Reinfección de COVID-19 y Ómicron: cómo dar batalla a la pelea que plantea la variante más contagiosa

La nueva variante trajo aumento de infecciones y reinfecciones. Expertos consultados por Infobae sostienen que las vacunas siguen siendo la herramienta más eficaz para transitar la enfermedad. Qué cuidados hay que llevar a cabo según los CDC de Estados Unidos

Según han visto los expertos, el virus logra evadir con mayor eficacia la inmunidad que otorga haber padecido COVID-19 anteriormente
(Getty Images)
Según han visto los expertos, el virus logra evadir con mayor eficacia la inmunidad que otorga haber padecido COVID-19 anteriormente (Getty Images)

Lautaro De Vedia es infectólogo y se reinfectó de COVID-19. “Lo estamos viendo en muchas personas, puedo dar fe porque soy uno ellos”, cuenta a Infobae el ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología. La variante del SARS-CoV-2 Ómicron, detectada en Sudáfrica en noviembre pasado, avanza como una tormenta perfecta y es capaz de multiplicarse 70 veces más rápido en las células de las vías respiratorias respecto de sus predecesoras.

El caso de De Vedia es uno más entre tantos de esta variante que, con su llegada, ha hecho que el riesgo de contagio no solo se vuelve mayor, sino que aumente la posibilidad de reinfección. Según han visto los expertos, logra evadir con mayor eficacia la inmunidad que otorga haber padecido COVID-19 anteriormente.

Al mismo tiempo, se ha detectado una gran eficacia de las vacunas para continuar evitando las hospitalizaciones y las muertes, pero aún está en estudio cómo aplicarlas para contener los contagios.

Por ese motivo, contagiarse es posible aún con el esquema de vacunación completo. Para correr menos riesgos de infección o reinfección, tanto para protegerse personalmente como para evitar contagiar a familiares y amigos que pueden ser especialmente vulnerables al COVID-19. Las personas que den positivo 90 días o más después de una infección anterior se considerarán reinfectadas.

 Las personas que den positivo 90 días o más después de una infección anterior se considerarán reinfectadas
(Getty Images)
Las personas que den positivo 90 días o más después de una infección anterior se considerarán reinfectadas (Getty Images)

Una reinfección por el virus que causa el COVID-19 significa que una persona se infectó, se recuperó y luego volvió a infectarse. Después de recuperarse del COVID-19, la mayoría de las personas tienen algo de protección para no volver a infectarse. Sin embargo, las reinfecciones por COVID-19 ocurren. Seguimos aprendiendo acerca de estas reinfecciones. Los estudios en curso acerca del COVID-19 nos están ayudando a entender”, dijo el organismo de salud estadounidense.

“En general son cuadros más leves, en parte porque Ómicron genera cuadros más leves, y en parte porque ya venimos todos con una carga de inmunidad todos, tanto por las vacunas como por haber padecido la enfermedad. Así que se está viendo muchos casos de reinfección”, dice De Vedia.

Y agrega: “Vemos muchos pacientes que tuvieron una primera infección por ahí con más sintomatología, en esta cursan con menos intensidad. Por supuesto esto es muy relativo y cada situación hay que verla en particular. Puede haber gente que tenga cuadros más graves desde ya”.

Consultado por Infobae, el infectólogo Ricardo Teijeiro, sostuvo en la misma línea: “Estamos viendo con bastante frecuencia estos episodios. Algunos son reinfecciones y otras son agudizaciones dentro del mismo proceso en gente que está evolucionando bien y que a los 20 días reagudiza el cuadro clínico. Hay otros que hicieron una infección con Delta y luego se re infectan con Ómicron”.

Tanto Teijeiro como De Vedia, indican que las medidas para no reinfectarse -”Además de las vacunas”, hacen ambos hincapié- siguen siendo las medidas de protección. “El barbijo, la distancia social, estar al aire libre”, enumera Teijeiro. “Seguir cuidándose siempre con las medidas que hacemos hincapié”, agrega De Vedia, quien salió hace una semana de su “segundo COVID”. “Tuve un cuadro muy leve, solo un poco decaído ahora. 3 dosis de vacunas más un COVID previo. Tengo una buena inmunidad”, cuenta.

Casi dos tercios de las personas que dieron positivo al COVID-19 en enero en Inglaterra afirmaron que ya habían sido infectadas con el coronavirus
 (Getty Images)
Casi dos tercios de las personas que dieron positivo al COVID-19 en enero en Inglaterra afirmaron que ya habían sido infectadas con el coronavirus (Getty Images)

Una tormenta perfecta llamada Ómicron

Según se supo ayer, casi dos tercios de las personas que dieron positivo al COVID-19 en enero en Inglaterra afirmaron que ya habían sido infectadas con el coronavirus. La información se desprende de un estudio del Imperial College de Londres publicado el miércoles pasado.

En el marco del programa REACT, un gran estudio que mide la evolución de la transmisión del virus en la población británica, se enviaron 100.000 pruebas de PCR entre el 5 y el 20 de enero de 2022 a los hogares de voluntarios en Inglaterra.

De las 3.582 personas que dieron positivo, casi dos tercios (64,6%) aseguraron que ya habían hecho anteriormente.

Según Paul Elliott, profesor de epidemiología y medicina de salud pública del Imperial College de Londres y director del programa REACT, estos casos no pueden llamarse técnicamente reinfecciones porque una persona puede dar positivo dos veces por la misma infección. “No sabemos cuándo lo tuvieron, pudo ser en mayo de 2020 o la semana pasada”, precisó.

La agencia británica de seguridad sanitaria UKHSA anunció que a partir de finales de enero empezará a incluir datos sobre posibles reinfecciones en sus estadísticas sobre el covid-19.

En España, se descubrió que las reinfecciones de los últimos quince días eran más que las que ocurrieron desde el inicio de la pandemia en 2020.

Un estudio del Instituto Carlos III (ISCIII) de España evaluó la situación epidemiológica. Según los últimos datos publicados, en 15 días se registraron 20.890 reinfecciones. (Getty Images)
Un estudio del Instituto Carlos III (ISCIII) de España evaluó la situación epidemiológica. Según los últimos datos publicados, en 15 días se registraron 20.890 reinfecciones. (Getty Images)

Un estudio del Instituto Carlos III (ISCIII) de España evaluó la situación epidemiológica. Según los últimos datos publicados, en 15 días se registraron 20.890 reinfecciones. La cifra significa un aumento si se compara con el registro desde el inicio de la pandemia hasta el 22 diciembre de 2021: 17.140. Es decir, hasta la fecha, el total de reinfecciones asciende a 38.030.

Ante el aumento de los casos, el doctor Alfredo Corell, inmunólogo y divulgador de la Sociedad Española de Inmunología, aclaró que “en su inmensa mayoría están siendo casos leves. Pero al ser tantos, no es descartable que haya alguno grave, aunque me inclino a pensar que estos siempre se van a dar entre la población no vacunada, que mayoritariamente está justo en la franja de 20 a 40 años, alrededor de tres millones de personas son las que no se han inmunizado, por uno u otro motivo”.

Si bien muchos casos son leves y asintomáticos, el problema fue que muchas personas fueron a pedir el testeo para saber si tenían el coronavirus y colapsó el sistema de atención en España. Una situación similar se ha dado en Estados Unidos y en países de América del Sur como Argentina, donde se dispuso días atrás que las personas no necesitan hacerse un test para tener el alta.

Los CDC de Estados Unidos, elaboraron una serie de recomendaciones. En primer lugar, vacunarse contra el COVID-19 tan pronto como uno es convocado
 REUTERS/Ronen Zvulun
Los CDC de Estados Unidos, elaboraron una serie de recomendaciones. En primer lugar, vacunarse contra el COVID-19 tan pronto como uno es convocado REUTERS/Ronen Zvulun

La recomendación de los CDC

Los CDC de Estados Unidos, elaboraron una serie de recomendaciones. En primer lugar, vacunarse contra el COVID-19 tan pronto como uno es convocado. Esto incluye el refuerzo o la tercera dosis.

Usar correctamente el barbijo, bien ajustado y que cubra la nariz y la boca. La idea es respirar a través de la tela.

Mantener la distancia social de al menos 1,5 metros y evitar estar entre muchas personas

Evitar los espacios interiores mal ventilados. Los criterios generales de los expertos dicen que, en caso de realizar reuniones con personas no convivientes, procurar que se realicen en espacios abiertos o en interiores con ventilación cruzada y permanente, es decir abriendo puertas y ventanas a ambos lados de la habitación o en diferentes ambientes para favorecer que el aire circule y se renueve, permitiendo así un barrido eficaz del espacio.

Es importante informarse cuándo es necesario testearse y cuándo no. Las reglas han sido modificada con el correr de los días por las autoridades sanitarias tanto para los casos con síntomas como de los contactos estrechos.

Las vacunas siguen siendo la forma más eficaz de evitar la reinfección REUTERS/Dado Ruvic/Illustration
Las vacunas siguen siendo la forma más eficaz de evitar la reinfección REUTERS/Dado Ruvic/Illustration

Lavarse las manos con frecuencia usando agua y jabón y secarlas bien. En caso de no tener disponible agua y jabón se puede usar desinfectante con un 60% de alcohol.

Los CDC recomiendan también que las personas que estén contagiadas, especialmente por Ómicron, limpien y desinfecten sus propios enceres de uso personal y las superficies que utiliza. Las autoridades sanitarias de Estados Unidos indican que, si eso no es posible porque la persona debe guardar cama, que quien realice la limpieza se coloque un tapaboca correctamente. La persona enferma también debe colocarse un barbijo. Al mismo tiempo se deben abrir puertas y ventanas parar generar una ventilación cruzada.

La vajilla y los utensilios de la persona que está enferma deben lavarse después con jabón y agua caliente o en el lavaplatos. Y la persona que los manipule debe lavarse las manos después de recoger los utensilios del enfermo así como después de tirar la basura con los residuos del enfermo.

Si el enfermo ya está recuperado, los CDC aconsejan esperar “varias horas” antes de limpiar y desinfectar. Si se realiza en menos de 24 horas, hay que entrar a la habitación y al baño con mascarilla y las ventanas abiertas para limpiar y desinfectar.

Lavarse las manos con frecuencia usando agua y jabón y secarlas bien. En caso de no tener disponible agua y jabón se puede usar desinfectante con un 60% de alcohol
Lavarse las manos con frecuencia usando agua y jabón y secarlas bien. En caso de no tener disponible agua y jabón se puede usar desinfectante con un 60% de alcohol

Los CDC indican que, en caso que la limpieza se lleve a cabo entre 24 horas y 3 días tras la recuperación del enfermo, no es necesario desinfectar, basta con limpiar las superficies de las áreas utilizadas por la persona enferma. Y si ya han pasado más de 3 días, no es necesaria ninguna tarea de limpieza adicional, más allá de la de rutina, en las áreas utilizadas por el enfermo.

En cuanto a la limpieza, las autoridades sanitarias recomiendan higienizar las alfombras, cortinas y tapizados con agua caliente y jabón o con productos de limpieza especiales para estas superficies y secarlos completamente. El uso de la aspiradora también conlleva una recomendación: si se pasa por la habitación de una persona enferma o en la que estuvo 24 horas antes de su recuperación, se debe usar tapaboca.

En cuanto al lavado de la ropa, que incluye sábanas y toallas, conviene poner el agua a la máxima temperatura permitida y secarlos completamente. Si se va a manipular ropa sucia de una persona enferma, se debe usar guantes y un barbijo. Después no se debe olvidar limpiar los cestos de ropa sucia y lavarse las manos.

También es importante el cuidado de los artículos que nos llevamos a la boca, como el cepillo de dientes. Aunque es de sentido común, conviene recordar que para evitar contagios de cualquier virus no se deben compartir los cepillos de dientes ni tampoco guardarlos en un mismo lugar con los cabezales pegados.

Vacunarse contra el COVID-19 tan pronto como uno es convocado. Esto incluye el refuerzo o la tercera dosis
(Getty Images)
Vacunarse contra el COVID-19 tan pronto como uno es convocado. Esto incluye el refuerzo o la tercera dosis (Getty Images)

La Sociedad Española de Periodoncia recomienda además guardar el cepillo lejos del inodoro y cerrar la tapa del inodoro antes de descargar el depósito del baño. “Cada vez que alguien tira de la cadena parte del aerosol saldrá volando del inodoro y caerá sobre el cepillo”, advirtió.

El cepillo debe cambiarse al menos cada tres meses e, incluso, antes si las cerdas se desgastan. Pero una persona ha tenido COVID-19, la SEPA aconseja cambiarlo inmediatamente por uno nuevo.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR