Se reunió el Mercosur tras la decisión de Uruguay de firmar acuerdos comerciales por fuera del bloque

El presidente Alberto Fernández trasladó el mando a su par brasileño, Jair Bolsonaro. La Casa Rosada decidió sólo transmitir las palabras del mandatario local y cortar la emisión de los demás mensajes

Alberto fernandez en la cumbre de Jefes de Estado del Mercosur
Alberto fernandez en la cumbre de Jefes de Estado del Mercosur

El presidente argentino, Alberto Fernández, hizo un llamado este jueves a no romper el principio de consenso en el Mercosur, luego de que Uruguay anunciara que buscará iniciar conversaciones con terceros para nuevos acuerdos comerciales.

“El consenso es la columna vertebral constitutiva del Mercosur, su ADN, su razón de ser. Es una regla. Y menos debemos olvidar esas reglas en un contexto global de gran incertidumbre”, dijo Fernández al instalar la cumbre en la que traspasará a Brasil la presidencia pro témpore del grupo.

El mandatario argentino se mostró tajante: “Somos todos parte de Estados de derecho y el respeto a la ley es una regla, y menos podemos olvidar esas reglas en un contexto global de gran incertidumbre y de disputas comerciales que se viven en el mundo entero”.

El presidente argentino destacó la importancia de ”avanzar hacia una estrategia común” y calificó el Mercosur de “plataforma indispensable” para vincular la región al resto del mundo.

El encuentro se produce un día después que Uruguay le comunicara a sus socios que comenzará a buscar acuerdos comerciales con terceros países, algo que hasta ahora requería consenso de los miembros, en una decisión que sacudió al grupo antes de la cumbre presidencial.

“Tenemos la responsabilidad histórica de fortalecer el Mercosur tras la crisis del covid, de revivir algo que tanto valoramos como es el multilateralismo”, dijo Fernández en una intervención que repasó las medidas tomadas durante la presidencia argentina del bloque.

“Creemos que es a través de más integración regional y no de menos integración regional que estaremos en mejores condiciones de negociar y producir”, planteó el mandatario que, aunque no hizo mención puntual al anuncio del gobierno de Luis Lacalle Pou, amplió: “La Argentina reafirma una vez más que ‘nadie se salva solo’ y que un Mercosur de corazón solidario es la nave insignia de su estrategia de integración”.

El presidente Alberto Fernández encabezó la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur
El presidente Alberto Fernández encabezó la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur

El presidente argentino también reafirmó “el compromiso de la erradicación del hambre, de la pobreza en nuestras sociedades y mejora de la calidad de vida de nuestros pueblos”. El Mercosur, señaló, “debe ser productor de alimentos sanos y saludables”.

“Nos anima la creación de un Mercosur productivista, que dé trabajo, que genere industria y cohesión social, que dé voz a los que no tienen voz en la mesa de quienes toman las decisiones”, agregó el mandatario.

El acto contó con la presencia de Carlos Abdo Benítez, de Paraguay, Luis Lacalle Pou, de Uruguay, David Choquehuanca, vicepresidente de Bolivia, Sebastián Piñera, de Chile, Guillermo Lasso, de Ecuador, y Irfaan Ali, de Guyana. Luego de que cada uno de los participantes haga uso de la palabra durante 10 minutos, Fernández procederá a cederle la presidencia pro témpore a Bolsonaro.

El gobierno argentino, en tanto, resolvió una particularidad en la estructura del acto: sólo trasmitió el discurso del mandatario Alberto Fernández, dejando fuera del aire a los demás jefes de estado que participan del mitin organizado por Casa Rosada.

Brasil, aliado de Uruguay

Tanto la rebaja del arancel externo común como una flexibilización que permita alcanzar acuerdos comerciales sin el consenso de todos los integrantes del Mercosur, son asuntos que dividen al bloque fundado en 1991.

Uruguay ha sido el principal impulsor de una mayor apertura para negociar con terceros desde hace casi dos décadas, pero con poco eco.

En su intervención, el presidente brasileño Jair Bolsonaro se ha mostrado proclive a acompañar la postura de Montevideo, criticando el uso de la regla del consenso como instrumento de veto y reafirmando que mantendrá sus “esfuerzos” por “la revisión de la tarifa externa común y la flexibilidad para las negociaciones” comerciales.

Debemos tratar la flexibilización de negociaciones con países externos”, dijo el mandatario. “El uso de la regla del consenso para el veto tiene un único efecto: consolidar sentimiento de escepticismo sobre el verdadero potencial del Mercosur”.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. EFE/ Joédson Alves/Archivo
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. EFE/ Joédson Alves/Archivo

“Queremos una economía más integrada al mundo, trabajadores más productivos y consumidores más satisfechos”, agregó. “No podemos dejar que el Mercosur siga siendo un sinónimo de ineficiencia y desperdicio de oportunidades”.

Según Bolsonaro, “Brasil no va a parar en sus esfuerzos por la modernización” de su propia economía y del Mercosur, y desea que sus “socios de la integración” lo acompañen en los ideales de “apertura, democracia y libertad” que promueve su Gobierno.

¿Adiós al “lastre”?

En su intervención este jueves, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, reafirmó la necesidad de flexibilizar las reglase del bloque: “El mundo va muy rápido y Uruguay va para allá, ojalá vayamos todos juntos”, enfatizó.

Vamos a respetar el ordenamiento jurídico vigente del Mercosur y, al amparo de ese ordenamiento jurídico, ayer nuestro canciller, junto a la ministra de Economía, en lo que se trata de un zona de libre comercio, hemos comunicado que el Uruguay pretende avanzar con otros países y esto no significa vulnerar ni violentar la regla de consenso”, expresó respecto a lo anunciado este miércoles por su administración.

El mundo va muy rápido, se está entrelanzando comercialmente. El final del COVID-19 va a hacer que estas negociaciones se disparen. El mundo va hacia allá y no nos va a esperar. Por eso, con tranquilidad, les queremos decir que hacia allá va el Uruguay. Ojalá vayamos todos juntos”, deseó el jefe de Estado.

También expresó que comparte las palabras del mandatario argentino, Alberto Fernández, respecto a querer un Mercosur más productivo y que dé trabajo. “Hasta allí apuntamos, con estrategias diversas. El fin último es una pertenencia al bloque”, indicó.

La intervención de Lacalle Pou
La intervención de Lacalle Pou

La reacción argentina generaba expectativas en particular tras el tenso cruce que tuvieron por este tema los presidentes Luis Lacalle Pou y Alberto Fernández en la cumbre del 26 de marzo.

En ese momento, el mandatario uruguayo sostuvo que el Mercosur no podía “ser un lastre” que impidiera el avance comercial de su país, a lo que Fernández contestó que si Argentina era considerado un lastre, “que tomen otro barco”.

Tres días después, Lacalle insistió con que se le “afloje la piola (cuerda)” a su país para poder negociar con terceros.

El mandatario recordó que en Uruguay se habla de la flexibilización del Mercosur “por lo menos desde 2006”, cuando gobernaba Tabaré Vázquez, ex mandatario de izquierda que falleció el año pasado.

Creado hace 30 años, el Mercosur agrupa a más de 300 millones de habitantes y es la quinta economía del mundo, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), con un territorio de más de 14 millones de kilómetros cuadrados.

SEGUIR LEYENDO: