La Policía Federal de Brasil acusó de corrupción al ministro de Comunicaciones del gobierno de Lula da Silva

Juselino Filho rechazó las acusaciones en una nota oficial y aseguró que probará su inocencia

Guardar

Nuevo

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, junto al ministro de Comunicaciones José Juscelino Rezende Filho (EFE/ Andre Borges)
El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, junto al ministro de Comunicaciones José Juscelino Rezende Filho (EFE/ Andre Borges)

La Policía Federal de Brasil acusó formalmente este miércoles al ministro de Comunicaciones, José Juscelino Rezende Filho, de haber participado en una trama de desvíos de dinero público en 2021, cuando ocupaba un escaño como diputado.

Según la Policía Federal, una investigación iniciada hace varios meses determinó que el actual ministro del Gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva incurrió en los delitos de asociación ilícita, lavado de dinero y corrupción pasiva.

Como había hecho en otras ocasiones, Juselino Filho rechazó las acusaciones en una nota oficial, en la cual se consideró “objeto de una acción política y previsible, que parte de una investigación que distorsiona premisas e ignora hechos”.

“La investigación, que debería ser un instrumento para descubrir la verdad (...), se centró en crear una narrativa de culpabilidad ante la opinión pública, con filtraciones selectivas (a la prensa), sin considerar hechos objetivos”, alegó Filho en su comunicado y aseguró que probará su inocencia.

El resultado de la investigación será analizado por la Corte Suprema, debido a la condición de aforado del ministro, quien la semana pasada fue convocado por la Policía Federal a prestar declaración, en la que optó por permanecer en silencio.

La Policía Federal de Brasil acusó formalmente a Filho de asociación ilícita, lavado de dinero y corrupción pasiva, lo que le convierte en el primer miembro del gabinete de Luiz Inácio Lula da Silva que se enfrenta a tales acusaciones (REUTERS/Ueslei Marcelino)
La Policía Federal de Brasil acusó formalmente a Filho de asociación ilícita, lavado de dinero y corrupción pasiva, lo que le convierte en el primer miembro del gabinete de Luiz Inácio Lula da Silva que se enfrenta a tales acusaciones (REUTERS/Ueslei Marcelino)

El caso se remonta a 2021, cuando Juscelino Filho ejercía como diputado y habría destinado unos 7,5 millones de reales (1,3 millones de dólares) en recursos públicos a obras que presuntamente favorecieron a algunos de sus familiares.

El dinero correspondía a enmiendas que los parlamentarios pueden proponer en los presupuestos y dirigir a proyectos de interés en los estados que representan. En el caso que se investiga, el dinero fue destinado a la ciudad de Vitorino Freire, en el estado de Maranhão, donde la hermana del parlamentario, Luanna Rezende, ejercía como alcaldesa, y se habrían realizado obras en tierras próximas a su familia.

“Como diputado federal, sólo sugerí partidas parlamentarias para pagar las obras. La licitación, ejecución y supervisión de estas obras son responsabilidad del Poder Ejecutivo y demás órganos competentes”, se defendió Filho en el comunicado. “Esta investigación indagó en mi vida y la de mi familia sin encontrar nada, y revive viejos hechos que ni siquiera son de mi responsabilidad como parlamentario”, añadió.

Juscelino Filho es miembro de Unión Brasil, formación de centroderecha que se ha plegado al gobierno de Lula, quien es miembro del Partido de los Trabajadores (PT), de línea socialista y que él mismo fundó en 1980.

La Policía Federal de Brasil acusó de corrupción al ministro de Comunicaciones del gobierno de Lula da Silva (REUTERS/ARCHIVO)
La Policía Federal de Brasil acusó de corrupción al ministro de Comunicaciones del gobierno de Lula da Silva (REUTERS/ARCHIVO)

Desde que está en el Gobierno, el ministro ha sido objeto de otras investigaciones, una de ellas realizada por el Consejo de Ética de la Presidencia por un supuesto uso irregular de aviones del Estado. También está investigado en la Justicia Electoral, por presentar informaciones supuestamente falsas sobre su patrimonio en ocasión de los comicios de 2022, cuando renovó su mandato de diputado.

Lula ya gobernó entre 2003 y 2010, en dos mandatos consecutivos en los que enfrentó diversos escándalos de corrupción y, frente a su tercer periodo en la Presidencia, ha dicho que no tolerará ninguna irregularidad, aunque ha matizado que todo sospechoso tendrá derecho a “probar su inocencia”.

En el comunicado, Filho añadió que el asunto “no afecta en absoluto” su gestión como ministro, “siempre orientada hacia la transparencia, la ética y la defensa del interés público”.

(Con información de AFP, EFE y Reuters)

Guardar

Nuevo