Desigualdad de género en la ciencia: las mujeres tienen menos posibilidades de ganar premios importantes

Un estudio realizado por la Universidad Americana de Beirut analizó 141 premios otorgados entre 2001 y 2020. En qué áreas científicas la disparidad es mayor

La disparidad es mayor en disciplinas que incluyen ciencias de la vida, informática y matemáticas (Philip Morris)
La disparidad es mayor en disciplinas que incluyen ciencias de la vida, informática y matemáticas (Philip Morris)

La participación de las mujeres en los galardones internacionales que recompensan la excelencia en la investigación está aumentando, pero aún está por detrás de la proporción de puestos de profesorado ocupados por mujeres, según un análisis realizado por especialistas de la Universidad Americana de Beirut sobre 141 premios científicos principales otorgados en las últimas dos décadas.

Lokman Meho, científico de la información de dicha Universidad, examinó junto a su equipo si los avances en las cátedras para mujeres se han traducido en premios en honor a su trabajo. Sus hallazgos, publicados en Quantitative Science Studies, muestran una brecha de género cada vez menor pero persistente en los niveles más altos de premios. La disparidad es mayor en disciplinas que incluyen ciencias de la vida, informática y matemáticas.

Hans Petter Graver, jurista y presidente de la Academia Noruega de Ciencias y Letras en Oslo, que administra el Premio Abel en matemáticas y los premios Kavli en astrofísica, nanociencia y neurociencia, dijo que los resultados envían “una señal a las instituciones que otorgan prestigiosos premios para hacer más por la diversidad “.

Las mujeres tienen tasas de publicación y citación comparables a las de los hombres, pero tienden a tener carreras más cortas y publican menos artículos como primer o último autor, según otros estudios de los últimos años.

En su análisis, Meho y su equipo identificaron 141 premios internacionales de gran prestigio, incluidos los Nobel, la Medalla Fields de matemáticas y el Premio Robert Koch de ciencias biomédicas, otorgados a 2.011 hombres y 262 mujeres entre 2001 y 2020. Agrupó a los destinatarios en intervalos de cinco años.

Los resultados muestran que el número de premios que honran a las científicas ha aumentado en los últimos 20 años, pero las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en estos premios que definen la carrera, que a menudo son nominados por pares y decididos por ganadores anteriores. “Nos estamos moviendo en la dirección correcta, aunque lentamente”, afirma Meho.

La participación promedio de las mujeres en los premios, al contar a todos los destinatarios, se acercó al 20% en 2016-2020 (EFE/Ernesto Mastrascusa)
La participación promedio de las mujeres en los premios, al contar a todos los destinatarios, se acercó al 20% en 2016-2020 (EFE/Ernesto Mastrascusa)

Aunque el estudio no examinó las causas del sesgo de género, argumenta que las mujeres no están recibiendo menos premios debido a la calidad o cantidad de su investigación. En cambio, lo atribuye a un sesgo implícito, junto con una falta de esfuerzos proactivos para abordar las desigualdades en la ciencia.

Para Nalini Joshi, matemática de la Universidad de Sydney, Australia, “los resultados hablan de la visibilidad de las personas nominadas y cómo operan los comités de nominación y selección de premios, apuntando a una cultura arraigada de comportamiento excluyente”.

Alrededor de dos tercios de los 141 premios reconocieron a mujeres en algún momento entre 2016 y 2020, frente al 30% de los 111 premios que se ofrecieron en 2001-05. La participación promedio de las mujeres en los premios, al contar a todos los destinatarios, se acercó al 20% en 2016-2020. Sin embargo, esto no alcanzó la proporción de puestos de profesorado ocupados por mujeres durante el mismo período, encontró Meho.

Y desde 2001, el 16% (22 de los 141 premios disponibles) nunca ha reconocido a mujeres distinguidas. Eso incluye dos premios incluidos en el análisis que llevan el nombre de mujeres.

Los hallazgos de Meho se hacen eco de análisis anteriores que muestran que hay menos disparidad en los premios al inicio de la carrera, pero, a medida que aumenta el estado de los premios, la brecha de género se amplía. Las mujeres también están sobrerrepresentadas en premios que reconocen la tutoría y la enseñanza , “lo que probablemente refleja la división desigual de estos deberes”, informan los investigadores.

“Desde el comienzo de sus carreras, las mujeres reciben menos crédito”, sostuvo Hofstra (EFE/Ernesto Mastrascusa)
“Desde el comienzo de sus carreras, las mujeres reciben menos crédito”, sostuvo Hofstra (EFE/Ernesto Mastrascusa)

Problema sistémico

Bas Hofstra, sociólogo computacional de la Universidad Radboud en Nijmegen, Países Bajos, aseguró que “las ramificaciones son de gran alcance”. Las disparidades de género, especialmente en los niveles más altos, refuerzan un sistema que infravalora a las mujeres y otros grupos subrepresentados. “Desde el comienzo de sus carreras, las mujeres reciben menos crédito”, sostuvo.

Varias sociedades científicas ya han tomado medidas para remediar las disparidades. La Royal Society del Reino Unido, por ejemplo, ha designado comités para solicitar una amplia gama de nominados que de otro modo se pasarían por alto. “Aún queda un largo camino por recorrer, pero esperamos que estos cambios comiencen a brindar un mayor reconocimiento a la amplia gama de personas talentosas que contribuyen a la ciencia internacional y del Reino Unido”, declaró la genetista Veronica van Heyningen, presidenta de, Comité de diversidad de la Royal Society.

La Unión Geofísica Estadounidense ha tenido cierto éxito en el reconocimiento de las mujeres, y las mujeres representaron la mitad de los honores de la sociedad en 2019, pero siguen estando subrepresentadas entre los científicos nominados para premios y en los paneles de selección. “Los comités de selección para los premios Abel y Kavli han alcanzado la paridad de género”, dice Graver.

Joshi afirma que “la designación de diversos comités de premios que no solo estén formados por ganadores de premios anteriores podría influir en las prácticas y hacer que se reconozca a más mujeres. Cuando eres la única persona que argumenta en contra de tales influencias, es muy difícil cambiar esos puntos de vista en el comité”, concluyó.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR