Viruela del mono: por qué la OMS no declara una emergencia de salud pública

En dos meses los casos subieron a 3.500 en 50 países. Infectólogos en el mundo cuestionan la actuación de la Organización Mundial de la Salud por no tomar la medida. Los motivos

Una imagen de microscopio electrónico (ME) muestra partículas maduras del virus de la viruela del mono (REUTERS/CDC/Cynthia S. Goldsmith, Russell Regnery)
Una imagen de microscopio electrónico (ME) muestra partículas maduras del virus de la viruela del mono (REUTERS/CDC/Cynthia S. Goldsmith, Russell Regnery)

El comienzo del nuevo brote de la viruela del mono cumplirá 2 meses la próxima semana, desde que el 6 de mayo se detectaron los primeros casos en Reino Unido. El mundo ya contabiliza más de 3.500 casos en más de 50 países y ya se han detectado varias ramas genéticas del virus.

A pesar de todo esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha catalogado hasta ahora esta situación como una emergencia de salud pública de interés internacional, cosa que llama la atención, más después de la experiencia equivocada que ha tenido al demorar en la declaración de pandemia para COVID-19 hace más de dos años.

Los funcionarios de la OMS han comunicado esta semana que la propagación mundial de la viruela del mono aún no amerita declarar el brote como una emergencia de salud pública de interés internacional (PHEIC, por sus siglas en inglés). La decisión, anunciada el 25 de junio, se tomó después de dos días de deliberación tras un comité de emergencia interno de la entidad sanitaria mundial.

La propagación de la enfermedad viral ha causado alarma ya que muchos de los países afectados no habían visto una transmisión sostenida de la viruela del mono hasta este año. Aunque la OMS decidió no declarar la viruela del mono como PHEIC, el nivel más alto de alerta que la organización puede hacer, “reconoció que la convocatoria del comité en sí refleja una preocupación creciente por la propagación internacional de la viruela del mono”, explicó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La oleada actual de casos de viruela del mono en unos 50 países, por fuera de las zonas endémicas, sugiere que la transmisión del virus pasó bajo los radares por algún tiempo, según la Organización Mundial de la Salud
La oleada actual de casos de viruela del mono en unos 50 países, por fuera de las zonas endémicas, sugiere que la transmisión del virus pasó bajo los radares por algún tiempo, según la Organización Mundial de la Salud

El Comité reconoció unánimemente que el brote constituye una emergencia y que controlarlo requerirá una respuesta “intensa”. Los expertos aconsejan que se siga de cerca la situación y se revise después de unas semanas, una vez que se disponga de más información sobre las incógnitas actuales, para determinar si se han producido cambios significativos que puedan justificar reconsiderar la decisión. La organización revisaría la decisión si el brote creciera en alcance o gravedad global.

“El Comité de Emergencia compartió su gran preocupación por la escala y la velocidad del brote actual, señaló muchas incógnitas y lagunas en los datos actuales y preparó un informe consensuado que refleja las diferentes opiniones del comité. Me aconsejaron que en este momento el evento no constituye una emergencia de salud pública de preocupación internacional, que es el nivel más alto de alerta que la OMS puede emitir, pero reconocieron que la convocatoria del propio comité refleja la creciente preocupación por la propagación internacional de la viruela del mono”, dijo el doctor Tedros.

Tedros añadió que la OMS sigue “muy de cerca” la evaluación de la enfermedad. “Lo que hace que el brote actual sea especialmente preocupante es la rápida y continua propagación a nuevos países y regiones, y el riesgo de una nueva transmisión sostenida en poblaciones vulnerables, como las personas inmunodeprimidas, las mujeres embarazadas y los niños”, explicó.

La viruela del mono se descubrió en 1958 y en 1970 se comprobó el primer contagio humano (CDC)
La viruela del mono se descubrió en 1958 y en 1970 se comprobó el primer contagio humano (CDC)

¿Qué constituye una PHEIC?

Negarse a clasificar el brote como PHEIC sorprendió a algunos expertos en salud mundial que dijeron que la OMS parecía concluir en su informe final que la viruela del mono había cumplido los tres criterios necesarios. Un brote se considera PHEIC cuando es extraordinario, con un riesgo significativo de propagación internacional y podría requerir una respuesta coordinada para controlarlo.

Parece que se cumplieron los criterios para una PHEIC, pero aún no se ha declarado. Hay algo más en juego, simplemente no sabemos qué es eso”, afirmó la doctora Clare Wenham, profesora asociada de política de salud global en la London School of Economics. La decisión de etiquetar una amenaza para la salud como PHEIC la toma en última instancia un comité independiente de expertos que asesora a la OMS. Pero Paul Hunter, profesor de medicina en la Universidad de East Anglia, dijo que el informe de la organización dejaba algunas pistas sobre por qué pudo haber decidido no aumentar el nivel de amenaza.

