándose cada vez más como uno de los grandes arqueros que ha tenido el futbol mexicano, Ochoa fue vital para el triunfo de la selección gracias a un par de buenas atajadas durante el encuentro y con la parada del penal decisivo que definió el encuentro.

Las genialidades de Paco Memo se han vuelo una costumbre en la última etapa y por ello es considerado como una de las mayores figuras del cuadro azteca.

Pese a fallar en la tanda decisiva, el único gol de los mexicanos en el partido fue obra de Raúl Jiménez, el delantero que el mismo Tata Martino consideró como el más importante del futbol mexicano actualmente.

Raúl cuenta con 19 goles con el Tri, debutó como profesional en el 2011 y acumula hasta la fecha 373 partidos en los que ha marcado 107 anotaciones entre clubes (América, Atlético, Benfica y Wolverhampton) y la selección mexicana.

Ambos futbolistas se han caracterizado por su ambición y buen rendimiento en sus respectivos equipos europeos: Ochoa en el Standard Lieja de la Pro League de Bélgica y Jiménez en el Wolverhampton Wanderers de la Premier League.

Los penales 

(AP)
(AP)

El equipo azteca no pudo imponerse durante los 90 minutos de juego ni en los tiempos extras, por lo que tuvo que jugar su suerte en la tanda de penales. No hubo para más, y el comienzo fue de la peor manera: Raúl Jiménez falló desde los once pasos ante un imponente Moreira, quien adivinó el cobro del 9 mexicano. Borges engañó a Ochoa y puso en ventaja a los ticos.

Montes dio tranquilidad a los pupilos de Martino, pero Elías Aguilar de inmediato devolvió la venta a Costa Rica y dejó nuevamente en vilo a los aztecas. Alvarado anotó y Randall Leal falló su cobro para devolverle la fe a la afición verde.

Tocó turno a Jesús Gallardo, quien mostró sus nervios de acero y dio por primera vez ventaja al cuadro mexicano en la tanda desde los 11 pasos. La presión estaba sobre los hombros de Duarte, quien no titubeó y cobró con fuerza para empatar la pizarra y enviar a muerte súbita. Héctor Moreno tiró con seguridad y puso en ventaja otra vez a la selección mexicana, pero Francisco Calvo igualó.

Fuller falló ante la figura imponente de Ochoa, quien dio el boleto a semifinales a México, que ahora enfrentará a Haití por el pase a la gran final de la Copa Oro de la Concacaf el próximo 2 de julio en Phoenix, Arizona.