Parecía un partido accesible. El Manchester United tenía que ganar para concretar su clasificación a los octavos de final de la Champions League ante el rival más débil de su grupo.

Ni el más pesimista de los reds se imaginó que el Young Boys de Suiza iba a ser una piedra en el zapato del equipo británico. El marcador en blanco durante los 90 minutos generó una angustia permanente que se transformó en un desahogo cuando Fellaini quebró la resistencia defensiva de la visita y concretó el definitivo 1 a 0 en Old Trafford.

La muestra de lo que se vivió en el Teatro de los Sueños fue la reacción que tuvo Mourinho cuando vio al belga marcar el único tanto del partido. El portugués descargó su euforia contra unas botellas de plástico que usan los protagonistas para refrescarse. Una escena que se volvió viral de forma inmediata.

Como la Juventus derrotó al Valencia, el equipo español tendrá un destino en la Europa League, porque a pesar del sabor amargo que se llevó de Turín, los ibéricos se vieron beneficiados con la conquista británica en Old Trafford. Naturalmente, la última fecha simplemente servirá para resolver qué equipo se quedará con la cima del grupo.

La secuencia de Mou:

(REUTERS)
(REUTERS)
(REUTERS)
(REUTERS)
(REUTERS)
(REUTERS)
(REUTERS)
(REUTERS)
(REUTERS)
(REUTERS)
(REUTERS)
(REUTERS)
(REUTERS)
(REUTERS)

Más sobre este tema