Un escalofriante episodio se produjo en la ciudad de Connecticut en la que se llevó a cabo el combate por el  título de peso ligero de Bellator, compañía que compite con la UFC. En el Mohegan Sun Arena de los Estados Unidos se produjo uno de los nocauts más violentos del año, el cual dejó en vilo a todos los que estuvieron presentes en el recinto.

El luchador canadiense Mandel Nallo fue el protagonista de un impactante rodillazo que se estampó en la mandíbula de su rival Carrington Banks, quien cayó desvanecido sobre la lona y no pudo volver a levantarse.

El preciso contraataque ocurrió en el segundo asalto de una de las peleas principales del evento Bellator 207. A un minuto del inicio del round el estadounidense intentó golpear con un jab a su oponente, bajando su defensa.

El oriundo de Vancouver respondió con un contraataque letal. Un rodillazo al rostro bastó para sentenciar el combate. El juez Bryan Miner también lo entendió así y detuvo la pelea de inmediato. En las repeticiones se pudo ver el momento en el que Banks bajó la guardia y como repercutió el golpe en su rostro.

"No vives tu vida cotidiana escuchando ese sonido y haciéndole ese tipo de cosas a la gente", aseguró Nallo, con respecto al sonido del golpe de su rodilla contra la mandíbula de su oponente y agregó: "Entonces, cuando sucede, es como: '¡Cielos, oh hombre, es una locura!'".

Con el triunfo, Mandel Nallo alcanzó su séptima victoria consecutiva en el mundo de la MMA y la segunda dentro de la empresa. El triunfo anterior también fue por un estrepitoso nocaut a solo 16 segundos del inicio del duelo, aquella vez fue frente a Alec Williams en el Bellator 189. Carrington Banks, en tanto, acumuló su segunda victoria en nueve presentaciones.

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA