La comisión que investiga la gestión de la pandemia de Jair Bolsonaro lo acusó de no dar prioridad a las vacunas porque no respondió a una carta de Pfizer

Una misiva del laboratorio no fue contestada por el Ejecutivo durante dos meses: “El presidente y los ministros Braga Netto, Paulo Guedes y Eduardo Pazuello evidenciaron la incompetencia”, aseveró el presidente de la comisión, Omar Aziz

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (EFE/Joédson Alves)
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (EFE/Joédson Alves)

La Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) sobre la gestión de la pandemia por parte del Gobierno de Jair Bolsonaro acusó a las autoridades de no haber dado la prioridad necesaria a la vacunación tras analizar una carta de la farmacéutica Pfizer, en la que la empresa ofrece vacunas al país.

El documento fue entregado a la comisión por el ex secretario de Comunicación Fabio Wajngarten, que ha declarado ante la misma en una polémica sesión que ha finalizado con varios miembros de la comisión solicitando a la Fiscalía la revisión de su testimonio por considerarlo “falso”.

La carta de Pfizer mostraba lo incompetente que era el Gobierno. El presidente Bolsonaro y los ministros Braga Netto, Paulo Guedes y Eduardo Pazuello no respondieron a la carta, evidenciando la incompetencia y falta de prioridad en la compra de vacunas”, aseveró el presidente de la comisión, Omar Aziz.

Wajngarten especificó que nadie respondió a la misiva durante unos dos meses. Así, los miembros de la comisión han lamentado ese “rechazo” por parte de Brasil a la preferencia que, en principio, daba Pfizer al que ha sido uno de los países más afectados por la pandemia de coronavirus.

El vicepresidente del CPI, el senador Randolfe Rodrigues señaló que la respuesta a la carta muestra cómo el Gobierno “guardó silencio” y “falló” a la hora de adquirir vacunas, según informaciones del portal de noticias G1.

Imagen de archivo de gente caminando por una popular calle comercial en medio de la pandemia de coronavirus, en Río de Janeiro (REUTERS/Ricardo Moraes/Archivo)
Imagen de archivo de gente caminando por una popular calle comercial en medio de la pandemia de coronavirus, en Río de Janeiro (REUTERS/Ricardo Moraes/Archivo)

No respondieron a la carta durante casi dos meses. Y la compra sólo se produjo este año, luego de que el Congreso, por iniciativa nuestra, aprobara un proyecto que da certeza jurídica para la adquisición de vacunas”, explicó Rodrigues.

Wajngarten ha hecho hincapié en que la carta fue recibida el 12 de septiembre, si bien él no supo de la misiva hasta el 9 de noviembre y que, posteriormente, habló con el presidente del documento.

Por su parte, Bolsonaro afirmó este miércoles en tono desafiante que no tiene miedo de eventuales consecuencias por su cuestionada gestión de la pandemia del coronavirus.

“No le temo absolutamente a nada y lo digo bien claro: solo Dios me saca de aquí (la Presidencia). No queremos desafiar a nadie, respeto a los demás, pero van a respetarnos”, afirmó el mandatario en un acto con la Caixa Económica Federal, el segundo mayor banco público del país.

“Esa pandemia realmente fue un castigo para todo el mundo. El Gobierno hizo lo que pudo y los que no hicieron nada ahora quieren obstaculizar al Gobierno”, aseveró Bolsonaro, quien al mismo tiempo aseguró confiar en las instituciones.

(Con información de Europa Press y EFE)

SEGUIR LEYENDO: