Nuevo escándalo en el Ejército de Chile: dieron de baja a soldados por disparar contra civiles bajo los efectos del alcohol

Los ahora ex militares además portaban chalecos antibalas, una bomba lacrimógena y pistolas

Los soldados dados de baja formaban parte del Regimiento Buin, uno de los más importantes destacamentos de la capital de Chile (Imagen de archivo)
Los soldados dados de baja formaban parte del Regimiento Buin, uno de los más importantes destacamentos de la capital de Chile (Imagen de archivo)

Dos tenientes del Ejército de Chile fueron suspendidos de sus funciones, luego que ser sorprendidos disparando bajo los efectos del alcohol en contra de un vehículo, tras un altercado con civiles.

El hecho ocurrió durante la madrugada del pasado lunes en la comuna de Recoleta, ubicada en la Región Metropolitana, cuando Carabineros logró la detención de estos sujetos, quienes ejercían sus funciones en al Regimiento de Infantería Nº 1 Buin.

El relato de la institución castrense indicó, por medio de un comunicado de prensa, que los militares habrían protagonizado un altercado con civiles cuando estaban fuera de servicio, lo que derivó en los disparos contra un vehículo, sin dejar personas heridas.

“Los hechos informados por Carabineros, dan cuenta que el personal militar, que no se encontraba de servicio, en circunstancias de un altercado con civiles en la vía pública y en estado de ebriedad, disparó a un vehículo civil haciendo uso de armamento de puño particular, sin que resultaran personas heridas”, comunicó el Ejército de Chile en el texto.

Entre las vestimentas de los involucrados se descubrió que portaban pistolas, un arma de aire comprimido, una granada lacrimógena y chalecos antibalas. Estos dos últimos objetos serían de propiedad del Ejército.

Según el testimonio de testigos recopilados por Chilevisión, los ex uniformados sembraron temor entre los vecinos de la comuna, quienes manifestaron que “esto parecía como una guerra”, y que “las casas son de madera la mayoría, y un solo disparo puede matar a alguien”.

Luego que este hecho quedará en evidencia, la institución desplegó una serie de medidas en contra de los oficiales, quienes fueron dados de baja de sus funciones tras los hechos denunciados, porque es “una conducta inaceptable para miembros del Ejército”.

Los involucrados portaban pistolas, un arma de aire comprimido, una granada lacrimógena y chalecos antibalas al momento del altercado (Imagen de archivo)
Los involucrados portaban pistolas, un arma de aire comprimido, una granada lacrimógena y chalecos antibalas al momento del altercado (Imagen de archivo)

Formalización y apelación

Tras la detención de ambos tenientes, este lunes ambos sujetos fueron puestos a disposición de la justicia para ser formalizados por delitos asociados a la Ley de Armas.

Uno de los detenidos fue formalizado por disparo injustificado en la vía pública y daños simples, tras impactar con un tiro el parabrisas de un vehículo estacionado en el lugar. Mientras que el segundo imputado fue formalizado por porte ilegal de armas y porte de arma cortopunzante.

Según pudo recabar Radio Bío Bío, durante este lunes el Tercer Juzgado de Garantía de Santiago rechazó la prisión preventiva solicitada por la fiscalía, y decretó el arresto domiciliario total para los involucrados.

Para ambos detenidos, además, se les impuso el arraigo nacional y la prohibición total de portar armas.

Sin embargo, estas medidas no cayeron bien dentro de la fiscalía, quienes buscaban que los imputados quedarán tras las rejas en prisión preventiva. Por esto mismo, es que en la formalización, la fiscal de la Fiscalía Centro Norte, Débora Quintana, apeló verbalmente en esta audiencia de control de detención y posterior formalización.

Esto provocó que ambos oficiales quedaran detenidos mientras se resuelve la apelación verbal, la que deberá ser zanjada por la Corte de Apelaciones de Santiago.

SEGUIR LEYENDO: