América Latina sumó más de 1.500.000 casos de coronavirus y los expertos temen que esta sea “una década perdida”

La debacle financiera generada por las medidas para enfrentar la pandemia puede llevar a un retroceso de 13 años. De México hasta Argentina se cuentan más de 74.000 fallecidos

Mujeres llevan bolsas tras realizar compras a medida que se reducen las restricciones en el primer día de apertura del comercio desde el comienzo de la cuarentena por el coronavirus en Sao Paulo, Brasil, Junio 10, 2020. REUTERS/Amanda Perobelli
Mujeres llevan bolsas tras realizar compras a medida que se reducen las restricciones en el primer día de apertura del comercio desde el comienzo de la cuarentena por el coronavirus en Sao Paulo, Brasil, Junio 10, 2020. REUTERS/Amanda Perobelli

La amenaza de una crisis alimentaria planea sobre América Latina, que superó este jueves el umbral de los 1.5 millones de casos por coronavirus y donde expertos en economía temen que esta sea “una década perdida” como efecto de la pandemia.

La debacle financiera generada por las medidas para enfrentar la pandemia “nos puede llevar a un retroceso de 13 años”, dijo el jueves Alicia Bárcena, secretaria general de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Nos preocupa que la región pueda salir de esta crisis más endeudada, más pobre, más hambrienta y con alto desempleo. Y sobre todo, enojada”, resaltó la funcionaria mexicana, que se refirió al porvenir de la región como “la recesión más grande de la Historia”.

Debemos ver cómo evitamos que la crisis sanitaria se convierta en una crisis alimentaria”, dijo Bárcena, en una conferencia virtual.

América es el actual epicentro de la covid-19. De México hasta Argentina se cuentan más de 74.000 fallecidos y 1,5 millones de infectados, según un recuento de AFP del jueves realizado a partir de informes oficiales.

Pacientes contagiados de COVID-19 reciben atención médica en el Hospital Guillermo Almenara de Lima (Perú). EFE/ Sergi Rugrand/Archivo
Pacientes contagiados de COVID-19 reciben atención médica en el Hospital Guillermo Almenara de Lima (Perú). EFE/ Sergi Rugrand/Archivo

Brasil, con 210 millones de habitantes, superó este jueves los 40.000 decesos y los 800.000 casos positivos, según estadísticas oficiales.

El papa Francisco reiteró su “solidaridad y afecto al pueblo brasileño”, en una llamada al arzobispo de Aparecida (Sao Paulo), Orlando Brandes.

En el gigante sudamericano ya han muerto 181 profesionales sanitarios por la COVID-19. Los enfermeros, la mayoría mujeres, lamentan las guardias maratónicas, los salarios bajos y la gran presión psicológica por temor a llevar el coronavirus a casa.

No todas las heroínas llevan capa”, resume Flavia Menezes, técnica de Enfermería.

Perú, con 33 millones de habitantes, es el tercer país más golpeado por el virus tras Brasil y México. Este jueves reportó una jornada negra, al superar los 6.000 muertos por coronavirus y batir un récord de más de 200 decesos en 24 horas.

Al menos 170 policías han perdido la vida por coronavirus, de los 9.900 agentes que se han contagiado.

Personal médico de la secretaría de salud realiza pruebas de COVID-19, el pasado 3 de junio del 2020, en la localidad de Kennedy, en Bogotá (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda
Personal médico de la secretaría de salud realiza pruebas de COVID-19, el pasado 3 de junio del 2020, en la localidad de Kennedy, en Bogotá (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda

En todo el mundo, el nuevo coronavirus ha dejado más de 420.000 muertos desde que apareció en diciembre en China, y 7.483.147 contagios confirmados, según el balance de AFP.

Las acciones de Hong Kong se desplomaron 2,29% en las primeras transacciones del viernes, tras una caída en Wall Street alimentada por la preocupación en torno a la recuperación económica y ante la posibilidad de una segunda ola de contagios en algunas partes de Estados Unidos, el país más afectado del mundo con casi 114.000 muertos y más de 2 millones de infectados.

Tras conocerse un aumento en el número de casos en varios estados, el gobierno estadounidense advirtió el jueves que no cerrará su economía si se produce una segunda ola.

La administración de Donald Trump apostó fuertemente a conseguir la vacuna contra el SARS-CoV-2, y uno de sus patrocinados, el laboratorio biotecnológico Moderna, anunció que su vacuna experimental entrará en la tercera y última fase de ensayos clínicos en julio con 30.000 voluntarios.

Moderna lleva, junto con la Universidad de Oxford que también lanzó un ensayo a gran escala con 10.000 voluntarios y espera los primeros resultados en septiembre, la delantera en esta carrera mundial, para la que recibió 483 millones de dólares del gobierno.

En Brasil, el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, anunció casi en simultáneo la firma de un acuerdo de transferencia tecnológica con el laboratorio chino Sinovac Biotech para producir una vacuna que se probará con 9.000 voluntarios desde julio.

Un trabajador cava una tumba en el cementerio municipal de Xico, en las afueras de Ciudad de México, mientras continúa la propagación del coronavirus en el país. 10 de junio de 2020. REUTERS / Edgard Garrido
Un trabajador cava una tumba en el cementerio municipal de Xico, en las afueras de Ciudad de México, mientras continúa la propagación del coronavirus en el país. 10 de junio de 2020. REUTERS / Edgard Garrido

México, con más de 15.000 muertos y 130.000 casos, espera haber alcanzado el pico de la curva después de llevar “cerca de 17 o 18 días estancado el descenso” pero sin “patrón ascendente”, es decir, en una meseta, dijo el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell.

En Chile la curva sigue en ascenso, al igual que en Panamá, que batió su récord de infecciones diarias para acumular 17.884 y 413 muertes.

La Comisión Europea pidió el jueves que se abran las fronteras internas desde el lunes, y a partir del 1 de julio las exteriores para los países de los Balcanes y otros, tras permanecer cerradas durante casi tres meses.

En pleno desconfinamiento, Europa, donde la COIVD-19 mató a 186.208 personas y ha dejado casi 2,4 millones de infectados, se prepara para una nueva normalidad con el ojo puesto en la reactivación económica, en particular del turismo, vital para países como España, Grecia, Italia o Francia.

Porque más allá de la catástrofe sanitaria, a medida que el mundo recupera cierta normalidad los efectos se hacen más visibles en la economía.

Para los jóvenes, pero sobre todo para las jóvenes, la pandemia ha supuesto la pérdida de empleo, poder adquisitivo y, especialmente, de la confianza en el futuro, tanto que podría dar lugar a una nueva “generación sacrificada”, como tras la crisis financiera de 2008.

La mitad de los ‘millenials’ (de 25 a 34 años) y de la generación Z (de 18 a 24 años) ya ha sufrido el impacto de la crisis sanitaria en sus bolsillos, según la consultora Kantar.

En España, “prácticamente el 50% de la destrucción del empleo” desde el inicio de la crisis se concentra en menores de 35 años, reconoció recientemente el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

De México hasta Argentina se cuentan más de 74.000 fallecidos

MAS NOTICIAS