(Foto: Twitter Fuerza Aérea de Chile/@FACh_Chile)
(Foto: Twitter Fuerza Aérea de Chile/@FACh_Chile)

Los C-130 Hércules, como el de la Fuerza Aérea chilena que desapareció este lunes mientras viajaba rumbo a la Antártida, son aeronaves de gran tamaño de logística-militar que hoy se utilizan principalmente en misiones humanitarias y respaldo en las campañas en la Antártida.

Fabricado por la empresa estadounidense Lockheed Martin, el C-130 es uno de los aviones de uso militar más utilizados en todo el mundo. Su producción comenzó en 1954 y desde entonces se han fabricado más de 2.200 en 11 variantes distintas, que sirven en más de 50 países.

Se trata de naves muy resistentes, capaces de aterrizar en todo tipo de terrenos y cuya propulsión está a cargo de 4 motores a hélice Allison T-56. Estos le permiten alcanzar una velocidad máxima de 592 km/h, con una capacidad de carga de hasta 33.000 kilos.

Aterrizaje y despegue de un avion Hercules en la Antartida

Además de su gran capacidad para trasladar vehículos o cargamento, el C-130 puede llevar hasta 92 personas.

Su autonomía es de 3.800 kilómetros, por lo que en el caso del C-130 chileno, la posibilidad de que se mantuviera en vuelo expiraba a las 0:40 horas de este martes.

Varios modelos del Hércules C-130 fueron modernizados con tecnología digital, lo cual supone la extensión de su vida útil por al menos dos décadas más. El proceso puede incluir la aplicación de Rayos X y ultrasonido para detectar grietas, y la instalación de nuevos radares, equipos de navegación, comunicación satelital, equipos de búsqueda y rastreo infrarrojo y GPS. Tres Hércules de la Fuerza Aérea argentina, por ejemplo, fueron sometidos a estas intervenciones.

El proprio avión chileno había sido revisadoy reacondicionado en la base aérea Hill en Utah, antes de ser entregado al país sudamericano.

Cómo era el avión chileno

El avión accidentado prestó servicio desde 1978, antes en la Fuerza Aérea de EEUU (USAF) y luego en el cuerpo de Marines (USMC) hasta 2008. En 2012 fue adquirido por Chile por un valor de 7 millones de dólares. Tras ser revisado y reacondicionado, a mediados de abril de 2015 llegó a Chile, donde fue matriculado con el número 990, según informó el sitio especializado InfoDefensa.com.

En abril la Fuerza Aérea chilena destacaba a través de Twitter que el avión le permitía ser el único operador antártico nacional presente los 365 días del año.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: