La campaña que realizó Diego Maradona desde que llegó a Dorados de Sinaloa son propias del pedido del monumento del DT. Sin ilusiones concretas hacia el futuro, el Diez reconstruyó al equipo mexicano con un séptimo puesto que le permitió acceder a la Liguilla.

Tras eliminar a Los Mineros en los cuartos de final y superar a Los Bravos de Juárez en el primer encuentro de la semifinal (2 a 0), los dirigidos por Pelusa se entusiasman con la conquista del título Apertura, pero la consagración no garantizará un destino en Primera.

Como la temporada se divide entre el Apertura y el Clausura, los mejores de cada torneo se dirimirán una plaza en la máxima categoría del fútbol azteca en una final. Ello indica que los Dorados podrán coronarse campeones, pero como el Clausura finaliza en el semestre siguiente, sus oportunidades de lograr el ascenso quedarían reducidas.

Para evitar aquel partido frente al mejor del Clausura, los de Maradona debería adjudicarse el próximo certamen para sellar el bicampeonato y evitar la injusta final. De todos modos, la notable campaña desarrollada en Sinaloa le permite al ex entrenador de la Selección analizar la propuesta que le realizó Xolos de Tijuana, un equipo que milita en la 15ta posición de la Liga MX con 16 puntos en la misma cantidad de partidos disputados, y recientemente vivió los mandatos de Diego Cocca y Eduardo Coudet.

El partido de vuelta de la semifinal ante FC Juárez será el próximo sábado, desde las 22, en el Estadio Olímpico Benito Juárez. Por el otro lado del cuadro se medirán Atlético San Luis y Atlante. El campeón deberá esperar para ascender.

Más sobre este tema