No fue una de las actuaciones más descollantes de Tom Brady, quien se convirtió en el jugador con más anillos de la historia. Tuvo una primera mitad muy intermitente pese a contar con buena protección de su equipo a la hora de pasar el balón. Estuvo certero pero no lastimó. Hasta que en el último cuarto, el mariscal de campo de los New England Patriots definió el destino del Super Bowl LIII.

Iban más de 45 minutos en el Mercedes-Benz Stadium y Los Angeles Rams habían empatado el encuentro (3-3). Allí fue que Tom Brady lanzó un pase fantástico que conectó con Rob Gronkowski, juntos dibujaron la jugada que cambió por completo el partidos.

La atrapada de Rob Gronkowski en el gran pase de Tom Brady dio el partido a los Patriots (REUTERS)
La atrapada de Rob Gronkowski en el gran pase de Tom Brady dio el partido a los Patriots (REUTERS)

Ese lanzamiento de Brady dejó a los 'Pats' a un paso del primer touchdown del cotejo. Tras esa gran conexión del legendario quarterback con 'Gronk', fue Sony Michel quien anotó el touchdown que puso a los Patriots arriba en el marcador nuevamente. Y finalmente se llevaron la victoria por 13-3 para festejar su sexto campeonato.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: