Ingrid Betancourt: cómo afectó la líder del partido Verde Oxígeno las elecciones presidenciales de 2022

Una de sus principales debilidades fue su ausencia de la vida pública del país durante 13 años. Vivir en el exterior dio la imagen de desconocimiento y desconexión con la realidad colombiana, lo cual condujo a la renuncia a su candidatura

La excandidata presidencial colombiana Íngrid Betancourt, en una fotografía de archivo. EFE/Carlos Ortega
La excandidata presidencial colombiana Íngrid Betancourt, en una fotografía de archivo. EFE/Carlos Ortega

Con un escaso 0,5 % de intención de voto en las encuestas por las elecciones presidenciales, Ingrid Betancourt no logró conectar sus propuestas con el electorado del país. Los continuos altercados y roces con los miembros de la Coalición Centro Esperanza antes de lanzarse a la carrera por la presidencia en solitario, la mostraron como una candidata conflictiva y con pocas propuestas que enriquecieran el debate político.

Una de sus principales debilidades fue su ausencia de la vida pública del país durante 13 años. Vivir en el exterior dio la imagen de desconocimiento y desconexión con la realidad colombiana, lo cual condujo a la renuncia a su candidatura y adhesión a la campaña de Rodolfo Hernández, el aspirante con mayor crecimiento en las encuestas las últimas semanas.

Mediante un comunicado conjunto de las dos campañas se hizo especial énfasis en que:

“La decisión se fundamenta en la convicción de que es más lo que une a los dos candidatos que lo que los separa, en el entendido de ofrecerles a las colombianas y colombianos una opción presidencial que los congregue en torno a una misma filosofía respecto al manejo ético de lo público, y en la lucha sin cuartel a la politiquería y a la corrupción que de ella se deriva”.

Si bien existen grandes diferencias, tanto de Betancourt como de Hernández, los une la lucha frontal contra la corrupción, que ha sido la columna vertebral de sus propuestas. A partir de este punto se centra el vínculo que ha permitido la unión de las dos campañas. Rodolfo Hernández ha centrado su campaña sobre el postulado que la “mayoría de los funcionarios del gobierno son corruptos”.

El aporte de Ingrid Betancourt a Rodolfo Hernández

Es claro que esta adhesión no hará un aporte significativo en el número de votantes a la campaña de Hernández. Sin embargo, se puede entender en dos sentidos: el primero, un golpe mediático que le da visibilidad a Rodolfo Hernández en el campo internacional, debido a los fuertes lazos de Ingrid Betancourt con las élites de Francia, hecho que le puede permitir, relativamente, dejar atrás la imagen de candidato proveniente de la provincia; toda su vida pública la desarrolló en Bucaramanga, donde es ampliamente conocido, aunque continúa siendo desconocido en gran parte del país.

En segundo lugar fue un mensaje claro para Fajardo, que coqueteaba con la posibilidad de lograr una unión del centro en una eventual segunda vuelta, para llegar unidos y más fuertes a la competencia por las aspiraciones presidenciales. “Esta es la única decisión que vale la pena tomar en estos momentos, no pueden haber consideraciones de otro tipo, ni económicas, ni jurídicas, sólo lo que le conviene a Colombia, deponiendo nuestros intereses personales, sin ambición personal, sin egos, por Colombia, uniéndonos, esta es la campaña en donde podemos unirnos”, enfatizó la excandidata Betancourt.

De igual forma, la llegada de Betancourt también trae al coronel (r) José Luis Esparza, quien fue su fórmula a la vicepresidencia y participó en la Operación Jaque: goza de alto reconocimiento entre los miembros activos y retirados de las fuerzas militares. Esto puede facilitar un puente entre el candidato Hernández y los miembros retirados de las Fuerzas Militares, con quienes previamente tuvo altercados debido a declaraciones refiriéndose a los valores de sus pensiones.

La recta final de la carrera por la presidencia mostró la intención de capturar la intención de voto de los sectores respecto a la escogencia de un candidato o los votos de quienes aún sienten temor por la propuestas de Gustavo Petro y Federico Gutiérrez. Habrá que esperar cómo se reacomodan las fichas para una posible segunda vuelta.

*Gabriel Clavijo es politólogo (Universidad Javeriana) y Magister (Estudios políticos e internacionales, Universidad del rosario). Es, también, Docente (Universidad Militar, Politécnico Grancolombiano) y analista político e internacional y consultor en políticas públicas.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR