Costo de la vida en Chile: alza en el precio de los productos esenciales pone en alerta a expertos y consumidores

Se pronostica que se mantenga el alza inflacionaria en el país, que pueda llegar a un 3,7% o incluso a un 3,8%

Vista general de los contenedores almacenados en un puerto (Foto: EFE)
Vista general de los contenedores almacenados en un puerto (Foto: EFE)

Este martes el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) reveló que la inflación chilena aumentó en un 0,3% en mayo, lo que fue impulsado principalmente por una subida de los precios en el transporte y en los equipamientos del hogar.

En específico, en lo que va del año, la inflación chilena ha aumentando en un 1,9%, y esta se sitúa en un 3,6% si consideramos los registros de los últimos 12 meses.

Vale destacar que esta última cifra se sitúa sobre el margen del Banco Central de Chile, cuya meta es mantener la inflación anual en un 3%, por lo que representa su nivel más alto desde marzo del año pasado (3,7%).

Este registro se dio a conocer tras una nueva versión del Índice de Precios al Consumidor (IPC), cuyo fin es medir mes a mes la variación conjunta de los precios de una canasta de bienes y servicios representativa del consumo de los hogares del país. Desde el año 1928 que este informe se publica oficialmente.

En la versión de este informe de este mes, el IPC destacó que el alza de la inflación chilena se debió a las divisiones como el transporte, que se alzó 1,5%, mientras que el concepto de equipamiento y mantención del hogar registró una subida del 0,8%. En tanto, las divisiones que disminuyeron son las bebidas no alcohólicas y los alimentos.

Además, los productos que registraron un alza en sus precios son los cigarros con un 3,4%, la gasolina con un 2,9%, y el bus interurbano con un alza de 23,1%. Mientras que la carne de pollo registró una caída del -3,1% y el gas licuado un -2,6% según el INE.

En la imagen, un operador frente a un cargador en los talleres del yacimiento de cobre Los Bronces a 60 kilómetros al este de Santiago, Chile. EFE/Ariel Marinkovic/Archivo
En la imagen, un operador frente a un cargador en los talleres del yacimiento de cobre Los Bronces a 60 kilómetros al este de Santiago, Chile. EFE/Ariel Marinkovic/Archivo

“Seis de las doce divisiones que conforman la canasta del IPC aportaron incidencias positivas en la variación mensual del índice y cuatro presentaron incidencias negativas”, explicó el INE.

Aunque este resultado era esperable por el INE, se identificaron ciertos elementos que presionaron la inflación de bienes. Entre los factores más importantes, se encuentra la mayor liquidez que circula hoy en el país, debido a los 3 retiros consecutivos del 10% desde las cuentas previsionales individuales, y el nuevo Ingreso Familiar de Emergencia, que fue promulgado este fin de semana por el presidente Sebastián Piñera, y que irá en ayuda a 15 millones de habitantes.

La opinión del experto

En conversación con Infobae, el gerente general de Empresas Golden, Wilfredo Araya, destacó que a pesar que este escenario está dentro lo esperado, “aún así existen expectativas inflacionarias al alza” para el futuro chileno.

La meta del Banco Central de Chile, de ahora en adelante, será “contener la inflación en un 3%, con un margen de un 1% hacia arriba, y un 1% hacia abajo. Es decir, la banda estará entre el 2% y el 4%, pero con el objetivo del 3%”, según manifestó Araya.

Esta presión al alza en la inflación puede que provoque, de aquí a diciembre, cerrar el 2021 con una inflación en torno al 3,7%, o incluso en el 3,8%, lo que nos pone en alerta porque estas presiones tienen un impacto directo en el bolsillo de los chilenos”, advirtió Wilfredo Araya.

Consultado sobre si la incertidumbre del ambiente político chileno aportó o no a la presión inflacionaria de este mes, Wilfredo dijo que sí. “La noticia de eventualmente nacionalizar los fondos previsionales chilenos en un futuro, y con parlamentarios presentando reformas constitucionales para que no suceda, esto genera incertidumbre para los inversionistas, y que tiene un impacto directo en el tipo de cambio”.

“La clase política no ha sido capaz de mantener una sana convivencia para mantener controlados nuestros índices económicos”, disparó Araya.

Para el futuro próximo, una de las herramientas que posee el Banco Central de Chile para controlar el consumo, y por ende el valor de los productos, es “calibrar” la Tasa de Política Monetaria (TPM). “Esta tasa vendría a ser como ‘la tasa madre’ que regula el interés del consumo bancario a través del uso de la tarjeta de crédito, de créditos de consumo, etc.”

El Banco Central dice: necesitamos evitar que la gente consuma, para que los precios no se me suban. ¿Cómo hago para que los precios no se me suban? Le cobro más caro las cosas. Por lo tanto, si subo la TPM al uso de tarjeta de créditos, o créditos de consumo, hoy un refrigerador que cuesta $400 mil (USD 554) a crédito, saldría en un futuro $450 mil (USD 642). Finalmente, estoy desincentivando el consumo, y lo controlo”, finalizó Araya

SEGUIR LEYENDO: