Perú: el candidato Pedro Castillo oculta los miembros de su equipo técnico y su plan de gobierno es previo a la pandemia

El documento del líder izquierdista, que aventaja por amplia diferencia a Keiko Fujimori en las encuestas para el ballotage presidencial, fue escrito por un gobernador que se define a sí mismo como “marxista y leninista” y fue condenado por corrupción

Pedro Castillo se negó a dar nombres de los miembros de su equipo técnico

Pedro Castillo, candidato de izquierda peruano que lidera todas las encuestas hacia la segunda vuelta presidencial que se realizará en junio, se negó este domingo a divulgar los nombres de sus asesores para las propuestas de gobierno, ante las interrogantes sobre un plan oficial que fue presentado antes del inicio de la pandemia.

El líder sindical docente, en entrevista con el programa Punto Final, respondió: “Tenemos todo un equipo técnico. Los nombres no los voy a barajar, por situaciones del mismo equipo, voy a darle la facultad al equipo técnico”. Ante la insistencia del periodista, indicó que le daría los nombres fuera de cámaras.

“Lo importante es que este es un equipo técnico que están en cada uno de los rubros, con la finalidad que se entreguen primero al país. Tiene que haber un gobierno de solvencia moral”, añadió.

El interés por conocer a sus asesores parte no solo por las graves circunstancias en las que el ganador de las elecciones asumirá el gobierno el 28 de julio, ante una enorme crisis económica y sanitaria que necesitará poner manos a la obra desde el primer minuto. También, porque se han suscitado dudas sobre si Castillo se apegará al plan presentado por el partido Perú Libre ante el Jurado Nacional de Elecciones, que fue escrito por el ex gobernador Vladimir Cerrón antes de la llegada del COVID-19 al país y, por consiguiente, no menciona ningún detalle sobre el combate a la pandemia.

El plan presentado por Perú Libre fue escrito antes de la llegada del COVID-19 al país y no menciona el combate a la pandemia

En los últimos días, Castillo intentó desmarcarse de Cerrón, condenado por corrupción e investigado en varios otros casos, así como de otros candidatos al Congreso que defendían una línea dura hacia el cambio de Constitución, la principal propuesta de campaña.

Consultado sobre si se ha distanciado de Cerrón, Castillo respondió: “Aquí, las cosas claras. El candidato es Pedro Castillo. El vocero tiene que ser la persona a la que está encargándole el poder el pueblo. Él es el secretario general del partido Perú Libre, tiene una estructura nacional. Pero la vocería del pueblo, de esta campaña, la está asumiendo mi persona. Si hubo voces secundarias, voces en el camino, hemos conversado ya con ellos, nos ordenamos”.

El personalismo de Cerrón se hace notar de tal forma que puso su rostro en la primera página del plan oficial. En ese documento, se reconoce “marxista, leninista y mariateguista”. No obstante, Castillo ha puesto paños fríos, señalando que no se haría una estatización de empresas mineras, sino “una nacionalización” de los recursos.

En la entrevista del domingo, también dijo que confía en tener “plena capacidad de asumir una responsabilidad correcta para conducir los destinos del país” sin contemplar otros “modelos”, ante la constante comparación mediática que se le realiza con el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

No obstante, sí elogia los procesos llevados adelante por Evo Morales en Bolivia y Rafael Correa en Ecuador. “He ido (a Bolivia) como ponente, me han invitado algunas universidades, por ejemplo, la Universidad del Valle, hemos participado y hemos visto de cerca cómo la población tiene una diferencia concerniente a muchos años anteriores. Más allá de eso, yo creo que los peruanos estamos en plena capacidad de asumir una responsabilidad correcta para conducir los destinos del país, nada de modelos”, dijo.

Todas las encuestas publicadas hasta el momento le dan una ventaja de más de 10 puntos por encima de Keiko Fujimori, candidata derechista de Fuerza Popular e hija del ex dictador Alberto Fujimori, a quien promete indultar en caso de llegar al gobierno. Es el tercer intento de Keiko por llegar al poder: anteriormente, perdió en el ballotage contra Ollanta Humala (2011) y Pedro Pablo Kuczynski (2016).

La ex congresista intenta plantear la elección como un referéndum sobre el modelo económico, en una sociedad de escasa tradición izquierdista, pero el planteo le ha favorecido poco en un contexto de fuerte crisis económica y sanitaria. Además, los pasivos de Fujimori (el gobierno de su padre y la política obstruccionista de su bancada en el último lustro) han aumentado el antivoto que ya tenía en los comicios anteriores.

SEGUIR LEYENDO: