Luis Fernando Camacho (REUTERS/David Mercado)
Luis Fernando Camacho (REUTERS/David Mercado)

Luis Fernando Camacho, presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz y uno de los principales impulsores de la huelga nacional que generó la renuncia de Evo Morales, anunció este viernes que será candidato en las próximas elecciones presidenciales de Bolivia.

“Presidir esta institución (el Comité Cívico pro Santa Cruz) es un sueño de toda la vida; quien me conoce desde chico, sabe lo que trabajé por esto y que anhelé tener esta oportunidad, pero la tengo que abandonar por otro sueño, otro anhelo aún más fuerte: ser Presidente de la República de Bolivia y poder, desde ahí, servir con todas mis fuerzas para ver a mi patria próspera, unida y libre, donde todos juntos construyamos un mejor futuro para nuestros hijos, algo que hoy es más posible que nunca”, explicó Camacho en un comunicado que divulgó por redes sociales.

El comunicado de Camacho
El comunicado de Camacho

Y agregó: “Algunos podrán pensar que falto a mi palabra o incumplo mi compromiso de no ser candidato, yo personalmente creo que no lo hago, por estos dos motivos. El primero, porque cuando lo dije, estaba plenamente convencido de ello, las elecciones nacionales ya estaban en curso, solo restaban las subnacionales y desde ahí, era poco lo que se podía hacer por nuestra democracia, la cual, en ese momento, aún seguía secuestrada por el gobierno de Evo Morales. Hoy, las circunstancias son distintas, las oportunidades y el compromiso con muchos sectores a nivel nacional es diferente, impensable el actual escenario en aquel momento”.

En tanto, la conclusión indica: “No he faltado mi palabra manifestando mi decisión de candidatear a la Presidencia de Bolivia en las próximas elecciones nacionales de ser aceptada mi renuncia. Quiero que Evo Morales, Álvaro García Linera y su cúpula de secuaces no vuelvan a gobernarnos nunca más y esa es aún una tarea pendiente. También voy a ser candidato porque quiero que las cosas sigan cambiando y que el pueblo deje de estar relegado de las decisiones públicas y entre también al Palacio, a ese Palacio donde depositamos la Biblia y con ella nuestra Fe en Dios.”

Camacho no había competido en las elecciones del 20 de octubre. Sin embargo, su figura tomó prominencia -en detrimento de Carlos Mesa, el opositor que sacó la mayor cantidad de votos- luego de que las irregularidades en los comicios generaran la ola de protestas que derivó en la renuncia del ex jefe de Estado.

En medio de las protestas, el líder del comité cívicó encabezó una caravana a la ciudad de La Paz para denunciar lo que aseguraban era el freude electoral a favor de Morales y con la intención de entregarle una carta para pedirle su renuncia. Poco después de que Morales efectivamente abandonara su cargo, Camacho ingresó al palacio presidencial de Bolivia, el Palacio quemado, con una biblia y una bandera del país.

Camacho ya había insinuado que podría llegar a ser candidato días atrás. En una entrevista con la CNN, no descartó conformar una fórmula en los próximos comicios junto a Marco Pumari, jefe cívico de Potosí.

Luis Fernando Camacho junto a Marco Pumari. Foto: REUTERS/David Mercado
Luis Fernando Camacho junto a Marco Pumari. Foto: REUTERS/David Mercado

“En el caso de que decidimos ir a un proceso eleccionario, con la aprobación de las instituciones, le aseguro que Marco sería una persona que realmente refleja el sentimiento de un pueblo que lleva siendo golpeado hace muchos años, que no tiene respuesta y que creo que es hora de que realmente se sienta representado con una persona como Marco”, expresó Camacho en ese entonces. La carta no explicíta si Pumari será efectivamente su compañero de fórmula.

Durante los últimos días, distintos opositores -Camacho entre ellos- hablaron sobre la posibilidad de conformar un frente único para incrementar sus chances de vencer al Movimiento al Socialismo, que obtuvo la mayor cantidad de votos el 20 de octubre.

“Si se llegara a formar un frente único y hay consenso de la población, sin duda que vamos a ir”, dijo Camacho a los medios en Potosí sobre un hipotética candidatura única de la oposición.

“No queremos ir a perjudicar, no queremos dividir el voto”, manifestó el líder del comité cívico de la mayor región de Bolivia. Por ello, indicó que “sería lo mejor una sola candidatura”, para superar la “falta grande de madurez” que a su entender evidenció la oposición al ir dividida a la anterior cita con las urnas.

El pastor presbiteriano de origen coreano Chi Hyun Chung, que fue tercero por el Partido Demócrata Cristiano, y el ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas apoyaron la posibilidad.

Sin embargo, el candidato opositor que quedó por detrás del MAS, el ex presidente Carlos Mesa al frente de la alianza Comunidad Ciudadana, aún no se ha pronunciado.

Carlos Mesa. Foto: REUTERS/Manuel Claure
Carlos Mesa. Foto: REUTERS/Manuel Claure

La oposición fue dividida en ocho candidaturas en la pasada cita electoral contra el Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales, hasta el punto que solo tres de esas opciones opositoras lograron el mínimo del 3 por ciento necesario para mantener la personalidad jurídica como organizaciones políticas.

El panorama electoral en Bolivia comienza a configurarse tras la promulgación el pasado domingo de una ley de urgencia para acelerar la convocatoria de elecciones, en un máximo de 120 días después de que se forme un nuevo organismo electoral.

Esa norma declaró nulas las elecciones del pasado 20 de octubre, disolvió el Tribunal Superior Electoral y abrió la convocatoria a la conformación de uno nuevo, y determinó que ni Evo Morales ni su vice, Álvaro García Linera, podrán postularse en las elecciones

El pasado 10 de noviembre la Organización de Estados Americanos (OEA) advirtió en un informe de “graves irregularidades” en los comicios y ese mismo día Morales anunció su renuncia, forzado por las protestas populares y los planteos de las Fuerzas Armadas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: