Chandler Self ganó la Maratón de Dallas 2017 gracias a un esfuerzo sobrehumano sobre el final de la carrera y a la ayuda de Ariana Luterman, otra competidora que estaba haciendo un relevo y no participaba de la prueba principal

Cuando quedaban metros para la meta, la psiquiatra de Nueva York que lideraba la carrera perdió el control de sus piernas y cayó al suelo casi sin fuerzas. Una estudiante de 17 años decidió ayudarla, la levantó y la acompañó hasta el final. Entre caídas y tropiezos, ambas cruzaron la meta y Self quien rompió la cinta para consagrarse como la ganadora.

"No sé muy bien qué pasó. Mis piernas se volvieron gelatinosas en la milla 24 (kilómetro 39 aproximadamente) y luego en la milla 25.5 se pusieron peor tanto que cada paso que daba se me doblaban", explicó la corredora: "Creo que comencé como a delirar en el final, no sabía qué estaba pasando", agregó.

"Lo único que pensé al verla era en levantarla, así que la levanté. Creo que al principio ella estaba confundida", contó Luterman. "Caminábamos un poco y colapsaba, cada un par de pasos era como volver a empezar y quedaban 20 metros para el final", agregó.

La polémica llegó luego del final, ya que las competidoras tienen prohibido ser ayudadas durante la competencia. "La ayudaron, entiendo. Alguien podría haberse quejado por eso. Pero sé que si estuviera en sus zapatos, si me cayera a pasos de la llegada, a mi no me gustaría que alguien se quejara de mi", señaló Caitlin Keen, quien terminó segunda en el podio.

Self completó el recorrido en 2 horas 53 minutos y 57 segundos, 3 minutos más que su inmediata perseguidora.  Los organizadores entendieron que la diferencia era suficiente como para considerar que sin ayuda, la neoyorquina hubiese llegado primera a la meta y por eso decidieron proclamarla como ganadora.

LEA MÁS: