La contaminación del aire no solo tiene efectos en el cuerpo humano a nivel pulmonar o en la piel, de acuerdo con un nuevo estudio científico, la calidad del esperma también se vería afectada.

(iStock)
(iStock)

Investigadores de la Universidad de Sao Paulo hicieron pruebas en cuatro grupos de ratones, uno de los cuales fue expuesto a partículas PM 2.5, antes y después del nacimiento y hasta su etapa adulta.

Las partículas PM 2.5 penetran profundamente en los pulmones y entran al flujo sanguíneo, informó el portal Daily Mail. Se sabe que alteran el sistema endócrino (relacionado con la reproducción, el sueño y el metabolismo)

Al segundo grupo de ratones solo se le expuso a las partículas mientras estaban en el útero y al tercero, después del nacimiento -desde el destete hasta la madurez. Al cuarto grupo únicamente se le expuso a aire filtrado.

(Foto: AP)
(Foto: AP)

Los investigadores brasileños analizaron la producción de esperma de los ratones cuando se convirtieron en adultos y el resultado fue que los ejemplares expuestos a las partículas tóxicas presentaban deterioro en los túbulos seminíferos (el lugar en los testículos donde se produce el semen).

Sin embargo, uno de los hallazgos reveló que  los ratones expuestos a las partículas después del nacimiento  presentaron los daños más serios, pues registraron cambios en los genes relacionados con las funciones de las células testiculares.

Los ratones presentaron un menor conteo de esperma y una peor calidad en el mismo, sobre todo en comparación con los ratones que respiraron aire limpio desde el nacimiento.

La Dra. Elain Costa, quien dirigió el estudio en la Universidad de Sao Paulo, cree que este es el primer trabajo que demuestra cómo la exposición al aire contaminado afecta la producción de esperma. "Las tasas de infertilidad están creciendo en todo el mundo y la contaminación del aire podría ser uno de los factores principales".

Costa explicó que los cambios mostrados en los ratones fueron epigenéticos, es decir que los transformaciones se dan cuando se activa o desactiva un gen y no por una mutación en la secuencia del ADN.

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud, 15%  de la población en todo el mundo tiene problemas de fertilidad y la infertilidad masculina representa la mitad de los casos.

El estudio aún no es sometido a revisión por parte de otros investigadores, pero los resultados se presentarán en una conferencia en Nueva Orléans de la Sociedad de Endocrinología.