Luis Fernando Arias, consejero mayor de la Organización Nacional Indígena, con complicaciones de salud por covid-19

Tras superar el virus, su cuerpo quedó con serias secuelas que hoy lo tienen en una UCI bajo requerimientos de un tratamiento especial. Solicitan su traslado inmediato y urgente.

Luis Fernando Arias, consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), necesita atención especial por el delicado estado de salud que le dejó a su cuerpo su padecimiento de coronavirus.
Luis Fernando Arias, consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), necesita atención especial por el delicado estado de salud que le dejó a su cuerpo su padecimiento de coronavirus.

Luis Fernando Arias, consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), se encuentra en delicado estado de salud por las consecuencias que le dejó a su cuerpo su padecimiento de coronavirus. Sus pulmones son los órganos que más están afectados y, bajo la necesidad de un tratamiento especial, sus colegas piden ayuda urgente para trasladarlo de la Unidad de Cuidados Intensivos en la que se encuentra, a un espacio adecuado para buscar salvar su vida.

Jaime Luis Arias Ramírez, cabildo gobernador Kankuamo, alertó sobre los riesgos que corre el bienestar del consejero, y solicitó ayuda del Gobierno Nacional, “hacemos un llamado, como gobernador y autoridades del pueblo kankuamo para que, el Gobierno nacional y la EPS salud total garanticen el traslado inmediato y la atención especializada a una clínica de Barranquilla a nuestro Consejero Mayor Luis Fernando Arias”.

Arias, nativo kankuamo de la Sierra Nevada de Santa Marta, y que se encuentra hospitalizado en el Instituto Cardiovascular del Cesar, en Valledupar, ya había advertido, en meses anteriores, que la población indígena era una de las más propensas a contagios masivos de covid-19 y, ahora él, es víctima de aquello que advirtió frente a la opinión pública.

En un diálogo entre Luis Fernando Arias y The Associated Press, en junio de 2020, se había calificado la situación de los pueblos indígenas de Colombia, frente al coronavirus, como ‘alarmante’.

“Ya hemos registrado hasta este momento más de 1.000 casos confirmados en 40 pueblos, se han recuperado cerca de 450 indígenas y han fallecido 38”, resaltó Arias que, además agregó, para ilustrar la gravedad del asunto, que en Colombia hay aproximadamente 1,9 millones de indígenas distribuidos en 115 pueblos.

“Este coronavirus no perdona nada, ni razas, ni estratos sociales; arrasa con todo. En este momento 360.000 familias indígenas están en grave riesgo de ser contaminadas sobre todo en el Amazonas, que es un territorio muy vulnerable para nosotros”, recalcó insistentemente.

Luis Fernando, que hoy lucha por su vida en una Unidad de Cuidados Intensivos, había denunciado que la administración del país, a manos del presidente Iván Duque, no estaba cumpliendo con lo prometido a los pueblos indígenas.

Para esa fecha, junio de 2020, los 50.000 kits de higiene y bioseguridad que aseguraron que les iban a enviar no llegaron, además, denunció Arias, era una cantidad insuficiente para suplir sus necesidades de los pueblos indígenas que necesitaban con urgencia elementos como tapabocas y sustancias desinfectantes como alcohol, gel y jabón.

La denuncia del consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) fue refutada por el Ministro de Salud, Fernando Ruiz, que señaló, en ese entonces, que ya habían hecho entrega de elementos de ese tipo, además de un suministro masivo de equipamiento médico para los hospitales de cada región.

Arias, en su entrevista para The Associated Press, explicó que los indígenas que más se estaban viendo afectados en el país eran los originarios de Chocó, y del Amazonas, además de los que ocupaban Nariño, Atlántico y Bogotá, particularmente, hizo énfasis en los indígenas que llegaron a la capital del país y que estuvieron, hasta octubre, en las afueras del parque Tercer Milenio.

“En Bogotá hay un grupo de unos 1.500 indígenas Emberas que están a la deriva y en alto riesgo de contagio y ahora tienen otros problemas: han sido desalojados de sus viviendas y están a la intemperie, sin alimentos y hay 450 niños, mujeres embarazadas e indígenas de la tercera edad”, dijo Arias en su momento de aquellas comunidades que, tras un acuerdo con el distrito, se fueron del parque.

Para solicitar el traslado de Arias, múltiples personalidades de la política colombiana se han unido, a través de mensajes en sus redes sociales, al llamado que busca salvar la vida del funcionario.




ÚLTIMAS NOTICIAS

MAS NOTICIAS