Puede deberse a que la OMS concluyó que las tasas de transmisión están disminuyendo en países no endémicos, que declarar un PHEIC podría causar estigmatización y violaciones de los derechos humanos en los grupos afectados, o que la comprensión del riesgo de salud pública de la viruela símica sigue siendo demasiado incompleta, dijo Hunter. Alexandra Phelan, abogada de salud global de la Universidad de Georgetown, dijo que la decisión de no clasificar la viruela del simio como PHEIC planteó la cuestión de si la alternativa habría sido una admisión incómoda de que el nivel percibido de amenaza de un brote dependía en gran medida de la riqueza de las naciones afectadas. Este virus ha estado circulando en varios países africanos durante décadas, pero solo ha recibido preocupación internacional y cobertura de los medios después de que se extendió a Europa y varios países del mundo este año. “Es injusto y poco ético determinar que un evento solo es extraordinario si ahora está ocurriendo en países de altos ingresos”, dijo Phelan a Science.

Algunos brotes se han relacionado con eventos individuales de “superpropagación” que pueden haber alimentado un aumento inicial de casos (REUTERS/Dado Ruvic)
Algunos brotes se han relacionado con eventos individuales de “superpropagación” que pueden haber alimentado un aumento inicial de casos (REUTERS/Dado Ruvic)

La propagación sostenida de la viruela del simio en muchos países que anteriormente solo habían visto casos aislados del virus, a menudo vinculados a viajes desde África o al tráfico de animales, ha desconcertado a epidemiólogos y virólogos. En el Reino Unido, que representa alrededor de un tercio de los casos en el brote mundial actual, el 99% de los casos se han notificado en hombres y, en su mayoría, en redes de hombres que tienen sexo con hombres. Algunos brotes se han relacionado con eventos individuales de “superpropagación” que pueden haber alimentado un aumento inicial de casos.

Un estudio dirigido por investigadores en Portugal y publicado en Nature Medicine encontró que el virus ha adquirido más mutaciones de las esperadas. Una mutación del virus es una teoría de por qué se está propagando en nuevos países cuando previamente se había esfumado. Actualmente, Alemania está experimentando el crecimiento más sostenido en las tasas de transmisión del virus de la viruela del simio en Europa, y el país ahora informa casi 50 nuevas infecciones por día. En Inglaterra, donde se han detectado la mayoría de los casos de viruela del simio del Reino Unido, se informaron 1.035 casos hasta el 26 de junio, 162 más que dos días antes. Una declaración PHEIC obliga a los países miembros de la OMS a seguir sus recomendaciones de salud. La poliomielitis y el COVID-19 son considerados actualmente por la OMS como PHEIC.

Los gobiernos no necesitan esperar una declaración oficial para comenzar a actuar de manera coordinada y mesurada. Cuando se hayan identificado casos, serán cruciales las respuestas rápidas de salud pública, como una mejor vigilancia de la enfermedad, el rastreo de contactos y el autoaislamiento. Pero como el virus continúa propagándose, todos los países deben intensificar, integrar sus preparativos y ayudar a aquellos con capacidad limitada”, dijo Gordon Dougan, director de enfermedades infecciosas de Wellcome.

La propagación sostenida de la viruela del simio en muchos países que anteriormente solo habían visto casos aislados del virus
La propagación sostenida de la viruela del simio en muchos países que anteriormente solo habían visto casos aislados del virus

“Sospecho que durante las próximas dos semanas veremos que la epidemia general fuera de África seguirá creciendo y posiblemente se acelerará y se declarará una PHEIC en algún momento de las próximas semanas”, agregó Hunter.

Mientras tanto, países de la Unión Europea con las tasas más altas de contagios comenzaron a recibir esta semana sus primeras dosis de una vacuna contra la viruela. España, que tiene el siguiente número más alto de casos registrados a nivel mundial después del Reino Unido, recibirá 5300 dosis de la vacuna Imvanex de Bavarian Nordic el 28 de junio, seguida de Bélgica, Alemania y Portugal.

También se han tomado medidas en EE.UU. La Casa Blanca anunció el 28 de junio que comenzará a enviar decenas de miles de dosis de vacunas a clínicas de todo el país en un esfuerzo por controlar el brote. Hasta el 29 de noviembre, ha habido 306 casos y ninguna muerte registrada en los EEUU.

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR