Un millón de vasos de leche en cien días: Guillermo Lasso presentó una de las estrategias para combatir la desnutrición infantil

Es parte del plan Ecuador sin hambre, que busca reducir los casos de desnutrición infantil en el país. La iniciativa tiene el apoyo del sector privado

La Oficina en Ecuador del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) indica que en el país 1 de cada 4 niños y niñas menores de 5 años sufre desnutrición crónica (Foto: Alejandra León/WFP)
La Oficina en Ecuador del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) indica que en el país 1 de cada 4 niños y niñas menores de 5 años sufre desnutrición crónica (Foto: Alejandra León/WFP)

A través del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), el gobierno de Ecuador ejecutará el plan Ecuador sin hambre. Una de sus primeras estrategias es beneficiar a más de 12.000 niños y niñas ecuatorianos con el programa “Un millón de vasos de leche”. Se prevé que la estrategia se ejecute en los primeros 100 días del mandato de Guillermo Lasso, así lo informó la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia.

El apoyo logístico para que la estrategia funciones estará a cargo de la Asociación de Ganaderos de la Sierra y Oriente (AGSO). Son cerca de 10.000 productores los que se han comprometido con la distribución y la dotación de leche para los menores.

Guillermo Lasso, en el lanzamiento del programa, destacó la pronta respuesta del sector privado para apoyar el llamado gubernamental para dar los primeros pasos en la atención que se le dará a la desnutrición infantil. “El Gobierno del Encuentro sigue tendiendo puentes para que se sumen más sectores a este camino de unidad y desarrollo del país (…). La donación de un millón de vasos de leche es reflejo del compromiso de un sector privado socialmente responsable”, manifestó el presidente.

Además de agradecer a la Asociación de Ganaderos, el presidente se comprometió a “crear las condiciones para que esta actividad crezca y se fortalezca; inclusive que apunte hacia mercados internacionales”.

Esta primera fase de Ecuador sin hambre quiere llegar a los 19 cantones más afectados por la desnutrición infantil. La ministra Mae Montaño, que dirige el MIES, destacó el apoyo de la AGSO y dijo que “es posible que las instituciones públicas y privadas trabajemos juntos por la comunidad para hacer que los sueños se conviertan en realidad”.

Por su parte, Juan Pablo Grijalva, el gerente general de la Asociación de Ganaderos de la Sierra y el Oriente dijo que es una obligación moral del gremio contribuir a la lucha contra el hambre y la desnutrición.

Combatir la desnutrición crónica infantil hasta lograr su erradicación es uno de los objetivos que el gobierno del novel presidente Guillermo Lasso se ha planteado. El presidente pretende instaurar una política de Estado que garantice una vida digna a los niños del Ecuador. Para ello, junto a los ministros de las Carteras de Estado del sector social delineará una hoja de ruta que permita atender el problema de la desnutrición infantil de manera inmediata.

Los niños ecuatorianos sufren por la desnutrición

La Oficina en Ecuador del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) indica que en el país 1 de cada 4 niños y niñas menores de 5 años sufre desnutrición crónica. El problema se agrava para los niños de los pueblos y nacionalidades indígenas que, según la organización internacional, provoca que 1 de cada 2 niños tenga desnutrición y que 4 de cada 10 presenten anemia.

Un informe de la CEPAL indica que el Ecuador es el segundo país con desnutrición crónica en menores de 5 años en Latinoamérica. El primero es Guatemala. Los expertos aseguran que la desnutrición crónica infantil se ha agravado con la pandemia. Esto se da porque, por ejemplo, muchos niños recibían una colación infantil en sus escuelas. Sin embargo, las medidas restrictivas obligaron a que las instituciones educativas cierren sus puertas durante 14 meses.

La malnutrición en Ecuador tiene un costo que bordea el 4,3% del producto interno bruto del país. Este dato es parte del estudio sobre el impacto social y económico de la doble carga de la malnutrición en Chile, Ecuador y México que lideró el Programa Mundial de Alimentos.

SEGUIR LEYENDO: