Perú aún no sabe quién será su próximo presidente y desde la ONU se pidió “calma para evitar una mayor fractura social”

En el último cómputo, el izquierdista Pedro Castillo tiene una ventaja de 48.000 votos frente a Keiko Fujimori. Michele Bachelet, Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos llamó “a la calma y al respeto por los valores democráticos”

Seguidores del candidato presidencial Pedro Castillo protestan el 11 de junio frente al Jurado Nacional de Elecciones (JNE), en Lima (Foto: EFE/ Paolo Aguilar)
Seguidores del candidato presidencial Pedro Castillo protestan el 11 de junio frente al Jurado Nacional de Elecciones (JNE), en Lima (Foto: EFE/ Paolo Aguilar)

Perú inició este lunes otra semana de incertidumbre y presiones sobre el Jurado Nacional de Elecciones (JNE), que debe dirimir las impugnaciones de votos y proclamar al ganador del balotaje del 6 de junio entre la derechista Keiko Fujimori y el izquierdista Pedro Castillo.

Ocho días después de los comicios, el JNE está bajo críticas desde el bando fujimorista, mientras su presidente, Jorge Luis Salas, advierte que resolver las impugnaciones de mesas de sufragio completas toma “algún tiempo mínimo”, sin dar una fecha para divulgar el veredicto.

Fujimori, quien deberá ir a juicio por supuesto lavado de dinero si no gana la presidencia, denunció “fraude” y alcanzó a pedir dentro del plazo legal al JNE que anule los votos de 151 mesas de sufragio de las 802 que pretendía, aunque para los observadores de la OEA la votación fue limpia y “sin graves irregularidades”.

En la imagen, la candidata a la presidencia de Perú por el partido Fuerza Popular, Keiko Fujimori (Foto: EFE/Paolo Aguilar)
En la imagen, la candidata a la presidencia de Perú por el partido Fuerza Popular, Keiko Fujimori (Foto: EFE/Paolo Aguilar)

Además, la abogada del partido fujimorista Fuerza Popular, Milagros Takayama, pidió este lunes hacer una “auditoría” al proceso de digitalización de las actas de las mesas de sufragio, en un nuevo cuestionamiento al órgano electoral (ONPE), mientras Castillo, que solo impugnó 14 mesas ante el JNE, pide “serenidad” a sus partidarios, al sentirse vencedor.

La ONPE organiza los comicios y cuenta los votos, mientras que el JNE resuelve las impugnaciones y proclama al ganador.

Bachelet teme “fractura social”

En la imagen, Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos (Foto: EFE)
En la imagen, Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos (Foto: EFE)

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, expresó su preocupación este lunes por la tensión en Perú tras las elecciones.

“Me preocupa ver cómo lo que debería ser una celebración de la democracia se está convirtiendo en un foco de división, que está creando una fractura cada vez mayor en la sociedad peruana”, afirmó Bachelet en un comunicado.

La chilena además sostuvo que “las instituciones electorales y las decisiones que estas tomen deben respetarse y asumirse. Si no se aceptan las reglas de la democracia antes, durante y después de las elecciones, la cohesión social puede resquebrajarse peligrosamente”.

“Hago un llamamiento a la reflexión, a la calma y al respeto por los valores democráticos y de no discriminación, así como a la defensa de los derechos humanos, todos esenciales para la convivencia en una sociedad tan rica y plural como la peruana”, concluyó.

El último cómputo de la ONPE da a Castillo una ventaja de 48.000 votos (50,13% versus 49,86% de Fujimori) con el 99,94% de las mesas escrutadas, por lo que ahora todo el proceso depende de lo que resuelva el JNE para proclamar al vencedor.

El JNE, que revisa las impugnaciones desde el jueves, no tiene plazo perentorio para pronunciarse, pero los analistas creen que debe apresurarse para acabar con la incertidumbre, que alimenta la crispación en el país.

En una audiencia pública, el JNE revisó este lunes 10 actas de mesas impugnadas, pero se ignora cuantas del total de 165 quedan por resolver.

Una mujer aymara emite su voto, el 6 de junio de 2021, en un colegio en la localidad de Plateria, en el departamento de Puno (Foto:. EFE/Uriel Montufar)
Una mujer aymara emite su voto, el 6 de junio de 2021, en un colegio en la localidad de Plateria, en el departamento de Puno (Foto:. EFE/Uriel Montufar)

La incertidumbre es tal que si el proceso se prolonga hasta el 28 de julio, cuando expira el mandato del presidente interino Francisco Sagasti, el jefe del Congreso entrante podría asumir la presidencia y convocar nuevas elecciones, comentó el ex legislador Víctor Andrés García Belaunde el domingo a un canal local.

“Palabra peligrosa”

El premio Nobel peruano Mario Vargas Llosa, que apoya desde España a Fujimori, dijo el domingo que el JNE debe evaluar las impugnaciones presentadas por la candidata, pero fue cauto sobre las denuncias de “fraude”.

La palabra fraude es una palabra muy peligrosa [...], quizás sería prudente, mientras el JNE no se pronuncie, no utilizar la palabra fraude”, dijo en entrevista con el Canal N. “El fallo [...], sea cual sea, va a ser muy criticado”. El escritor reiteró que, a su juicio, un triunfo de Castillo sería una “catástrofe” para Perú.

El candidato presidencial de Perú Libre, Pedro Castillo, frente a sus seguidores (Foto: Europa Press)
El candidato presidencial de Perú Libre, Pedro Castillo, frente a sus seguidores (Foto: Europa Press)

Las mayores bancadas en el nuevo Congreso serán de Perú Libre, el partido de Castillo (37 bancas), y Fuerza Popular, de Fujimori (24), de un total de 130.

Esto significa que el nuevo presidente deberá buscar alianzas para aprobar leyes (66 votos) o para salvarse de la destitución, un trámite muy rápido en Perú para el que se necesitan 87 votos.

Fujimori y su causa judicial

Un fiscal anticorrupción pidió el jueves prisión preventiva para Fujimori, por supuestamente infringir las reglas de su libertad condicional por el caso de aportes ilegales del gigante de la construcción brasileño Odebrecht.

La solicitud fiscal, que será resuelta por un tribunal el 21 de junio, echó más leña a la hoguera en medio del lento escrutinio, en un país sumido en convulsiones políticas que tuvo tres presidentes en cinco días de noviembre de 2020.

(Con información de AFP)

SEGUIR LEYENDO: