“El primero que tiene curado el uribismo soy yo”: Álvaro Uribe siembra dudas sobre el futuro de su movimiento

Aunque algunos integrantes del Centro Democrático niegan que esté sucediendo, el expresidente de Colombia se desmarcó de la ideología creada en su figura

El expresidente Álvaro Uribe dio declaraciones a los medios de comunicación en la sede del partido del Centro Democrático, luego de haber tenido reunión con el Presidente Electo Gustavo Petro. (Colprensa-Sergio Acero)
El expresidente Álvaro Uribe dio declaraciones a los medios de comunicación en la sede del partido del Centro Democrático, luego de haber tenido reunión con el Presidente Electo Gustavo Petro. (Colprensa-Sergio Acero)

A propósito de la reunión que el expresidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez tuvo este miércoles 29 de junio con el mandatario electo, Gustavo Petro, el político antioqueño confesó que él fue la primera persona que se curó del uribismo, pero que está entusiasmado por seguir trabajando por el bienestar del país.

Luego del encuentro, Uribe atendió una rueda de prensa desde la sede de su partido, el Centro Democrático, ubicada en el centro de la ciudad. Uno de los periodistas que hizo presencia en el lugar le mencionó una experiencia que había tenido durante una entrevista antes de la segunda vuelta presidencial con el líder del Pacto Histórico, quien se posesionará el próximo 7 de agosto.

Daniel Muñoz, corresponsal de la cadena Telemundo, le comentó al exmandatario que Gustavo Petro le había respondido en cámara “tienes preguntas uribistas; te doy un consejo: lee y se te cura el uribismo”. Acto seguido, le preguntó a Uribe su opinión sobre ese comentario. El exmandatario guardó silencio por unos segundos y causó risa entre los presentes por la expresión que tomó su rostro ante la pregunta.

De todas maneras, Uribe respondió: “en pocos días cumplo 70 años. El primero que tiene curado el uribismo soy yo. Lo que no se me curará es el amor por esta patria. Prudencia, joven. Vamos a construir”.

Esta curiosa respuesta se sumó a otra, referente a la sensación de desamparo que los votantes del uribismo podrían sentir ante la ausencia de una oposición implacable contra las propuestas del petrismo en el Congreso, dado que algunos sectores otrora uribistas —el Partido de La U y Cambio Radical, por ejemplo— eligieran ser independientes o integrantes de la bancada de Gobierno.

Uribe Vélez espera que su partido, durante el gobierno de Petro, apoye iniciativas relacionadas con la lucha contra la pobreza y la inequidad “con el buen cuidado de no afectar al sector privado”. También dijo que el Centro Democrático apoyará temas en los que se pueda llegar a consensos. A eso lo calificó como oposición razonable.

“Aquí, lo que haya que manifestar en nombre de la oposición, como pensamiento positivo y por la responsabilidad que tengo en este partido, hacerlo de manera argumental, respetuosa, para cuidar lo más importante hoy, que es el canal de diálogo directamente con el presidente, el canal que van a tener mis compañeros en el Congreso con los congresistas, y también con los ministros”, dijo Uribe sobre el rol de su partido en la era Petro.

¿El fin del uribismo?

Ahora que el expresidente dijo que se ha curado del uribismo, podría estar dándole la razón a varios sectores de la política nacional que han augurado el final de esta corriente política, que nació con el propio Uribe en 2002 y reconfiguró las lógicas del poder en Colombia.

Por ejemplo, Francisco Santos —quien fuera el vicepresidente durante los ocho años de presidencia de Uribe— le dijo a la periodista María Jimena Duzán que se está acercando la era del fin del uribismo, por cuenta de la asociación entre el petrismo y el antiuribismo:

“Sin duda. Creo que este es el fin de esa época del uribismo. No de sus ideas, no de lo que él representa. Pero la izquierda de Gustavo Petro ha crecido cabalgando sobre el espectro del antiuribismo, que arrancó a comienzos del gobierno de Álvaro Uribe, hasta el punto de que ya tienen hasta jueces, como el señor Iván Velásquez, montados. Y ni hablar de las ONG de derechos humanos”, añadió.

Otro que también cantó el final del uribismo fue Juan José Lafaurie Cabal, hijo de la senadora uribista María Fernanda Cabal y el empresario ganadero José Félix Lafaurie. Su comentario levantó polémicas dentro del partido de Uribe y hasta dentro de su propia casa.

“Es la hora de la derecha, una nueva derecha, que imprescindiblemente tiene que ser sin Uribe”, trinó el estudiante de Derecho de la Pontificia Universidad Javeriana, que trabaja en el bufete de Jaime Lombana, tras las elecciones de segunda vuelta.

No obstante, algunos uribistas todavía están en negación ante el fin de la vigencia del uribismo en el país. Cuando fue cuestionado sobre el tema en un video que se hizo viral tras la segunda vuelta, el exsenador Ernesto Macías le respondió “¡Vaya acábesela de fumar y listo!”, sugiriendo que la pregunta surgía desde un trance de marihuana.

Por su parte, la senadora uribista Paloma Valencia tampoco cree en el fin del uribismo. Así lo dejó ver en su respuesta a Lafaurie Cabal.

“Sin el Presidente Uribe ni tu mamá sería senadora, ni Colombia sería república. No entiendo como te unes a la izquierda radical cuyo único propósito ha sido, como el tuyo, dejarlo de lado. Uribe es y sigue siendo el muro de contención contra el comunismo. #UribistaComoSiempre”, dijo la caucana.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR