Salvador Romero Ballivian, presidente del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia (AFP)
Salvador Romero Ballivian, presidente del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia (AFP)


Bolivia entrará los primeros días de enero a una etapa crucial de definiciones políticas como la fecha de las elecciones generales, la ampliación del mandato de la presidenta de la transición, Jeanine Añez, y la resolución que resolverá la demanda de nulidad de la sigla del MAS, el partido del ex mandatario Evo Morales. En dos de estas decisiones clave está directamente involucrado el nuevo presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero Ballivián, junto a los otros vocales que fueron elegidos por el Congreso boliviano y posesionados hace una semana, en el marco de la fuerte demanda ciudadana de renovación total de esta institución, después del fraude de las elecciones del 20 de octubre.

La primera determinación que debe liderar se relaciona con la fecha de la elección. El 7 de enero vence el plazo legal de diez días hábiles para que el TSE confirme el calendario. Considerando que el plazo máximo, de 120 días, para realizar las elecciones presidenciales corren desde esa fecha, es muy probable que la votación se realice el 3 o el 10 de mayo de 2020. Salvador Romero es cauto y evita confirmar cuándo los bolivianos irán otra vez a las urnas. “El lapso de 120 días es en sí mismo corto para llevar adelante el proceso electoral. Por lo tanto, se va a tratar de utilizar al máximo los 120 días que asigna la ley”, afirma la máxima autoridad del Tribunal Electoral de Bolivia, en una entrevista exclusiva con Infobae, con lo que se puede inferir que el 10 de mayo es el día tope para la votación.

La segunda definición está relacionada con el futuro del partido de Evo Morales, ya que el TSE tratará dos demandas de nulidad de la sigla del MAS, por la acusación que lo implica en el fraude electoral del 20 de octubre pasado. De acuerdo al presidente del TSE, en las próximas semanas los vocales decidirán en sala plena si se anula o no la sigla del expresidente. Si ocurre, sus candidatos se verán obligados a participar con otro partido en las próximas elecciones generales.

Romero, reconocido por los bolivianos por su trayectoria profesional como expresidente de la anterior Corte Nacional y por su paso en cargos directivos de instituciones internacionales como el Instituto Demócrata de Honduras (2011-2014), Capel (2014-2015), la misión especial de Colombia creada por el acuerdo de paz para proponer reformas electorales (2017),y el Instituto Interamericano de Derechos Humanos de acompañamiento a las elecciones mexicanas (2018), adelantó también en el diálogo exclusivo con Infobae que se saneará el padrón electoral boliviano y se recibirá para las elecciones cooperación técnica y financiera de la ONU y la OEA.

-¿Qué diferencias habrá entre la próxima elección de Bolivia con todas las anteriores que se han celebrado?

-Probablemente desde los aspectos técnicos y jurídicos existan pocas innovaciones. Seguimos con el mismo marco normativo con el que se desarrollaron las elecciones precedentes. Sin embargo, estamos en un contexto político nuevo y hay conciencia en el país de que la elección 2020 es crucial para el futuro democrático de Bolivia. Esa es la principal diferencia.

-¿Y cuáles serán las principales innovaciones en el marco técnico?

-Van a haber innovaciones y ajustes en el campo de la tecnología. Sin embargo, los marcos generales de las elecciones no pueden cambiar porque seguimos con el mismo marco jurídico. Desde ese punto de vista los ciudadanos van a tener una elección muy parecida a las de las últimas décadas, como la casilla del presidente en la franja de arriba de la papeleta, con su diputado en la franja de abajo, con jurados compuestos por ciudadanos elegidos al azar y una dinámica de la jornada de votación muy similar a las que ha tenido el país.

-¿En lo tecnológico cuáles serán los cambios más importantes?

-Acudiremos con un padrón saneado como lo indica la ley. Es un proceso que hemos comenzado a trabajar de la mano de asistencia internacional, con un relevamiento de necesidades y requerimientos tecnológicos muy vinculados a la actualización y saneamiento del padrón. También tendremos innovaciones en la aplicación del sistema de transmisión rápida de resultados.

-¿Qué implica exactamente el saneamiento del padrón electoral?

-Es un proceso integral. Por un lado implica una apertura para la inclusión de los jóvenes que cumplan 18 años hasta la jornada electoral y también un proceso de revisión y depuración de los votantes fallecidos.

-¿Cuánto tiempo puede durar este proceso de saneamiento?

-El proceso ya comenzó, se está trabajando en él. Se va a llevar adelante con un fuerte apoyo de la cooperación internacional. Lo importante es que cuando asistamos a la votación los ciudadanos tendrán la certeza de que el padrón electoral ha quedado debidamente saneado y que es uno de los elementos de certeza de los resultados.

-¿Qué organismos internacionales están cooperando?

-Trabajamos con la colaboración del programa de las Naciones Unidas, el PNUD, que está canalizando el apoyo de los países amigos de Bolivia, como los europeos y canadienses. También hay colaboración en otras áreas de instituciones como Idea Internacional. En los primeros días de enero vamos a fijar un marco de cooperación con la OEA. Se espera la llegada de una delegación técnica y con ella se verían los términos de la colaboración.

-¿Hay razones para confiar en las nuevas autoridades electorales elegidas? ¿Se han despejado las susceptibilidades?

-Uno de los desafíos centrales del Órgano Electoral es restablecer el vínculo de confianza con la ciudadanía. Durante varias décadas los ciudadanos confiaron en el Órgano y en el proceso electoral. Hoy se debe reconstruir esa confianza con un trabajo que debe ser sólido técnicamente y políticamente imparcial. El compromiso es avanzar en ambos frentes de una manera firme y decidida.

-Sin embargo, en la anterior gestión del TSE hubo renuncias de personal técnico por presiones. Causaron sospechas muchas salidas e ingresos. ¿Se va a considerar esto?

-El organismo electoral quedó dañado en lo institucional. Hay aproximadamente un 15 por ciento de acefalías y vacancias en el TSE. Una de las tareas prioritarias de la sala plena es la designación de personal técnico confiable, competente, con sólidas credenciales y que sea garante de la imparcialidad política. En los tribunales departamentales hay una situación similar, con numerosas vacancias.

-¿Cómo se harán las designaciones en los puestos vacantes para que no haya politización?

-Existen distintos procedimientos para la selección de ese personal, dependiendo de los rangos y niveles. Lo importante es que se va a privilegiar a los profesionales con conocimientos sólidos en las áreas de su desempeño.

-¿Son de los niveles altos o medios?

-Tenemos acefalías en las direcciones, pero también vacancias en puestos técnicos altamente especializados. El objetivo es proceder a nombramientos de una manera pronta, dando prioridad a las cualidades técnicas y a la imparcialidad política.

-¿Se pueden revisar las designaciones del anterior TSE que fueron cuestionadas?

-La sala plena tiene la posibilidad de nombrar o destituir a funcionarios. En el caso de las acefalías o vacancias se procede a posesionar y en los otros casos se hace una evaluación de las trayectorias, de los méritos. Esto debe ocurrir relativamente pronto.

-Usted ha adelantado que el presupuesto para las nuevas elecciones será menor que el de las anteriores. ¿Cuánto aproximadamente?

-Se está trabajando en una lógica de austeridad y terminando de afinar el presupuesto.Sin embargo, se puede asumir que será menor a la elección de 2019 sin que afecte las tareas técnicas fundamentales. Es prematuro dar una cifra.

-¿Se mantendrá el presupuesto para los partidos?

-Eso está fijado por ley. Por lo tanto, el TSE hará el requerimiento de esos recursos.

-¿Qué pasará con los edificios que quedaron dañados en la anterior elección?

-Estamos buscando alternativas. En cada región la situación es diferente. En algunos casos contamos con el respaldo de las oficinas de Dircabi, en otros tocará reparar inmuebles. La reconstrucción institucional es una tarea de más largo plazo.

-¿Con la apertura del registro de votantes jóvenes, aumentará el padrón?

-El padrón tendrá la incorporación de los jóvenes que cumplan 18 años hasta la fecha de la elección y también habilitará los cambios de domicilio. Por los jóvenes habrá un aumento global de la cifra de inscritos que no será muy significativo en términos demográficos, pero es importante el respeto del derecho de los jóvenes a votar. Habrá inscripción, pero no mucho tiempo.

-Sin embargo, en el exterior del país no será posible abrir el registro…

-La ley establece que para este proceso, dada la brevedad de los plazos, no habrá nueva inscripción en el exterior, pero está garantizado el derecho al sufragio de todos los ciudadanos que estaban inscritos para la de 2019.

-También la OEA observó la desigualdad entre los candidatos en la anterior elección. ¿Qué harán para evitarlo?

-Es uno de los desafíos más importantes de la democracia boliviana y, en general, de las latinoamericanas. El Organo Electoral hará cumplir las normas que tiene la legislación boliviana en materia de financiamiento público. Vamos a garantizar la equidad con el apoyo a la difusión de propaganda de las fuerzas políticas.

-¿Cuál será la mayor innovación en la transmisión rápida de resultados?

-Se está trabajando con el asesoramiento técnico internacional para encontrar la mejor alternativa tecnológica para la transmisión de resultados. Por supuesto que no habrá ningún tipo de acción discrecional sobre el proceso técnico de transmisión de los resultados rápidos. Es una herramienta valiosa para los ciudadanos. Vamos a dar las garantías técnicas para que el proceso se desarrolle sin problemas.

-¿Cambiarán a la empresa del sistema de transmisión de resultados? ¿Habrá dos auditorías como recomendó la OEA?

-Las auditorías están sugeridas en el informe de la OEA y el Organo Electoral cumplirá esas propuestas en el ámbito de sus competencias.

-Sobre las observaciones en la cadena de custodia de ánforas y actas, ¿qué harán?

-La cadena de custodia debe ser fuertemente mejorada. Esta es una de las observaciones importantes en los informes de la OEA y la UE. Se trabajará para tener un mejor y más adecuado mecanismo de custodia que permita asegurar desde el momento en que los jurados concluyen el llenado de las actas hasta el momento en que son transcritas. Este material sensible del proceso electoral debe ser protegido para que no sufra alteraciones. Es importante el proceso de capacitación de los jurados electorales, pero también el trabajo de observación con una mirada internacional y una nacional. Cuantos más ojos observen el trabajo del TSE y el proceso, mejor para la elección.

El objetivo es que en la jornada electoral los ciudadanos tengan información sobre la mayor cantidad posible de mesas electorales. No es responsable aún señalar un porcentaje porque debe ser determinado bajo parámetros técnicos.

-¿Respecto a las dos demandas de anulación de la sigla del MAS, serán procesadas por el TSE?

-Estas dos demandas serán analizadas por la sala plena y tendrá una respuesta apegada al derecho en las próximas semanas. Es un tema que ya está siendo analizado y apenas esté resuelto se emitirá una resolución.